Yogyakarta, o el lugar donde Asia se vuelve infinita

Si el nombre no te suena, podemos decirte que es el segundo destino más visitado de Indonesia después de Bali. ¿Te imaginas su belleza? Te la enseñamos...

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Habib Farindra / ISTOCK

Yogyakarta, junto con su ciudad hermana Surakarta, es la cuna de la civilización en Java y ha sido la sede del poder que produjo los magníficos templos de Borobudur y Prambanan en los siglos VIII y IX y el nuevo y poderoso reino de Mataram de los siglos XVI y XVII.

Yogyakarta era conocida bajo el lema de "Jogja the never end Asia" (La interminable Asia) por sus infinitos atractivos, que nosotros procedemos a descubrirte.

Templo de Prambanan, Yogyakarta | Sadagus / ISTOCK

Esta ciudad es uno de los centros culturales más importantes de Indonesia por su belleza, sus calles repletas de lugareños amables y, sobre todo, por su legado histórico. Aquí puedes pasear por el museo viviente The Keraton (Palacio del Sultán), pasar el rato en el famoso Alun Alun, ver a los plateros producir joyas increíbles en Kotagede  o, también, hacer unas cuantas compras en Malioboro Road.

Anakrubah / ISTOCK

Perseguir el amanecer en templos famosos como Prambanan y Borobudur en la ciudad vecina de Magelang, son solo algunas de las infinitas formas de matarla curiosidad y descubrir lugares espectaculares en este bulliciosa pero pequeña ciudad. Te enseñamos todas las maravillas que nos ofrece este indonesio y peculiar paraíso.

Las maravillas de un antiguo (y bello) legado

En esta artística ciudad podrás experimentar las cinco maravillas. Primero, puedes disfrutar de las maravillas naturales, visitando playas pintorescas y paisajes fotogénicos. Parangtritis, Indrayanti, Pok Tunggal, Siung, Krakal y Jogan son algunas de las famosas playas de la ciudad. Y que, por cierto, merecen tu visita…

tuahlensa / ISTOCK

¿Tú eres más de naturaleza? No te preocupes porque para ti hay también unos lugares de escándalo. Puncak Becici, Pinus Pengger y Jurang Tembelan prometen emocionarte con una naturaleza exuberante.

Anakrubah / ISTOCK

No podemos olvidarnos de las maravillas gastronómica… y es que sabemos que son una maravilla para nuestro paladar. Por eso, aquí, no puedes olvidarte de probar el Gudeg, un plato de comida típica javanesa que es icónica en esta ciudad.

Si eres más de lo típico, puedes probar el Bakpia, una especie de "bocadillo" tradicional con muchos sabores tentadores y que harán las delicias de tu paladar. ¿Con qué bebida lo acompaño? No puede faltar el Jamu para completar tu menú, una bebida hecha a base de hierbas naturales y que sigue una tradición ancestral que se basaba en los remedios naturales.

Jamu, bebida típica de Yogyakarta | teguhjatipras / ISTOCK

De la comida, ahora hablamos de arte. Y si hablamos de arte de la zona no podemos olvidarnos del Batik, el tesoro nacional basado en la palabra javanesa de “amba” y “titik”, que español significa “escribir los puntos”. Este arte se basa en decorar telas con cera y un posterior proceso de teñido.

Y aquí en Yogyakarta tienen su propio diseño, que les da aun más identidad. El suyo está hecho a través de un patrón batik que generalmente se hace con un básico blanco brillante. Pero hay cientos de tipos… y a cada cual, más caro que el anterior hasta llegar al Batik Tulis. Este está hecho con adornos 100% pintados a mano y sobre una tela de auténtica seda.

Batik, Yogyakarta | Goddard_Photography / ISTOCK

¿Eres un aventurero? Debes conocer las maravillas de la aventura, que también abundan en Yogyakarta. Y esto empieza con la exploración del Parque Nacional Mount Merapi, que además puedes hacer montado en un jeep. Otra de las grandes opciones es darse un apacible paseo por el Monte Nglanggeran, un antiguo volcán que preside un antiguo pueblo.

Parque Nacional Mount Merapi, Yogyakarta | Roland Andika Setiawan / ISTOCK

Pero si realmente eres un aventurero que busca adrenalina pura y dura no puedes perderte Goa Jombland. Ubicada en Jetis Wetan Village, esta cueva vertical de 80 metros de profundidad promete impresionarte.

Está totalmente ‘decorada’ por formaciones kársticas y plantas, estalagmitas, estalactitas, piedras de cristal y helechos que hacen de esta cueva una auténtica postal que, seguro, no se te olvidará jamás.

Goa Jombland, Yogyakarta | Wikicommons

Pero también cabe decir que no hace falta que seas un experto para poder disfrutar de esta cueva, ya que puedes entrar a ella con diversos guías que te las enseñarán encantados. Aquí alucinar con la naturaleza es solo tu elección…

 ¿Próximo viaje? Nosotros los tenemos bastante claro…