Navarra, ¿naturaleza o cultura? Planes ‘misteriosos’ para todos los gustos

Curiosas experiencias que aguardan en este reino marcado por la diversidad

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: LUNAMARINA / ISTOCK

La variedad de sus pueblos, la mezcolanza de sus tradiciones, la belleza de sus paisajes. En los pocos kilómetros que separan el norte del sur del territorio navarro encontramos todo un universo. Un reino marcado por la diversidad en el que caben propuestas para todos los gustos, siempre al calor de sus gentes hospitalarias, su gastronomía exquisita y la calidad de vida de sus pueblos y ciudades.

Entorno natural

Nada emociona tanto en Navarra como el paisaje que lo envuelve. O los paisajes, más bien, puesto que la naturaleza de esta tierra oculta múltiples tesoros que comienzan en el perfil escarpado de las cumbres del norte, que se ondula y pierde fuerza cuando se acerca a los páramos yermos de las llanuras del sur.

Alberto Loyo / ISTOCK

Entre ambos, bosques que parecen sacados de un cuento infantil, cuevas que suponen un viaje a través del tiempo y vertiginosas gargantas que conforman mantos de espuma entre imposibles tonalidades verdes.

Bosques y selvas

La Selva de Irati, el segundo hayedo más extenso y mejor conservado de Europa, es tal vez su mejor exponente natural. Nadie debe perderse una caminata a través de sus senderos balizados entre la paleta de colores vivos que conforman sus árboles y que se transforman con cada estación.

Ángel Ramírez / ISTOCK

También las cuevas como la de Zugarramurdi, con su halo mágico de brujas y aquelarres, suponen una experiencia fantástica, tan sólo comparable a la exploración de parajes tan bellos como el Nacedero del Urederra o los acantilados de Foz de Lumbier.

Marisa Arregui / ISTOCK

Misterio con mayúscula

Esto, para quienes quieran disfrutar de la naturaleza en sí misma. Pero también existe la posibilidad de aderezar la experiencia con un toque de misterio. En este sentido, ¿por qué no participar en la resolución de un asesinato en el hotel donde te alojas? (el hotel Ayestarán, en Lekunberri, brinda esta aventura) ¿O descubrir las profundidades de una caverna donde se practica la brujería? ¿O conocer los secretos de la Trilogía del Baztán?

Basotxerri

Esta Navarra enigmática también ofrece la posibilidad de conocer el reto de Amalurra como una forma diferente de recorrer el hermoso Valle de Basaburua y sus tradiciones. Y también la de descifrar los misterios del Jardín de las Estelas Medievales en Abaurrea, la población más alta de Navarra, que es un auténtico balcón a los pirineos.

Cita con la historia y la tradición

Más allá de la naturaleza, la historia se filtra por los gruesos muros de los castillos, iglesias y fortalezas de Navarra. Por los valles donde se asientan pintorescos pueblos de piedra. La memoria de este reino, que está presente allá donde se mire, nos habla de reyes y nobles, de una grandeza pasada que ha forjado el carácter presente.

Cristina Granena / ISTOCK

Así, los amantes de la cultura podrán descubrir desde restos arqueológicos como la Villa Romana de Liédena hasta majestuosos monumentos como la Catedral de Pamplona, el Palacio Real de Olite o el Castillo de Javier, por citar algunos ejemplos.

Y todo esto también, claro, con su dosis de leyendas y tradiciones ancestrales que reflejan la pluralidad de sus costumbres. En tiempos de normalidad (que esperemos que vuelvan), los ritos paganos conviven con las celebraciones religiosas a lo largo de las cuatro estaciones: desde la Javierada de marzo hasta las romerías de la primavera, pasando por el fervor de la Semana Santa o las fiestas populares del verano.