Ujué, un pueblo navarro con mucha miga que nació gracias a una paloma

Uno de los pueblos más bonitos de España

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: by-studio / ISTOCK

Hay ocasiones en los que una leyenda traspasa la frontera de lo imaginario y se convierte en seña de identidad de un pueblo, alcanzando una categoría que se podría enmarcar en el plano de la realidad.

Tal es el caso de Ujué, una localidad de la Navarra Media que abrazó una historia. Un cuento mágico que se materializó como un pilar fundamental de uno de los pueblos más bonitos de España.

Vicenfoto / ISTOCK

Un pueblo medieval con una historia especial

Plantado en mitad de la Comunidad Foral de Navarra, en el territorio de la comarca de Tafalla, Ujué es un pueblo de origen y personalidad medieval anclado a más de 800 metros de altitud como si de una atalaya se tratase.

Su privilegiada ubicación, con los Pirineos al fondo por un costado y el valle del Ebro por el otro, hicieron de esta población un punto clave defensivo en el antiguo reino de Navarra.

VanderWolf-Images / ISTOCK

Poblada la zona desde tiempos inmemoriales – en el lugar que ocupa hoy en día el Santuario-Fortaleza de Santa María de Ujué se han encontrado vestigios romanos -, su origen como villa se remonta a los alrededores del siglo IX, en un contexto histórico de defensa ante la ocupación musulmana de la península ibérica.

Conocida oficialmente también como Uxue, este nombre tiene en su variante Uxua o Usua – nomenclatura con la que históricamente también se ha hecho referencia a la población – el germen de la famosa leyenda que viene unida de manera intrínseca a esta localidad.

arocas / ISTOCK

Usoa, que significa paloma en la lengua vascuence, motivó la estrecha relación con el topónimo de esta población navarra, dando pie a la leyenda popular del origen de Ujué gracias a esta ave. Según la tradición, un pastor de la zona vio en este punto cómo una paloma entraba y salía insistentemente del agujero de una peña. Atraído por el animal, el pastor descubrió una oquedad en la que halló una talla de la Virgen. Al narrar lo sucedido a los habitantes del cercano poblado de Santa María de La Blanca – donde hoy se encuentra la Ermita de La Blanca -, éstos interpretaron el suceso como una señal de establecer allí el lugar donde vivir, naciendo así la villa de Ujué.

PhotosTime / ISTOCK

Sea como fuere, de la leyenda se tiene constancia desde finales del siglo XVII, mientras que los hechos históricos hacen pensar que la talla de la Virgen del siglo XII – cuya imagen es conocida como Santa María la Real de Uxue -, es el origen más probable de la relación entre el nombre del pueblo y el posterior relato de la paloma.

La advocación de un santuario dedicado a esta virgen ha supuesto desde el siglo XI un continuo peregrinaje a Ujué, traduciéndose con posteridad en grandes romerías que, en la actualidad, involucran a 18 pueblos de la zona durante la primavera en la gran Romería a Ujué, considerada una de las más antiguas e importantes de nuestro país.

Vicenfoto / ISTOCK

Mucha miga en sentido real y figurado

La advocación de Santa María y la estratégica situación defensiva de la villa, propiciaron que Ujué se convirtiera con el paso de los siglos en una población configurada a partir de la monumental Iglesia-Fortaleza de Santa María de Ujué, alzándose en lo alto de un entramado medieval que se extiende a sus pies. Todo un conjunto de enorme belleza que ha sido incluido en la asociación de Los pueblos más bonitos de España – el único inscrito de la Comunidad Foral de Navarra -.

KarSol / ISTOCK

La Iglesia-Fortaleza, el edificio más emblemático de la villa, es el resultado de construcciones románicas y góticas que se erigieron en lo alto de una elevación donde se hallaban anteriormente un templo prerrománico y una fortaleza del siglo IX, conocida como «El Castillazo». El resultado es un edifico imponente con aspecto defensivo desde cuyos miradores se disfruta de unas vistas espectaculares de la cordillera pirenaica y de todo el entorno. Uno de los mejores ejemplos de la arquitectura medieval navarra, en cuyo interior podemos encontrar la célebre talla de Santa María la Real de Uxue, así como la reliquia del corazón de Carlos II de Navarra, quien quiso que esta parte de su cuerpo reposara embalsamada junto a la Virgen, tras su muerte a finales del siglo XIV.

Miguel Carro Pombo / ISTOCK

La red de estrechas y empinadas calles empedradas, pobladas por un caserío de viviendas de piedra de diferentes siglos de antigüedad forma, junto con la Iglesia-Fortaleza, un lugar digno de visitar, donde además podremos degustar una rica gastronomía en la que destacan las almendras garrapiñadas, el pan artesano, el vino, la miel y, sobre todo, las migas de pastor.

KarSol / ISTOCK

Ujué está considerado como uno de los mejores lugares del mundo para degustar las migas de pastor, el tradicional plato campestre a base de pan, agua, sebo de oveja, ajo y otros ingredientes añadidos al gusto. Dada esta fama, desde hace varios años se celebra en la localidad, durante el mes de septiembre, el Día de las Migas de Ujué, una fiesta en torno a este manjar de pastores, que está cobrando una gran importancia año tras año, y que muchos visitantes aprovechan para conocer esta magnífica villa.