Nuestra lista de los 8 pueblos pesqueros con más encanto de España

Recorremos España en busca de pueblos con encanto en forma de pequeños lugares en los que disfrutar de la playa, la naturaleza, la gastronomía y de la cultura.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: maylat / ISTOCK

El verano está a la vuelta de la esquina y no encontramos mejor forma de disfrutar de esta soleada estación que recorriendo algunos pueblos bonitos de España. Y es que, si bien es cierto que hay viajeros que prefieren la montaña, la mayoría se descantan por destinos de sol y playa… y estos los encontramos en el precioso y variado litoral español.

Hay quien busca grandes playas o grandes ciudades bañadas por el agua. Pero también existe el enamorado de los lugares pequeños, encantadores y menos masificados que los grandes destinos turísticos para disfrutar de sus vacaciones.

jon chica parada / ISTOCK

Es por eso que hoy recorremos ocho pueblos con encanto (y pesqueros, para que te deleites con una gastronomía de infarto) que sorprenden por el color de sus calles y su espíritu veraniego que, sencillamente, nos fascina.

1. Mundaka, Vizcaya

Para encontrarla debemos ir de ermita a ermita para, finalmente, dar una salto hasta la otra orilla de la ría donde nos encontraremos con la ermita de Santa Catalina, uno de los iconos de este lugar que se encarama en los acantilados de este pueblo con encanto.

Mundaka, uno de los pueblos pesqueros más bonitos del País Vasco | jon chica parada / ISTOCK

Pero este pueblo no es solo su ermita, también es uno de los paraísos más codiciados para los surfistas. Pero no podemos olvidarnos de que, antes que los surfistas, este pueblo reunió una gran tradición marinera: y es por eso que, de su fruto, nace hoy una espléndida gastronomía.

2. Comillas, Cantabria

Comillas es sinónimo de un entorno natural único y excepcional. Y también uno de los emblemas más reconocibles de la bellísima Cantabria. Lo es por sus playas plagadas de una belleza natural irremediable, pero también por su increíble conjunto arquitectónico en el que encontramos diferentes estilos.

El pueblo pesquero de Comillas es el lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza en un entorno único | Jesus Barroso / ISTOCK

Neoárabe, neogótico y neomudéjar son algunos de ellos. Los podemos reconocer en lugares como el Palacio de Sobrellano, la Capilla Panteón o la Universidad Pontificia. Pero estos son solo un mero aperitivo cuando nos enamoremos con El Capricho, de Gaudí.

3. Tabarca, Alicante

Tabarca es uno de esos lugares que enamora a todo viajero que lo visita. Su naturaleza paradisíaca y sus cristalinas aguas plagadas de una biodiversidad envidiable son un capricho solo digno de la madre naturaleza.

La isla de Tabarca aguarda algunos rincones mágicos donde disfrutar de la tranquilidad de sus playas | Joan Dana / ISTOCK

Pero no es solo eso, esta isla es la única habitada de la Comunidad Valenciana y tiene una peculiar historia. Y es que con su escaso tamaño de 1.800 metros de largo por 400 de ancho sus costas fueron el refugio de los piratas berberiscos.

4. Cudillero, Asturias

Es imposible pensar en Asturias sin que se nos venga a la mente este fascinante pueblo pesquero. Y no es que sea un pueblo con encanto más, es la gran joya del norte de España.

La Playa del Silencio de Cudillero, uno de los pueblos más bonitos de España | IMAG3S / ISTOCK

¿Por qué? Porque a su peculiar belleza, y sus coloridas calles cargadas de colores vivos, se le suma una gastronomía de infarto, unas playas envidiables y un impresionante paisaje marcado por el inconfundible verde de la naturaleza. Eso sí… si quieres la mejor panorámica tienes que acercarte hasta el el mirador de Cimadevilla, donde podrás inmortalizar el paisaje desde una vista privilegiada.

5. Los Caños de Meca, Cádiz

No podemos pensar en pueblos pesqueros con encanto sin que, irremediablemente, se nos venga a la cabeza Cádiz, una lugar con miles de posibilidades. Pero nos quedamos con Los Caños de Meca, un pueblo con playas de arena clara e infinitas que se dejan ver ante nuestros ojos como el lugar ideal para ver el atardecer.

Los Caños de Meca son una brillante opción para disfrutar de las playas de Cádiz | juanorihuela / ISTOCK

Y, junto a la belleza de su litoral, una gastronomía de infarto y cultura e historia como la espectacular cornisa del faro: fabricada con piedras de los tiempos romanos y que fue un templo dedicado a Juno.

6. Peñíscola, Castellón

Uno de los imprescindibles de la Comunidad Valenciana conocido por ser la mismísima tierra del Papa Luna. Un lugar que aúna a la perfección el descanso de la playa con el espíritu de un pueblo pesquero que tiene mucho por ofrecer.

Peñíscola es uno de los pueblos pesqueros más encantadores de la Comunidad Valenciana | Freeartist / ISTOCK

Sus empinadas y bellas calles nos dirigirán hasta su famoso castillo, que ilustra todos los souvenires que podremos encontrar en este lugar. Un castillo y un entorno que les ha valido para ser uno de los escenarios principales de una de las series más aclamadas de todos los tiempos: Juego de Tronos.

7. Pollença, Mallorca

Un lugar donde se unen a la perfección el mar y la montaña. Y es eso, precisamente, lo que hace tan especial a este precioso pueblo mallorquín de aguas cristalinas y de calles cuyo protagonista es el blanco.

Vista de pájaro de Pollençca, uno de los pueblos más encantadores de Mallorca | Alex / ISTOCK

Pero Pollença es un pueblo que también destaca por su fondo marino, perfecto para los amantes del esnórquel que busquen el paraíso de las aguas cristalinas y los fondos perfectamente cuidados. Al salir no te olvides de pasar por la Plaza Mayor, con su imponente parroquia donde apreciar su famoso rosetón.

8. Lastres, Asturias

Volvemos a Asturias, donde no podemos olvidarnos de otra perla de sus amadas costas y su precioso pueblo, galardonado en 2010 como un Pueblo Ejemplar de Asturias.

El encantador pueblo de Lastres, una de las joyas de Asturias y un pueblo pesquero con mucho encanto | PhotosTime / ISTOCK

Si quieres empaparte de su belleza, no hay anda como perderse por sus alturas en las que contemplar su geografía desde otra perspectiva. Para ello tenemos que ir hasta la capilla de San Roque, donde encontramos el mirador homónimo que permite abarcar con la vista una panorámica que dibuja la costa oriental asturiana.