Valle de Esteribar: la magia de un destino que (tal vez) no conocías

Un lugar de naturaleza privilegiada perfecto para una escapada de turismo rural

Beatriz Pérez
 | 
Foto: francisgonsa / ISTOCK

A tan solo 20 kilómetros de la capital Navarra, se encuentra un entorno natural privilegiado que une Pamplona con el norte de la Comunidad. Se trata del Valle de Esteribar, hogar del bosque del Quinto Real, donde nace el río Agra, y lugar de paso del milenario Camino de Santiago.

Recorremos este apacible valle, perfecto para una escapada de turismo rural, y así descubrir los rincones y secretos que esconde:

El bosque de Quinto Real

El bosque de Quinto Real es una de las extensiones boscosas más importantes de Navarra y cuenta con una de la más variada diversidad de fauna y flora, donde destacan las zonas repletas de hayas, así como halcones peregrinos, buitres leonados,  ciervos, corzos y jabalíes.

Río Arga | aherrero

El río Arga atraviesa el bosque y el monte Adi lo domina desde la alturas, y en su nacen numerosos manantiales y ríos de agua fresca. El nombre de Quinto Real Su nombre proviene del tributo (la quinta) que cobraban los Reyes Navarros en la Edad Media a los habitantes por el aprovechamiento de pastos y recursos del monte.

Bosque del Quinto Real | francisgonsa / ISTOCK

Camino de Santiago

El Pirineo navarro es puerta del Camino de Santiago y el itinerario a través del Valle de Esteribar permite disfrutar del legado histórico, diversidad natural y cultural de la zona. Zubiri se presenta como población de entrada a Esteribar para los peregrinos que atraviesan su conocido Puente de la Rabia, con una creencia popular lo dota de poderes sanadores para el mal de la rabia de los animales.

Puente de la Rabia | tichr / ISTOCK

La siguiente población ligada a la Ruta Jacobea es Larrasoaña, surgida probablemente en el siglo X en torno al monasterio de San Agustín. Fue tal la importancia del camino en la población que llego a tener tres hospitales de peregrinos donde sanaban sus heridas para después proseguir su camino hacia Compostela.

Larrasoaña | Antonio Carlos Gracindo Junior / ISTOCK

Despidiendo la población por su puente medieval de los Bandidos, la ruta sigue a orillas del del río Arga a través de los pueblos de Akerreta, Zuriain e Irotz, hasta llegar a Zabaldika, lugar dotado de un patrimonio cultural inigualable con la Iglesia más antigua del Valle 1213 y la campana más antigua de Navarra de 1377.

Fábrica de armas

Al norte del Valle de Esteribar se encuentra La Real Fábrica de Municiones de Eugi, escondida en pleno bajo la hiedra en el corazón del bosque de Quinto Real. Se trata de una de las Reales Fundiciones establecida en España para abastecer de munición a los ejércitos hispanos, un conjunto monumental de 10.000 m2 que también abarca el antiguo núcleo de población en el que llegaron a vivir 500 personas.

Real Fábrica de Municiones de Eugi | Vicenfoto / ISTOCK

Esta ferrería es uno de los mejores exponentes de la arquitectura industrial del siglo XVIII y en su momento se fabricaron principalmente proyectiles para cañones y armas menores. Hoy día, solo algunos de sus muros y arcos sobreviven al cierre de sus puertas después de un siglo de trabajo.

Real Fábrica de Municiones de Eugi | Vicenfoto / ISTOCK

La historia del contrabandista

Las caminos entre las montañas y los abruptos terrenos del Valle de Esteribar favorecían el tránsito de mercancías de primera necesidad entre las comunidades de la zona, pero también, bajo el amparo de la noche, estuvieron frecuentados por contrabandistas que urdían todo tipo de originales artimañas para eludir la ley: muchos se calzaban zuecos de madera con la forma de los pies tallada al revés logrando despistar a los guardias.

Caminos del Valle de Esteribar | Vicenfoto / ISTOCK

Estas historias que acompañan las rutas del valle se convirtieron en el mayor tabú popular de la época, y es que el estraperlo contribuyó como sustento entre los vecinos de los pueblos de la frontera con Francia.

Y MÁS:

- Navarra, ¿naturaleza o cultura? Planes ‘misteriosos’ para todos los gustos

Ujué, un pueblo navarro con mucha miga que nació gracias a una paloma