¿Estar en Venecia sin estar en Venecia? En Chioggia es posible

¿Cansado de viajar y estar rodeado de miles de turistas, largas colas o esperar horas para sentarte a comer? Pues toma nota de esta perfecta alternativa a la siempre abarrotada Venecia. 

José Miguel Barrantes
 | 
Foto: Flavio Vallenari / ISTOCK

Pasa normalmente desapercibida para los millones de turistas que desembarcan en Venecia cada año, pero Chioggia es una réplica perfecta de ella a tamaño reducido, situada a tan solo unas decenas de kilómetros.

Muchos creen que no es más que un precioso y llamativo tipo de remolacha, pero Chioggia nos puede mostrar el lado más auténtico de una ciudad que vive entre canales, al más puro estilo de las poblaciones de la laguna de Venecia, sin la desvirtuación de una larga trayectoria de afluencia turística.

Canales en Chioggia | ermess / ISTOCK

«La pequeña Venecia»

Es normal que atribuyamos el nombre de Venecia a cualquier población del mundo surcada por canales, intentándola comparar con la famosa ciudad del Venetto, pero si hay un lugar en el planeta que verdaderamente merece ser comparada en sentido estricto con ella, esa es Chioggia. No solo porque ambas comparten la misma laguna y características, sino porque muchas veces es imposible distinguir a cuál de ellas corresponde una fotografía tomada en uno de sus canales.

En efecto, Chioggia es llamada habitualmente, con bastante criterio, «la pequeña Venecia». Ubicada a unos cuantos kilómetros al sur de Venecia, en el extremo sur de la laguna del mismo nombre, se trata de una ciudad atravesada por canales que, en realidad, se asienta sobre varios islotes.

Vista aérea de Chioggia | NordicMoonlight / ISTOCK

El río Brenta separa la superficie más grande del resto de la península itálica, dejando relativamente aislada a Choggia, porque en la práctica, los numerosos puentes y varias calzadas asfaltadas la comunican perfectamente y han propiciado el desarrollo del conjunto de la comuna, de la que forman parte unos 50000 habitantes – incluyendo Sottomarina -.

Locos por Perugia: una de las (pocas) joyas por descubrir en Italia

Una realidad que no parte del turismo

Quizás podamos cuestionarnos el por qué visitar Chioggia, por mucho que sea una Venecia a tamaño reducido y esté llena de belleza, si a poca distancia podemos disfrutar de la real.

La respuesta la encontramos precisamente en la propia naturaleza tanto de Chioggia como de Venecia y en la evolución de ambas en la laguna. Mientras que esta última se ha convertido en un hervidero de turistas a lo largo de todo el año, hasta tal punto que muchas veces llegamos a sentir que ha perdido su propia esencia, Chioggia continúa siendo, a pesar de que es frecuentada por un buen número de visitantes, una ciudad de naturaleza pesquera que deja notar esta característica desde el primer momento en el que cruzamos el principal puente desde el continente.

Canales en Chioggia | sebastianosecondi / ISTOCK

No solo eso, sino que es a menudo ensalzada por su estructura urbana, adaptada perfectamente a esta actividad con un delineamiento en forma de espina de pescado. Chioggia responde a su propia esencia y sigue representando en la actualidad la pesca en su fisionomía, constituyendo además un importante puerto.

Más allá de los canales, las tierras cultivables que pertenecen a su comuna se dedican a la agricultura, contando además con una relevante producción de rosas, que es una de las señas de identidad de la población.

Leon Alado, puerto de Chioggia | Aliaksandr Antanovich / ISTOCK

Mientras, el turismo, aunque nada desdeñable, no ocupa en la vida de la ciudad un papel protagonista, lo que nos permite disfrutar aún de una población de características similares a Venecia pero con la suerte de conservar gran parte de su autenticidad.

La parte más antigua de Chioggia es un precioso conjunto de canales y puentes vertebrados a partir del Corso del Popolo - una vía que atraviesa el casco viejo de lado a lado, desde el puente de Vigo y el muelle hasta la Puerta de Santa María o de Garibaldi – y el canal de Vena – salvado por nueve puentes -.

Puente de Vigo, Chioggia | michelangeloop / ISTOCK

Las 74 calles, que discurren a partir de los canales principales, nos muestran un entramado urbano al más puro estilo veneciano – salvo por las numerosas arcadas que encontramos a nuestro paso -, con viviendas, palacios e iglesias de gran valor que nos permiten no echar de menos a la famosa Venecia, cuyos habitantes se refieren al león alado de la columna del puerto de Chioggia como «el gato» para marcar las diferencias entre ambas.