Ruta Panorámica de Mpumalanga: recorremos el cañón verde más grande el mundo

En las entrañas de Sudáfrica encontramos esta ruta plagada de miradores y escarpados acantilados en los que se accede a algunos de loS paisajes más impresionantes del mundo

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: mDumbleton / ISTOCK

“Cuando exploras un país, hay pocas cosas mejores que detener el coche en un mirador y ser recompensado con el tipo de paisaje que ilumina tu día y amplía tus horizontes”. Así describen desde el Ministerio de Turismo de Sudáfrica su Ruta Panorámica de Mpumalanga, donde cada mirador te brinda esa oportunidad.

Vistas impresionantes, cascadas vertiginosas, águilas volando por encima de ti y una rica historia que incluye los años de la fiebre del oro con las experiencias profundamente sensoriales que esperan en esta ruta. Por cierto: un corto viaje de 30 minutos desde Graskop, la pequeña ciudad de donde parte la ruta, te llevará a la ciudad de Pilgrim's Rest, donde podrás revivir la fiebre del oro de 1873 en un entorno de incomparable belleza. Incluso puedes probar suerte en la búsqueda de oro.

mDumbleton / ISTOCK

Pero volvamos a Graskop: desde allí esperan montañas, bosques y cañones, en particular, el cañón del río Blyde, que también es el tercero más grande del mundo y el primero dentro de la categoría de "cañones verdes".

mDumbleton / ISTOCK

Las impresionantes cataratas de Lisboa, las cataratas de Berlín y las cataratas Mac Mac están a poca distancia en coche. Al igual que lmoradores emblemáticos como Wonder View, Pinnacle, Bourke's Luck Potholes, Three Rondavels y God's Window (la ventana de Dios), donde se puede caminar en el espeso bosque de niebla que se encuentra entre las nubes a unos 800 metros sobre el cañón del río Blyde.

mDumbleton / ISTOCK

Los “baches de la suerte” de Bourke son una formación geológica inusual y bien vale la pena visitarlos. Estas ondulaciones gigantes se formaron en la confluencia de los ríos Blyde y Treur y marcan el comienzo del cañón del río Blyde.

Entre mirador y mirador uno se encuentra con numerosos senderos para caminatas, caminatas, caballos y bicicletas de montaña. Desde la zona de aparcamiento en God’s Window, un sendero escalonado muy empinado a lo largo del borde del acantilado conduce a los miradores reales.

mDumbleton / ISTOCK

Además de la belleza escénica y los aprendizajes históricos que se encuentran en la Ruta Panorama, también experimentará una gran cantidad de vida vegetal y animal en la región, incluidos klipspringers,  kudus (como el de la foto), monos, babuinos Chacma, chacales de lomo negro... y muchas especies de aves, incluidas las parejas residentes de águilas anidadoras que bien podrían mirarte a los ojos.

mDumbleton / ISTOCK

Algunas de las atracciones menos conocidas, pero no menos fascinante, de la Ruta Panorámica se agrupan alrededor de Ohrigstad, donde las Cuevas del Eco se extienden 40 km hacia la roca caliza. En la reserva de la presa de Ohrigstad, puede pescar jurel o carpa en aguas tranquilas rodeadas de montañas: un sitio ideal para refugiarte de las multitudes en temporada alta. 
 

Y MÁS:

8 motivos por los que hay que viajar a Etiopía una vez en la vida

Cuatro caminos legendarios para patearse Sudáfrica