Borobudur, el monumento a Buda más grande del mundo

Es una magna creación del arte religioso y un instrumento para lograr la transformación espiritual del visitante. Es Borobudur, el templo budista más grande de todo el planeta.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: R.M. Nunes / ISTOCK

Esta ubicado en la isla de Java, a una hora de Yogyakarta,  es el monumento budista más grande del mundo y una de las principales atracciones turísticas de Indonesia. Es, como puedes imaginar, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1991 y se asienta majestuosamente en la cima de una colina con unas exuberantes vistas a campos verdes y colinas.

Borobudur, Indonesia | Valery Bocman / ISTOCK

Construido entre el 780 y el 840 después de Cristo, durante el reinado de la dinastía Syailendra, este templo de arquitectura Gupta refleja la influencia de la religión India. Sin embargo, las escenas y elementos indígenas que en ella están incorporados hacen que Borobudur sea únicamente indonesio.

El lugar, sin embargo, estuvo más de diez siglos abandonado y no fue hasta 1814 cuando se redescubrió bajo la orden de Sir Thomas Standford Raffles. No fue hasta la década de 1970 cuando el gobierno de indonesia, de la mano de la Unesco, se pusieron a trabajar juntos para restaurar el templo y recuperar su majestuosidad.

Borobudur, Indonesia | coopermoisse / ISTOCK

La restauración les llevó más de ocho años hasta que finalizó, pero es gracias a ella por la que Borobudur se convirtió en uno de los tesoros budistas más importantes de indonesia y de todo el mundo.

Borobudur se enmarca en un complejo que lleva su mismo nombre. Y, a pesar de que el templo más grande del mundo en honor a buda es su atracción principal, también encontramos otros dos, más pequeños, alineados a lo largo de un kilómetro. Estos, de pequeñas dimensiones, aparecen bajo el nombre de Chandi Pawon y Chandi Menur.

Borobudur, Indonesia | Kum Seong Wan / ISTOCK

Un majestuoso y peculiar templo

Cubre una superficie total de unos 2.500 metros cuadrados en total y, el monumento, cuenta con un diseño que está decorado por 2.672 paneles en relieve y 504 estatuas de Buda.

Pero lo más impresionante no es esto. La arquitectura y la cantería de este templo fueron instalados y construidos sin usar ni cemento, ni mortero. Su estructura está formada por un conjunto de enormes bloques entrelazados que se mantienen unidos e imponentes ante nosotros sin ningún tipo de unión.

Borobudur, Indonesia | LP7 / ISTOCK

El templo, además, está decorado con tallas de piedra en bajorrelieve en las que se representan imágenes de la vida de Buda. La fascinación por estos dibujos ha hecho que los expertos hayan concluido que se trata del conjunto de relieves más grande y completo del mundo, al que han catalogado como “un mérito artístico insuperable”.

Borobudur podríamos decir que es un tesoro. Pero más allá de eso es un símbolo, una magna creación del arte religioso, en el sentido estricto de la palabra, pues supone un foco de transmisión de enseñanzas místicas y es, en sí mismo, un instrumento para lograr la transformación espiritual del visitante.

Borobudur, Indonesia | yai112 / ISTOCK

Borobudur conjuga, en su totalidad, los rasgos simbólicos de una estupa, un templo y, visto desde arriba, un mandala: lo que para ellos es un microcosmos esquematizado del universo que se utiliza como objeto de meditación.

Hacia Borobudur

Borobudur está a una hora en coche de Yogyakarta, y la forma más fácil de llegar hasta el es alquilando un coche. Durante el viaje podrás disfrutar de Magelang, con sus carreteras bordeadas de grandes árboles hasta llegar a Borobudur, que se alza sobre un espectacular telón de fondo que es la cordillera de Menoreh, que lo rodea.

Magelang, Java Central | Achmad Imam Santoso / ISTOCK

La entrada al recinto del templo es fácil, y la mayoría de los viajeros que lo visitan optan por pasear por ella a pie, aunque si prefieres algo diferente también puedes ir en un carruaje tirado por caballos. Aunque la experiencia real se hace observando lentamente el paisaje mientras se pasea por él.

Y MÁS:

Yogyakarta, o el lugar donde Asia se vuelve infinita

Nos adentramos en Ninh Binh, la llamada 'Bahía de Halong en tierra'

Cuatro días inolvidables por el Delta del Mekong, tras la esencia de Vietnam