Y el lugar con el aire más limpio de España es... Castro Urdiales

Pero tener buena calidad del aire puede depender de factores climatológicos u orográficos, por lo que lo importante es saber cuáles son los lugares que más están luchando por un aire puro. Te lo contamos en el primer Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul

María Escribano
 | 
Foto: saiko3p / ISTOCK

Hoy, 7 de septiembre, se celebra el primer Día Internacional del Aire Limpio por un Cielo Azul, una jornada decretada por la Asamblea General de la ONU a finales de 2019 para concienciar sobre la necesidad de hacer mayores esfuerzos para mejorar la calidad del aire, entre ellos, reducir la contaminación atmosférica. 

Determinar cuál es la ciudad con el aire más limpio de España es complicado, nos explica Adrián Fernández, responsable de Movilidad de Greenpeace. "Cuanto más pequeña sea la ciudad y menor sea la actividad, menos concentración de contaminación va a registrar. La concentración de contaminantes en las ciudades depende de dos factores: de los emisores y de la capacidad que tiene la atmósfera de disipar la contaminación en función de la climatología de la zona. Ciudades como Granada, que no son muy grandes, tienen una contaminación similar a Madrid y Barcelona porque por orografía la contaminación se acumula y no se disipa. Las islas Canarias tienen mala calidad del aire, pero por la calima. Mientras que otras ciudades que están más próximas a la costa y tienen mejor ventilación, como la cornisa cantábrica, pueden tener una contaminación más baja a pesar de que tienen otros emisores muy elevados, como las centrales de carbón que hay en Galicia o en Asturias".

Buceando en el último informe sobre la calidad del aire español realizado por Ecologistas en Acción durante 2019, las dos únicas localidades que cumplen con todos los límites de contaminantes (partículas en suspensión PM10 y PM2,5, dióxido de nitrógeno, ozono troposférico y dióxido de azufre) son Castro Urdiales y Reinosa, ambas en Cantabria. Y en el caso de la primera, incluso con mejores datos. Poco antes de este informe de Ecologistas en Acción, la OMS colocaba al pueblo de Villalba de Guardo, en Palencia, como uno de los tres lugares con el aire más limpio de Europa. 

LAS CIUDADES QUE MÁS LUCHAN

Tener un aire limpio, como ya hemos visto, puede depender de que tu localidad esté situada en un lugar privilegiado y el aire se lleve la contaminación. Sin embargo, eso no implica que no haya contaminantes y que tu salud esté en peligro. Todo pasa por una estrategia para luchar contra esos contaminantes y reducirlos. Y en España hay ciudades que se han puesto las pilas. 

Es el caso de Pontevedra y Vitoria, por ejemplo. "Ambas tienen un enfoque integral, no se basan en medidas estrellas como peatonalizar ciertas calles o plazas, sino que tienen un enfoque que abarca toda la ciudad y los barrios y eso ha permitido que la gente que vive en esas ciudades no necesite el coche para su día a día. No le hace falta. Han conseguido que la gente deje el coche en casa porque no hay ninguna ventaja en su uso. Es el objetivo al que debería optar cualquier ciudad. Y eso ha reducido la contaminación en esas ciudades y los accidentes de tráfico", nos explica Adrián. 

Pontevedra.  | e55evu / ISTOCK

"Pontevedra y Vitoria son ciudades que llevan más de 20 años con esta tendencia. Ambas han recibido varios premios, son reconocidas fuera de nuestro país y hay consenso gubernamental. Los habitantes presumen de que sus ciudades son muy habitables, muy verdes, con muy poca contaminación. Pontevedra tiene un problema puntual con una empresa papelera, pero en general son ciudades donde la calidad del aire no es un problema porque han conseguido retirar vehículos de su ciudad", añade Adrián.

Vitoria.  | JMarabel / ISTOCK

"Valladolid acaba de presentar un plan muy completo y está buscando esta tendencia también. Mucha gente utilizaba el coche para atravesar el centro de la ciudad e intentar llegar hasta la mismísima puerta a costa de degradar el tráfico y la calidad del aire. Ha tenido episodios de contaminación en invierno, pero ha hecho este cambio de tendencia intentando evitar ese tráfico de paso y haciendo que la gente deje el coche a cinco o 10 minutos, no en la misma puerta, y promoviendo que en la ciudad sea más fácil caminar o coger el transporte público y la bicicleta", nos explica el experto. 

EN BUSCA DE LAS 'CIUDADES DE 15 MINUTOS'

Quizá en ciudades pequeñas pueda parecer fácil reducir el tráfico, pero no se ve de la misma manera en localidades más grandes. Sin embargo, se puede. "La idea no es únicamente peatonalizar determinadas zonas del centro, porque eso no hace que la gente deje de necesitar el coche. Hay que lograr una ciudad con unas características que no te supongan depender del coche en tu día a día. Si tienes el colegio, el centro de salud y el supermercado cerca, a tu alrededor, no te hace falta el coche. Y ese salto es un problema en ciudades más grandes, pero también se podría solucionar a nivel de distrito. Y esta problemática también se da en ciudades pequeñas, donde se utiliza el coche cuando no hace falta. Pero hay la cultura de que como se puede aparcar y hay espacio para el coche, pues se usa el coche para todo. Y eso al final es más contaminación, más accidentes de tráfico y más calidad del aire". 

El escenario por excelencia de la famosa movida madrileña, también es ahora punto de encuentro entre numerosas tiendas de segunda mano, los bares más emblemáticos y sus distinguidas fachadas vestidas con artísticas pinturas. Un lugar especial de la capital, que a pesar de ser uno de los barrios de moda de Madrid, aun esconde rincones que conservan singular esencia.   | JJFarquitectos / ISTOCK

El confinamiento por culpa del coronavirus supuso un redescubrimiento de los barrios en las grandes ciudades y de facto puso en marcha este concepto de las ciudades de 15 minutos. Ahora solo hay que ver si durará. Sin embargo, parece que el problema es cultural y estructural, como señalan desde Greenpeace. "Hace falta un cambio estructural. Lo que ha habido en ciudades como Madrid y Barcelona son medidas de contingencia por la gravedad de la situación. Se nota mucho en el reparto del espacio, más allá de algunas peatonalizaciones, hace falta que las calles de los barrios reflejen la situación real de la ciudad. Las calles están diseñadas por y para el coche y eso hace difícil que haya alternativas, que a la gente le cueste caminar, que no se atreva a ir en bicicleta y se entre en ese círculo vicioso. El poder respirar un aire limpio debería ser un objetivo para cualquier persona".  

¿Y cuál es el modelo ideal? "El modelo que pedimos desde Greenpeace es uno en el que hagan falta menos coches y que los que haya sean compartidos. No hace falta prescindir del coche todo el rato, pero que cuando haga falta, podamos acceder a un coche solo el tiempo que lo utilicemos. De esa manera se liberan coches de las calles. Cuando haya que ir más lejos, basar esa movilidad en transporte público", indica Adrián.

LA BICICLETA Y LAS CUESTAS

La bicicleta es el medio no contaminante por excelencia. Sin embargo, muchas veces se ponen mil excusas para no utilizarla. Una de ellas, que la ciudad esté en cuesta. "Se suele poner mucho como excusa, pero hay ciudades con muchas cuestas. Vitoria es una colina y el uso de la bicicleta se ha disparado. Pamplona también tiene un uso brutal de la bici. San Sebastián, que tiene muchas cuestas. Y Barcelona, que la tenemos como ciudad llana por la costa, pero hacia adentro es una pendiente pronunciada. Las cuestas pueden ser un impedimento, pero se pueden resolver con bicicletas eléctricas y si reducimos y calmamos el tráfico rodado. No es lo mismo subir una cuesta con paciencia y despacito, que ir con un coche detrás que te va pitando para que te quites de en medio. El estrés no es el mismo", añade el experto. 

LUIS DAVILLA