El mirador más vertiginoso de todo Manhattan: así es el Summit One Vanderbilt

Se inaugurará el próximo 21 de octubre de 2021 y en él habrá un ascensor transparente a más de 360 metros del suelo, cajas de vidrio transparentes a 324 metros, una terraza con ofertas gastronómicas y una experiencia inmersiva de luz, sonido y arte

María Escribano
 | 
Foto: Summit One Vanderbilt

3.291 son los escalones que hay que subir hasta llegar a lo más alto del edificio One Vanderbilt, lo que equivale a ocho veces la Estatua de la Libertad. Una vez en la cima del cuarto edificio más alto de Nueva York, con 427 metros y 67 plantas, y el más alto del Midtown Manhattan, el vértigo es el rey. Sobre todo si se opta por subir en su nuevo ascensor transparente.

El Summit One Vanderbilt. | Summit One Vanderbilt

Este forma parte del Summit One Vanderbilt, el mirador del edificio, situado en las plantas 57, 58 y 59 y de 6.000 metros cuadrados. Además del ascensor, el mirador cuenta también con una terraza al aire libre. El Summit se inaugurará el próximo 21 de octubre de 2021. Subir a él costará 38 dólares por persona (algo más de 30 euros) y este verano ya se pueden reservar entradas para los que se registren en su web.

El ascensor se llama Ascent, permite hasta 15 personas en su interior y sube por el exterior del edificio hasta los 368 metros de altura. La experiencia de vértigo se completa con unas cajas de vidrio totalmente transparentes llamadas Levitation, que sobresalen del edificio y suspenden a los viajeros a 324 metros sobre Madison Avenue.

Repisa transparente.  | Summit One Vanderbilt

En la citada terraza se encuentra Après, un nuevo concepto gastronómico de la mano del restaurador Danny Meyer y Union Square Events que incluye café, bar y quioscos de comida. En los espacios cerrados se utilizan paneles de vidrio antirreflectantes y ultratransparentes, los primeros de su tipo en el hemisferio occidental, lo que permite a los visitantes una vista totalmente transparente de la ciudad de Nueva York.

Espacio gastronómico Après.  | Summit One Vanderbilt

Summit incluirá también una experiencia artística inmersiva que ha sido diseñada por Kenzo Digital y el jardín al aire libre más alto del mundo, inspirado en la flora alpina. De momento, la experiencia inmersiva es bastante secreta y solo se han comunicado algunos detalles, como que “transformará la percepción de Nueva York y su relación con la naturaleza”. Los arquitectos de Snøhetta (de los que ya os hablamos en VIAJAR en relación al primer túnel para grandes barcos de Noruega) han sido los responsables de diseñar el interior del Summit One Vanderbilt y han dado algunos detalles más: se tratará de una experiencia sensorial urbana que elevará a los visitantes hacia el cielo. Una vez en él, se ofrecerá un viaje a través de la luz, el sonido y el arte con vistas a todo Nueva York.

Exterior de la cafetería Après.  | Summit One Vanderbilt

El rascacielos One Vanderbilt está conectado directamente con la estación Grand Central Terminal, lo que permitirá llegar fácilmente al edificio. Con la inauguración en otoño se quiere celebrar la recuperación de la ciudad tras el parón de ocio durante la pandemia. 

La sostenibilidad también ha tenido mucho que ver en la fabricación del One Vanderbilt. Su intención es convertirse en el edificio más seguro, higiénico y saludable de todo Nueva York y para ello, han buscado reducir lo máximo posible su huella de carbono. Con la demolición del anterior edificio y la construcción del nuevo han conseguido reciclar un 75 % de materiales y algunos de los nuevos están compuestos de un 99 % de reciclados. Su consumo de energía será de un 26% menor que el de los edificios de sus mismas características gracias, en parte, al aislamiento especial de sus ventanas. Y lo mismo ocurre con el consumo de agua, que se reciclará permitiendo una reducción del 40% del consumo.