Un paseo (urbanístico) por Río de Janeiro, Capital de la Arquitectura 2020

La UNESCO y la Unión Internacional de Arquitectos convierten la capital carioca en el primer foro internacional para tratar los retos futuros -y presentes- a los que se enfrentan las ciudades.

Lucía Martín García
 | 
Foto: Ranimiro Lotufo Neto / ISTOCK

Rio de Janeiro ha sido designada, a iniciativa de la UNESCO y la Unión Internacional de Arquitectos (UIA), Capital de la Arquitectura para 2020. Será la anfitriona de un foro internacional de debate sobre desafíos globales apremiantes desde las perspectivas de la cultura, el patrimonio cultural, la planificación urbana y la arquitectura. Como primera Capital Mundial de la Arquitectura, Río de Janeiro celebrará una serie de eventos bajo el lema “Todos los mundos. Un solo mundo”, y promoverá el 11º Objetivo de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: “Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”, señalan desde la UIA. Recorremos la ciudad en busca de su arquitectura reciente más icónica e innovadora.

dabldy / ISTOCK

Dona Marta

Comenzamos la ruta por una favela ubicada en el morro de Doña Marta, una colina que se encuentra entre los barrios de Botafogo y Laranjeiras, en la Zona Sur de Rio de Janeiro. Recibe el nombre de Dona Marta y es uno de los lugares más emblemáticos y desde donde se pueden conseguir unas vistas privilegiadas de la ciudad.  Existen tours destinados a que los turistas conozcan sus calles y la forma de vida de sus habitantes desde dentro. Este lugar es peculiar debido a sus casas de colores, forman parte de un proyecto que recibe el nombre de Favela Painting, una iniciativa de los holandeses Jeroen Koolhaas y Dre Urhahn (Haas & Hahn), que a través de subvenciones y donaciones realizadas a través de su web consiguieron recaudar el suficiente dinero para pintar las fachadas de las casas de diferentes favelas. 

Lindrik / ISTOCK

La idea comenzó en 2006 y continua en marcha ya que sus creadores son fieles a la idea de que el arte puede servir como generador de cambios sociales y políticos. Este proyecto también ha conseguido integrar comunidades locales. 

peeterv / ISTOCK

Museum of Tomorrow

Nació como un museo de ciencia destinado a exportar, imaginar y concebir todas las posibilidades para construir el futuro y actualmente se ha convertido en un icono de la modernización del puerto de Rio de Janeiro. Es un museo experimental, donde el contenido se presenta a través de una narrativa que combina la precisión de la ciencia con la expresividad del arte, usando como soporte la tecnología. 

ValterCunha / ISTOCK

Santiago Calatrava, el arquitecto español, se encargó de diseñar el edificio cuyas formas se inspiraron en las bromelias del Jardín Botánico de la ciudad. Sus dimensiones son, cuanto menos sorprendentes, ya que ocupa un área de 15 mil metros cuadrados y el espacio está rodeado por piscinas reflectantes, carril bici y un espacio de ocio. 

ronaldoalmeida10 / ISTOCK

Catedral de San Sebastián

Estamos acostumbrados a otra cosa, por eso sorprende esta particular catedral con la que cuenta la ciudad de Rio de Janeiro. Se trata de un cono, gris y de apariencia lúgubre, sin nada de ornamentación o iluminación que la haga destacar. Pero como pasa en la mayoría de los casos, las apariencias engañan y en el caso de esta catedral: lo mejor está en el interior. 

rezendeluan / ISTOCK

Tiene una altura de 75 metros y el edifico fue diseñado por el arquitecto Edgar de Oliveira da Fonseca. El interior está decorado con 48 bajorrelieves de bronce que narran historias procedentes de la religión católica. El sótano esconde el Museo de Arte Sacro, en cuya fuente se bautizaban a los príncipes de la Familia Real. 

rezendeluan / ISTOCK

Niterói Contemporary Art Museum

Nació a partir de una figura revolucionaria de doble curvatura y se ha convertido en un ejemplo de arquitectura de la ciudad. Destaca, además de por su particular apariencia, porque se encuentra sobre un acantilado simulando un faro levantado frente a la bahía.

cokada / ISTOCK

En su interior no falta detalle, solo en la planta baja podemos encontrar un bar, un restaurante y un auditorio para 60 personas. En la primera planta, además de una recepción y una sala de trabajo se encuentra el acceso a la gran sala hexagonal desde donde se despliegan las increíbles vistas de la bahía a través del cristal que rodea toda la estructura. En la segunda planta hay cinco galerías, con un total de 697,40 metros cuadrados. 

Ranimiro Lotufo Neto / ISTOCK