Explosión de color con la ruska finlandesa

Cada otoño Laponia vive un fenómeno natural denominado ruska con el que sus paisajes se tiñen de colores rojos, marrones y amarillos. Esta época convierte al país nórdico en un lugar ideal para practicar deportes como el senderismo.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

Con la llegada del otoño, la naturaleza da paso a un festival cromático difícil de igualar. Los paisajes se tiñen de rojos, marrones y amarillos para anunciar el fin de la época estival. Hay un lugar en el que este contraste entre estaciones origina un fenómeno natural espectacular: Finlandia. Tanto es así, que los lugareños tienen un nombre particular para esta explosión de colores, la ruska. Esta mención especial se debe a que este país nórdico está cubierto casi en su totalidad por bosques, con unas ciudades también repletas de vegetación, de manera que con la caída de las hojas de todos los árboles y arbustos, el país se cubre de una gama de tonos única.

El punto álgido de este fenómeno se produce durante las dos últimas semanas de septiembre, aunque el periodo varía de un año a otro. La ruska se puede observar desde cualquier parte de Finlandia, teniendo en cuenta que cuanto más al norte se viaje, más brillantes serán las hojas. Pero sin duda un lugar cuyo paisaje se vuelve especialmente bonito es la región de Laponia, y en concreto la localidad de Harriniva, donde también se puede disfrutar del avistamiento de auroras boreales. Con una gran variedad de árboles de hoja ancha y coníferas, así como bayas y musgo en el suelo, los bosques se pueblan de setas comestibles y arándanos, que se pueden recolectar libremente gracias a la ley Everyman’s Right (derecho del público en general a acceder a ciertas tierras públicas o privadas para la recreación y el ejercicio). La parte superior de la colina de Keimiötunturi, desprovista de árboles, ofrece unas magníficas vistas panorámicas de los bosques vírgenes y los lagos resplandecientes de Laponia.

ISTOCK

En este emblemático lugar también hay cabida para la aventura. El otoño en Finlandia es, además, una época muy recomendable para practicar deportes como el trekking, la bicicleta de montaña, el piragüismo, la pesca y, especialmente, el excursionismo. Es el caso del Lapland Classic, una ruta de senderismo a través del Parque Nacional Pallas-Yllästunturi que comienza en la parte sur del parque y avanza 126 kilómetros hacia el norte hasta la aldea tradicional de Sami, Hetta. Se trata de un lugar ideal para excursiones de varios días, por lo que los pequeños pueblos que se encuentran a las afueras del parque disponen de una red de hoteles y de alojamiento convenientemente distanciados para que los senderistas puedan realizar rutas diarias de entre 15 y 25 kilómetros. De esta manera, podrán disfrutar de la naturaleza de la zona y familiarizarse con la cultura local.