La Alta Ruta de los Perdidos, tu nuevo desafío en plena Naturaleza para este verano

Vamos en busca de los paisajes más salvajes del Pirineo aragonés...

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: frantic00 / ISTOCK

Los amantes de la montaña están de enhorabuena gracias a una de las experiencias en la naturaleza más gratificantes que podemos encontrar en los Pirineos.

La Alta Ruta de los Perdidos es, en realidad, una ruta para encontrarse. Un recorrido de varias etapas por paisajes espectaculares donde ver anochecer y amanecer cada día en un marco incomparable.

Vista de pájaro de los Pirineos | kodachrome25 / ISTOCK

Un auténtico desafío, solo apto para piernas curtidas en el trekking, pero que nos aguarda impaciente ante la llegada del verano.

Mucho más que un recorrido

Llegamos a la provincia de Huesca para descubrir una ruta sugerente donde las haya. La Alta Ruta de los Perdidos nació en 2010 y desde entonces, poco a poco, se ha ido consolidando y dándose a conocer como una de las más desafiantes y tentadoras aventuras para conocer de lleno el Pirineo aragonés.

En ruta por los Pirineos | kodachrome25 / ISTOCK

Una experiencia que constituye mucho más que un simple recorrido por espacios de montaña. Se trata de una completa inmersión en la naturaleza en la que, durante seis días – para la versión clásica de la ruta -, se transitan lugares emblemáticos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, así como del Parque Nacional de los Pirineos, en la vertiente francesa.

Más de 15000 hectáreas que se tienden bajo nuestros pies en una aventura de plena inmersión en la vida de la montaña durmiendo en los refugios de la zona. Una ruta circular de casi cien kilómetros que nos ofrece diferentes opciones que van desde los 700 hasta los 3355 metros de altitud del Monte Perdido, con fuertes desniveles acumulados que suponen todo un reto para quien se atreva con este desafío.

Vista de la Ruta de los Perdidos, en Pirineos | PhotosTime / ISTOCK

Aquí, la alta concentración de cumbres elevadas supone un constante regalo para la vista, mientras que a nuestro paso se van sucediendo maravillas naturales como cascadas, circos, glaciares o bosques.

Una ruta exigente pero con todas las garantías

La Alta Ruta de los Perdidos surge de la iniciativa de los guardas del refugio de Bujaruelo, que tratan de humanizar estos valles otorgándoles el justo valor que se merecen y creando nexos que fomenten el desarrollo local.

Alta Ruta de los Perdidos, Pirineos | AsofiaLopes / ISTOCK

Convertidos en agencia especializada de trekking de montaña para dar una respuesta de calidad a esta iniciativa, son una garantía de éxito y una referencia fundamental para abordar con total tranquilidad esta bella pero exigente ruta entre montañas.

No obstante, se recomienda tener una experiencia suficiente para poder realizar el recorrido, por lo que estos expertos montañeros ofrecen su disponibilidad para contratar sus servicios como guías para toda aquella persona que lo desee, así como la propuesta de varios tipos de recorridos tan atractivos como los tours al Monte Perdido o el Monte Viñamala o Vignemale – según en qué vertiente nos encontremos -, o la original Alta Ruta Geológica.

Ovejas pastando en los Pirineos | kodachrome25 / ISTOCK

La ruta clásica, consistente en seis días con sus respectivas etapas, nos deja un recorrido circular que va uniendo los diferentes refugios de la zona alrededor de los macizos del Monte Perdido y el Vignemale, con la opción de ascender a ambos.

A lo largo de ella y partiendo del refugio de Bujaruelo, la aventura de trekking se va tornando en una verdadera experiencia vivencial en la naturaleza más impactante de los Pirineos centrales, con lugares tan espectaculares como el cañón de Ordesa, el Ibon de Marboré, el circo de Gavarnie y el pueblo del mismo nombre, el lago de Gaube o el valle de Ossoue.

Y MÁS:

En ruta por la carretera más bonita de Europa

- Una ruta arquitectónica: los edificios de los ganadores del Pritzker 2021

Descubre Alentejo a través de la Ruta del Corcho