La Casa Vicens abre por primera vez al público

  El enclave, construido por Antonio Gaudí entre 1883 y 1885, son los inicios del Modernismo catalán.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: www.casavicens.org

La Casa Vicens es el primer encargo importante de Antonio Gaudí en Barcelona y abre sus puertas por primera vez en su historia al público tras haber sido residencia privada durante más de 130 años. Ubicada en el corazón de la Ciudad Condal, en el extremo oeste del barrio de Gràcia, la propiedad fue construida entre 1883 y 1885 y posee un insólito aroma oriental y mudéjar, cubierto de espectaculares baldosas verdes y blancas. Será a partir del 16 de noviembre cuando se pueda visitar -en forma de visita guiada- uno los edificios más representativos de Gaudí, el considerado como el preludio del Modernismo catalán.

Pol Viladoms

La propiedad, de cuatro plantas en las que destaca el ladrillo y la cerámica vidriada, se convertirá en una casa-museo de la mano de Joan Abellá, director del enclave y ex gerente del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. La visita estará limitada a 500 personas diarias (para evitar aglomeraciones) y tendrá una exposición permanente basada en tres bloques de contenido: la historia de la finca, la Casa Vicens como imprescindible manifiesto de la obra gaudiniana y el contexto social, cultural y artístico.

En un recorrido por la Casa Vicens, la primera obra maestra de Gaudí,  se podrán admirar los diferentes elementos naturales que integran tanto la fachada como el interior del conjunto arquitectónico y que tanto caracterizan a la obra del arquitecto catalán. Y es que a pesar de que su primera etapa fuera de un modernismo más ortodoxo, lo cierto es que aquí ya se intuye su estilo naturalista y orgánico presente en sus diseños, donde destaca una ornamentación a base de de frutos del bosque, hojas de margallón, claveles de colores y aves, entre otros.

Atendiendo a su nueva función museística y cultural, y con el objetivo de resolver la accesibilidad, se ha incorporado una moderna escalera y un ascensor, que vincula todas las plantas de la casa y llega hasta la cubierta. Cabe destacar que todas las reformas llevadas a cabo en la Casa Vicens tenían como fin recuperar a través de un trabajo riguroso y un proceso de restauración cuidadoso y meticuloso los espacios gaudinianos.

www.casavicens.org

Las entradas, ya disponibles en la página web de la Casa Vicens, se pueden obtener desde 16 euros e incluyen una visita guiada en catalán, castellano, inglés o francés.

Solo dos obras del célebre arquitecto modernista aún no son visibles en Barcelona: el colegio de las Teresiana y la Casa Calvet. Y es que la Casa Vicens, declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2005, es el octavo y último edificio barcelonés con este título en abrirse al público. Le preceden la Sagrada Familia, la casa Batlló, la Pedrera, el Parque Güell, el Palacio Güell, el Palacio de la Música y el Hospital de Sant Pau y Santa Creu.