8 razones para visitar Jordania

Unas cuantas razones para descubrir uno de los países más fascinantes de todo el planeta, y una oportunidad única para descubrirlo en la nueva Expedición VIAJAR a Jordania: tras la senda de Johann L. Burckhardt y Lawrence de Arabia.

Josep M. Palau Riberaygua
 | 
Foto: Ahmad Qaisieh | Unsplash

Han pasado más de 200 años desde que el explorador Burckhardt alcanzara Petra disfrazado de árabe, y que el pintor David Roberts consolidara el mito de la ciudad perdida con sus dibujos. Pero Jordania es mucho más.

1. Petra

Con el acceso más teatral a unas ruinas de la antigüedad, Petra sorprende por su extensión y el colorido de las rocas veteadas de rojo y canela en las que se talló el edificio Al-Khazneh, El Tesoro, donde se custodia el Santo Grial en la saga de Indiana Jones.

Petra es una de las mayores joyas de Jordania
Petra es una de las mayores joyas de Jordania | Zephyr18 / ISTOCK

2. Madaba

Población famosa por su artesanía en mosaico, que viene de la tradición bizantina. En la iglesia de San Jorge se conserva uno muy significativo políticamente hoy en día: original del siglo VI, representa el mapa de Tierra Santa y Palestina como un todo unido, Jerusalén incluida.

Uno de los mosaicos de Madaba, en Jordania
Uno de los mosaicos de Madaba, en Jordania | frentusha / ISTOCK

3. Mar muerto

En árabe se lo conoce como “el mar de sal”. Este elemento es tan abundante en él que muchos acuden atraídos por el reclamo de flotar sin esfuerzo gracias a la saturación o para disfrutar de excelentes tratamientos para la piel. Ejerce de frontera con Israel.


¿Quieres vivir una aventura legendaria?

Apúntate a la nueva expedición VIAJAR, que recorre Jordania tras la senda de Johann L. Burckhardt y Lawrence de Arabia


Mar Muerto, Jordania
El Mar Muerto es, en sí, una experiencia fascinante | vvvita / ISTOCK

4. Ammán

La capital jordana mezcla tradición con modernidad, restaurantes en rascacielos con minaretes que lanzan al viento la llamada a la oración. Inolvidable escucharla al atardecer desde lo alto del templo de Hércules y con vistas al Teatro Romano.

Ammán, Jordania
Ammán, Jordania | Joel Carillet / GETTY

5. Monte Nebo

Es el lugar donde murió Moisés sin poder entrar en la Tierra Prometida, según la Biblia. Los monjes franciscanos mantienen abierta una ruta de peregrinos que va de allí hasta Wadi Kharrar, la Betania bíblica y lugar del bautismo de Cristo.

Monte Nebo, Jordania
Monte Nebo, Jordania | nailzchap / ISTOCK

6. Wadi Rum

Aquí se estableció Lawrence de Arabia con ayuda de la familia beduina de los Howeitat durante la Revuelta Árabe de 1916. No es un desierto de dunas al uso, destacan los jebels, montañas de arenisca talladas por el viento que forman inmensos pasillos.

Wadi Rum, Jordania
Wadi Rum, Jordania | frentusha / ISTOCK

7. Jerash

Junto con Ammán formaba parte de la confederación de las 10 ciudades, la frontera oriental del imperio romano en Siria y Judea. Se conservó en perfecto estado bajo la arena durante siglos. Ineludibles el cardo máximo y la plaza oval, con su columnata jónica.

Jerash, Jordania
Jerash, Jordania | Gatsi / ISTOCK

8. Wadi Mujib

Reserva de la Biósfera, tiene la peculiaridad de situarse a 400 m por debajo del nivel del mar. Este cañón lo atraviesa el río que le da nombre, inesperado en una región tan árida. Si en el Wadi Rum se practica la escalada en roca, el Wadi Mujib atrae a los barranquistas.

Wadi Mujib, Jordania
Wadi Mujib, Jordania | Oleksii Hlembotskyi / ISTOCK