Turquía añade Bursa y Pérgamo a la Lista de Patrimonio de la Humanidad

La región de Bursa-Cumalikizik y la ciudad de Pérgamo son los nuevos enclaves turcos incluidos en la lista de Lugares Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Foto: Neil Farrin/JAI/Corbis

La 38ª Reunión del Comité de Patrimonio de la Humanidad llevada a cabo en el Centro Nacional de Congresos de Doha, ha incluido a la región de Bursa y a la villa de Cumalikizik, así como a Pérgamo en la lista de Patrimonio de la Humanidad por ser la cuna del Imperio Otomano, en el primer caso, y por su paisaje cultural, en el segundo.

De este modo, ya son trece los lugares turcos incluidos a la Lista que se suman a las regiones históricas de Estambul, la gran Mezquita y el Hospital de Divrigi; Hattu?a?; la capital de los hititas; el Monte Nemrut; Xanthos-Letoon, el sitio arqueológico de Troya; el Parque Nacional de Göreme y las regiones rocosas de Cappadocia; Hierápolis-Pamukkale, la ciudad de Safranboly; la mezquita Selimiye y su complejo social y el yacimiento neolítico de Çatalhöyük, además de los recién incorporados Bursa-Cumalikizik y Pérgamo.

La elección de la ciudad de Bursa y el pueblo de Cumalikizik para ser distinguidas en la lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad por UNESCO ha venido dada por su relevancia como origen del Imperio Otomano, en la zona sur del Mar de Mármara. Y es que la ciudad de Bursa fue la primera capital del Imperio mientras que el pueblo de Cumalikizik ha sido reconocido por el apoyo logístico a dicha capital.

Por su parte, la ciudad de Pérgamo se eleva sobre la planicie de Bakirçay en la región del Egeo. En su día fue uno de los centros culturales y artísticos más importantes del período helenístico: la acrópolis de Pérgamo fue la capital de la dinastía Helenística Atálida y constituyó un gran centro de enseñanza y aprendizaje de la Antigüedad.

Entre sus monumentos, el Santuario de Cibeles, tallado en roca, se encuentra en la parte noroeste en la cima de otra colina conectada visualmente con la acrópolis. Además, la acrópolis corona un paisaje lleno de túmulos funerarios y de restos de los imperios Romano, Bizantino y Otomano y del yacimiento sagrado de Cibeles, alrededor de las bajas laderas en las que se encuentra la actual ciudad de Bergama.

// Outbrain