Cómo actuar sobre el terreno

"Para obtener una buena fotografía se necesita una velocidad de 1/500 de segundo y quinientas semanas de aprendizaje". Este sencillo consejo resume la labor de un fotógrafo profesional de viaje, una tarea que no resulta nada sencilla y que requiere de mucho olfato y grandes dosis de esfuerzo. El secreto del éxito: trabajar muchas más horas que los demás.

Tino Soriano

Un fotógrafo de viajes es un navegante solitario que conoce el punto de partida y su destino, pero debe dejar que los avatares determinen su trabajo. Durante el trayecto surgen las fotografías. Después de muchas anotaciones y años de trabajo, el autor ha confeccionado un cuaderno de campo en el que figuran algunas cualidades indispensables para afrontar con éxito esta profesión. Si a la mayoría de los siguientes planteamientos contesta que sí, tiene mucho ganado.
Para obtener una buena fotografía necesita una velocidad de 1/500 de segundo y quinientas semanas de aprendizaje. Esta fácil receta resume perfectamente la dificultad de una profesión en la que al fotógrafo le pagan por visitar lugares que a buen seguro no podría costearse con lo que gana. La fórmula para volver con un buen reportaje resulta sencilla: trabajar más hor que los demás. El ritmo de un fotógrafo profesional de viaje puede ser infernal, y en la práctica es duro. Por último, recuerde que lo más parecido a un reportero gráfico es una cerilla. Desprende mucha luz al principio... pero se consume con una extremada rapidez. Veamos algunas recomendaciones para sobrevivir a esta apasionante profesión:

? Ante todo, sea experto en tener suerte. Cárguela siempre en el maletín.

? Aprenda a actuar. Para tomar fotografías espontáneas un poco de arte dramático no le irá mal... En ocasiones deberá disimular o ser muy discreto mientras trabaja.

? Esfuércese en ser un excelente conductor. Algunas fotos le obligarán a detener su vehículo muy rápido, y no siempre es fácil encontrar aparcamiento inmediato.

? Interprete bien las cartografías y cultive adecuadamente su sentido de la orientación.

? Debería ser capaz de viajar solo. Sin compañía, su mirada quizá será más profunda.

? Determine lo significativo: localice los trazos visuales más emblemáticos de cada lugar.

? Utilice su empatía. Trasmita confianza a personas de diferentes culturas.

? Ejercítese para localizar y escoger el mejor enclave con suma rapidez.

? Prevea lo que sucederá. Si es usted un buen observador, no le será difícil.

? Tome decisiones inmediatas y déjese llevar en la medida de lo posible por la intuición.

? Aprenda a moverse con soltura por todo tipo de ambientes. Ricos y pobres tienen muchas cosas que aportar.

? Solucione los contratiempos con buen humor. Necesitará mucha paciencia para sobrellevar la burocracia de los permisos oficiales. Aproveche los tiempos muertos para tomar imágenes no planificadas.

? Su técnica de exposición debería ser buena. Así trabajará mucho más confiando en sus posibilidades.

? No se deje llevar sólo por las formas. Otorgue también un contenido a sus imágenes.

? Procure distinguir situaciones excepcionales -"yo no busco, encuentro", decía Picasso-.

? Sorpréndase y también sorprenda a todos con sus planteamientos visuales.

? Recuerde que una fotografía mejora cuando el autor tiene en mente su aspecto final.

? Hágase especialista en maletines reducidos. Aprenda a viajar y a fotografiar con un equipo minimalista.

? Un buen nivel de cultura general y un correcto inglés resulta fundamental.

? No subestime nunca el valor que tiene el dinero. Tendrá que invertir mucho tanto en actualizar su equipo fotográfico y su ordenador como en producir nuevos temas. Y al final le ha de quedar un beneficio por su trabajo.

? Y, por último, recuerde que los fotógrafos excelentes casi siempre son también excelentes seres humanos.