Damos un paseo en barca por el río subterráneo navegable más largo de Europa… ¡en Castellón!

Viajamos hasta La Vall d’Uixó para recorrer esta maravilla natural

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Turismo de la Comunidad Valenciana

A tan solo veinticinco minutos por carretera desde Castellón de la Plana, la localidad de La Vall d’Uixó nos demuestra la importancia de prestar atención a las poblaciones de la Comunidad Valenciana que no se encuentran en primera línea costera, pues solo así seremos capaces de descubrir tesoros de nuestra geografía como las Cuevas de San José, un sistema de cavidades naturales que esconden el río subterráneo navegable más largo de toda Europa.

Nos subimos a las barcas para vivir una experiencia excepcional apta para toda la familia.

Desde la Prehistoria hasta nuestros días

Entre Villareal y Sagunto alcanzamos el extremo de la Sierra de Espadán para descubrir un núcleo urbano situado en la Plana Baja de Castellón, a tan solo unos kilómetros del mar Mediterráneo.

La Vall d'Uixó | b25es

Con las montañas como telón de fondo nos adentramos en una localidad que se desarrolla en un entorno agrícola bañado por la brisa húmeda de la Costa de Azahar, sobre un valle donde la fragancia de los cítricos cuando florecen inunda el ambiente aletargando nuestros sentidos.

Aquí, en La Vall d’Uixó, se exhibe un patrimonio ligado a la ocupación humana de estas tierras desde la Prehistoria, especialmente gracias a la presencia de un complejo subterráneo de cuevas que supuso el germen del florecimiento en este lugar de pueblos como los íberos o los romanos.

Viaje a (casi) el centro de la tierra: la gruta más espectacular del mundo

El Poblado íbero-romano de San José, que presenta vestigios que abarcan desde los siglos VI a.C. hasta el V d.C., y ubicado muy cerca de la ermita de la Sagrada Familia - donde un mirador con paneles informativos nos regala unas espléndidas vistas de toda la ciudad -, es seguramente el punto más destacado de este patrimonio histórico junto con las pinturas rupestres de las Cuevas de San José, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

La Vall d'Uixó | b25es

Los restos de la acrópolis, la muralla, las viviendas o las calles de este complejo son testigos fieles del pasado de este sitio, así como los acueductos de San José y Alcudia, que muestran la cara aérea más interesante para los visitantes que se acerquen a conocer La Vall d’Uixó.

Mientras, en la parte subterránea, nos espera el gran reclamo de toda esta zona, unas cavidades bajo tierra que llevan atrayendo turistas desde hace varias décadas, quienes llegan hasta este punto para maravillarse con un recorrido por el río subterráneo navegable más largo de toda Europa.

Turismo Comunitat Valenciana

Una gruta de más de dos kilómetros de longitud           

Las Cuevas de San José se encuentran a las afueras del núcleo urbano de La Vall d’Uixó. Se trata de un complejo creado por la acción del agua desde hace millones de años, en el que una serie de galerías interconectadas por un río subterráneo se extienden ocupando una distancia de más de dos kilómetros, constituyendo una de las formaciones de este tipo más largas de toda la Comunidad Valenciana.

Cuevas de San José, la Vall d'Uixó | Turismo de la Comunidad Valenciana

La presencia de yacimientos arqueológicos en su interior, así como de pinturas rupestres, nos hablan de la presencia humana en esta gruta desde tiempos inmemoriales, a pesar de que no fuera enteramente explorada hasta el siglo XX.

Fue a comienzos de la pasada centuria cuando se comenzó a acceder poco a poco a través de sus galerías, superando retos naturales como la presencia de sifones que no permitían el avance hacia el interior del complejo. Una dificultad que fue salvada a través de voladuras controladas y el posterior dragado y adecuación del mismo para adaptarlo al uso turístico.

Estalactitas en las Cuevas de San José | joanbanjo

Gracias a ello, en la actualidad es posible admirar las maravillas de este sistema de cuevas naturales siguiendo un recorrido de 800 metros en kayak o en barca – es el río subterráneo navegable más largo de Europa – y 250 metros a pie por galerías secas.

Una agradable visita, a 20 grados constantes durante todo el año, que durante 45 minutos nos muestra el interior de una cueva mediante juegos de luces, convirtiendo las rocas y formaciones en un espectacular escenario.

Techo de las Cuevas de San José | joanbanjo

Además, desde 2016, durante los meses de verano, se celebra en su interior un ciclo de conciertos, de varios estilos musicales, conocido como «Singin’ in The Cave», añadiendo a las visitas una experiencia extraordinaria.