Unos cuantos consejos para viajar sin miedo en la era covid... y después

¿Te da pavor emprender un viaje en plena pandemia? De la mano de una experta en gestión del miedo te damos las claves para superar la incertidumbre que puede causarnos la crisis sanitaria a la hora de lanzarnos a recorrer mundo

María Escribano
 | 
Foto: franckreporter / ISTOCK

El miedo es una de las sensaciones de las que es difícil huir ahora mismo, en plena pandemia por la covid-19. Sin embargo, es una emoción que también nos ha acompañado en momentos anteriores al de esta crisis, sobre todo al iniciar un viaje solo, por ejemplo. Preguntas como ¿seré capaz de hacer este viaje sin estar acompañado? ¿estará bien visto? ¿y si me pasa algo? han sido habituales antes de la pandemia y seguro que lo serán tras ella.

Para aprender a gestionar estas incertidumbres hemos contactado con Elena García Donoso, que además de ser licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas y una gran viajera (ha estado ya en más de 30 países), es experta en gestión del miedo y gestión emocional. Ella, que ha buceado entre tiburones, ha vivido terremotos en Perú y ha sufrido accidentes de moto en plena selva indonesia de Lombok, es la persona perfecta para ayudarnos a evitar que el miedo nos condicione.

Elena ha nadado entre tiburones en Maldivas. | Elena García

Pero antes de nada, tenemos que matizar un detalle sobre el miedo, que puede ser positivo ("Si no tuviéramos miedo, no percibiríamos el peligro, dejaríamos de ser valientes para ser temerarios", explica Elena). "El problema es que hoy en día percibimos como peligro miedos irracionales que son aquellos fruto de nuestros pensamientos, a menudo catastrofistas. Son miedos de cosas que aún no han pasado, que no amenazan directamente a nuestra supervivencia y puede que nunca lleguen a suceder como miedo al rechazo, al fracaso, a la soledad… Son estos miedos los que hay que gestionar porque si dejamos que el miedo nos condicione, decidirá por nosotros", añade la experta. 

Aclarado esto, ahí van los 10 consejos de la mano de García Donoso para viajar sin miedo en la era COVID... y en cualquier otro momento: 

1. INVESTIGACIÓN PREVIA 

Como bien sabemos, nada alimenta más al miedo que la incertidumbre y la desinformación. "Cuando sube la emoción, baja la inteligencia. Y para subir la inteligencia ante ese miedo a viajar que se ha creado en estos meses, tenemos que darle racionalidad e información con preguntas concretas del tipo: ¿puedo viajar a este destino? ¿qué piden? ¿tengo más, menos o el mismo riesgo que en mi día a día? ¿puedo cumplir las medidas de sanidad? ¿mi motivación es más fuerte que mi miedo? Responde a esas preguntas con información veraz y oficial y habrás convertido tu miedo en un plan de acción para poder viajar", explica la experta. "Y si vas a mirar destinos que creas que pueden ser más complicados, infórmate bien de lo que está pasando en el momento actual en fuentes oficiales", recomienda. 

"El destino, en este caso Bali, tiene que llamarte la atención", dice Elena.  | Elena García

2. PLANIFICACIÓN

Todos coincidimos en que ahora es más importante que nunca. "Puedes hacerlo tú solo dedicando unas horas a investigar por internet, pero si no te ves seguro de hacerlo tú, contrata a una agencia de viajes que se informe de todo lo necesario para viajar tranquilo y seguro. Tú ganarás en comodidad y tranquilidad y el sector del turismo que nos hace tan felices ayudándonos a ver el mundo, continuará luchando por la dura supervivencia que está sufriendo", cuenta Elena. 

También recomienda: "Comprueba en qué países se permite la entrada a turistas. Y cuando selecciones varios que te gusten, investiga en la página oficial del gobierno de cada país qué requisitos piden para entrar. Algunos no piden nada, otros piden un test PCR negativo 72 horas antes de la entrada al país, otros te piden determinadas horas o días de cuarentena. Es importantísimo comprobar bien esta información para no llevarte sustos en el propio viaje y planificarte en función de ella. Otra cosa importante es comprobar qué restricciones tiene ese país en el ocio. Si vas a ir a un destino de playa y el gobierno ha cerrado las playas, quizá te interese más cambiar de destino en este momento. Como información no necesaria pero sí prudente, no está de más que te informes de qué centros de salud tienes cerca o cómo funciona la sanidad allí". 

3. NO VIAJES SIN UN SEGURO

"El seguro es algo fundamental en cualquier viaje siempre, y ahora más. Escoge un buen seguro no solo de salud, sino también de cancelación. Infórmate bien de las características que tiene y asegúrate de que te devolverán el dinero si sufres cancelaciones por restricciones oficiales por COVID. Para quedarte más tranquilo, lo mejor es que contrates todo directamente con la aerolínea y el alojamiento o a través de agencia de viajes que se responsabilicen de las gestiones. Si lo haces por intermediarios online con poca estructura la cosa se complica. De esta manera, en caso de tener que reclamar vas directo a los interlocutores finales", recomienda Elena. 

Asegúrate de que te devolverán el dinero si sufres cancelaciones por restricciones oficiales por COVID. | zenstock / ISTOCK

4. FLEXIBILIDAD Y RESILIENCIA

"Hoy hay que viajar de forma diferente, y ahí es donde entra la flexibilidad. La flexibilidad de adaptarte a las normas de cada país, de mirar por ti y por el resto, de buscar tu propia oportunidad y crear un viaje en el equilibrio de lo que quieres y lo que puedes. Y resiliencia para superar que tenemos que convertirnos en un nuevo tipo de viajero más responsable con el entorno, que echaremos de menos nuestra sensación de libertad anterior pero debemos crear una nueva", explica Elena. 

5. PRUDENCIA... Y MASCARILLA

La experta lo tiene claro: es hora de crear nuestras propias alternativas. Por prudencia hay lugares a los que ahora mismo no se puede ir, y podemos vivir sin ello, pero también hay muchos otros a los que sí se puede viajar. Eso sí, hay que seguir unas normas básicas, entre las que está la mascarilla y, en algunos lugares, como ya hemos apuntado, las pruebas PCR.

Hay que asumir que la mascarilla va a ser tu mejor amiga. | Phynart Studio / ISTOCK

Elena nos cuenta su propia experiencia con este tema con un viaje que ha realizado este verano a las Azores: "Cuando llegué al aeropuerto de Faial (una de las islas), bajas del avión, recoges tus maletas y el personal de seguridad del aeropuerto nos llevó a todos los pasajeros sin excepción a una carpa que han montado a la salida de los aeropuertos. En esa carpa te preguntan si traes PCR negativo. Si lo llevas, te mandan a una fila en la que revisan tu informe y, si todo está correcto, ya puedes salir y disfrutar de tus vacaciones. Si no lo llevas, te mandan a otra fila y te la hacen ellos de forma gratuita en el momento. Te piden 16 horas de cuarentena después del test hasta que te mandan los resultados. Si te vas a quedar más de 7 días, al sexto día de tu llegada te obligan a hacerte un segundo PCR en una clínica que está preparada para ello, te dan cita en el mismo momento de revisar tu informe. Ese día vas a la clínica, te hacen el test de nuevo gratuitamente y listo. Te avisan de los resultados en caso de ser positivo y tener que estar en cuarentena. A mí no me llevó más de media hora".

6. ILUSIÓN POR EL DESTINO

Sin olvidarnos de la emergencia sanitaria actual, es fundamental tener ilusión por viajar antes de echar a volar. "Cuando viajas, pueden pasar cosas como que no haga el tiempo que esperabas, esté cerrado lo que querías visitar… Son cosas que pueden pasar pero se sobrellevan si llevas la ilusión por la experiencia, buscas alternativas para que tu experiencia siga siendo tuya y solo tuya, y puedas volver a casa con un recuerdo que, tiempo después, te hará reír por fuera y sonreír por dentro", añade Elena. En cuanto al destino, la experta tiene claro que tiene que llamarte la atención. 

Sumergirse en el mundo es clave para el gran viajero.  | Elena García

7. OJITO CON EL TIEMPO

Calcular los tiempos es fundamental a la hora de viajar, sobre todo al coger un tren o un avión. Actualmente, hay que sumarle a ese tiempo unas horitas más. "Si vas a ir en avión, deber ir con algo más de tiempo de lo habitual, ya que el protocolo COVID hace que los controles, embarco y desembarco sean más lentos", nos cuenta Elena, quien también reflexiona sobre otro tipo de tiempo. La experta explica que mucha gente no viaja porque no encuentra el momento para dejarlo todo y lanzarse a la aventura, pero se puede viajar sin tener que abandonarlo todo. ¿La clave? Adaptar los viajes a las circunstancias de tu propia vida. Hay que integrar los viajes en tu agenda y reservar una parte del dinero para hacerlos. Solo así pasarás de soñar con viajar a hacerlo de verdad.

8. SUPERAR LA INCERTIDUMBRE DE VIAJAR SOLO

"La incertidumbre, mal gestionada, viene cuando la vocecilla que suena en nuestra cabeza nos dice cosas como: ¿y si pasa algo, qué hago yo estando sola? ¿y si me sale algo mal? ¿y si me pierdo? ¿y si no tengo nadie con quien hablar? ¿y si me aburro? ¿y si me agobio? Y está mal gestionada porque la incertidumbre es no saber lo que va a pasar, no que solo puedan pasar cosas malas. Y tendemos a plantearnos todos los escenarios negativos pero nunca los positivos: ¿y si me lo paso bien? ¿y si conozco gente nueva? ¿y si aprendo más de mí misma? La mayoría de las veces, lo que suele suceder es más cercano al escenario positivo que al negativo. Pero no nos vamos a engañar, viajando pueden pasar cosas, las mismas que pueden pasarte en tu día a día. Hazte esta pregunta: ¿en tu día a día serías capaz de gestionarlas por ti misma? Pues fuera también", concluye la experta.

Es imprescindible comprobar cuáles son las mejores épocas para cada destino, según la experta.  | Elena García

9. ¿QUÉ HACER CON LA SOLEDAD?

La respuesta es bien sencilla: la sensación de soledad no te la vas a quitar si viajas solo. "A veces la sentirás más y otras menos, pero está. Lo importante es dejar de verla como una enemiga y verla como una de tus compañeras de viaje", dice Elena, que ha viajado en multitud de ocasiones sola. Desactivar ese miedo a la soledad es fundamental para poder viajar solo. Además, hay que romper también la barrera de que viajar solo significa no tener amigos, estar triste o ser individualista. "A veces viajas solo porque quieres, otras porque no encuentras a nadie que te acompañe a ese viaje y tú quieres hacerlo, otras porque surge así. El caso es que la razón es tuya y solo tuya y no es motivo de juicio", sentencia Elena. 

10. UNA FORMA DE SUPERAR TU TIMIDEZ

¿Viajar solo siendo tan tímido? Sí, es recomendable, como dice la experta: "Si quieres disminuir tu timidez, no hay mejor máster que viajar solo. Por una simple razón: no te valen las excusas. No tienes más remedio que hablar, preguntar desde el simple hecho de dónde coger el metro, decirle a un taxista dónde llevarte o preguntar dónde está tu alojamiento". Si quieres practicar, Elena te recomienda ser viajero dentro de tu propia ciudad: "Que busquen un itinerario en su ciudad y prueben a hacerlo solo con dos recursos: un mapa en papel y preguntando a la gente. ¡Prohibido usar el móvil! Las personas son la mejor ayuda que vas a tener viajando. Les propondría que se organizaran sus propios retos como hablar al menos con una persona desconocida que esté tomando algo sola en un bar. Comer solo en algún sitio solo y entablar conversación con el camarero para pedirle recomendaciones". 

Elena ha visitado también las selvas de Lombok, en Indonesia. Y sus playas.  | Elena García

Como conclusión, Elena nos recomienda: "Es importante combatir los miedos irreales, que son aquellos fruto de nuestros pensamientos más catastrofistas. Y esto se combate con: concretar qué te da miedo, buscar tu motivación para superarlo, entrevistar a tu miedo con preguntas que te permitan conocerle, información veraz, una buena planificación y acción".