El secreto mejor guardado de Asturias: la selva que nunca imaginaste que estaría en España

Entre los montes de Luarca-Valdés, un exuberante bosque selvático marca el transcurso del río Esva, iniciando un viaje único en el tiempo.

Asturias es uno de los lugares más privilegiados de España
Asturias es uno de los lugares más privilegiados de España / Istock / THEPALMER

En el corazón de Asturias, la espesa vegetación rodea un gran cañón vistiéndolo de la selva más inesperada. Nos encontramos en la comarca Vaqueira, en el occidente de Asturias, un rincón natural indómito regado por las aguas del río Esva y con fuertes huellas ancestrales .

El río veloz atraviesa los montes de Luarca-Valdés, perfilando uno de los paisajes más desconocidos de Asturias. Un espectacular entorno boscoso esculpido por la erosión del Esva, que dibuja sinuosas hoces en su descenso a la playa de Cueva, el largo arenal en el que, curiosamente, se dan cita el Paisaje Protegido del Esva y el Paisaje Protegida de la Costa Occidental

Los imponentes bosques de la Selva del Esva atravesada por las ruta de las Hoces del Esva

Los imponentes bosques de la Selva del Esva atravesada por las ruta de las Hoces del Esva

/ diegosanchez_turismoluarcavaldes

Esta reserva natural conforma uno de los mejores bosques de ribera de la península y da a conocer un horizonte salvaje e insólito que se aleja del territorio asturiano más popular, el de sus playas y acantilados bañados por el agitado Cantábrico. 

El nacimiento del Esva tiene su origen en la confluencia de los ríos Bárcena y Grande de Calleras, al norte del pueblo de Tineo. En el descenso hasta su desembocadura, va esbozando un relieve abrupto compuesto por cañones, colinas y meandros que le dan el nombre de "Ese"

Hórreo tradicional en el pueblo de Longrey

Hórreo tradicional en el pueblo de Longrey

/ diegosanchez_turismoluarcavaldes

Las frondosas laderas alcanzan los 400 metros de altura. En ellas se alzan esbeltos alisos de hasta 25 metros, que son los protagonistas de este paisaje detenido en el tiempo, donde tampoco faltan castaños, robles y hayas arropando algunos pueblos que aún conservan intactas sus costumbres y cultura. Hacer un alto en el camino para visitarlos y pegarse un festín gastronómico es degustar los mejores productos de temporada. 

Una ruta siguiendo el Esva

Una espectacular ruta panorámica recorre el territorio por carretera desde la localidad de Almuña, situada a tan solo dos kilómetros de la bonita villa marinera de Luarca. La carretera AS-351 zigzaguea por los pueblecitos de Aldín y Fontoria, entre los ríos Negro y Esva, asomándose a sus verdes valles poblados por pinos y eucaliptos. Por su parte, la N-634 acerca hasta Trevías y Brieves, con sus casas tradicionales de piedra.

Puente de estilo romano sobre el rio Esva en su paso por San Pedro de Paredes

Puente de estilo romano sobre el rio Esva en su paso por San Pedro de Paredes

/ diegosanchez_turismoluarcavaldes

Cruzando los montes de los vaqueiros de alzada, una tribu de pastores que habitaba estos prados cantábricos desde el siglo XV hasta hace tan solo unos 50 años, es posible palpar su folclore u cultura en aldeas de cuento escondidas en un laberinto de colinas.

El pueblo de Muñás da paso al valle de Paredes, el corazón del paisaje protegido de la Cuenca del Esva. Horadado por el río Esva, este valle situado a unos 25 kilómetros de la costa, cuenta con importantes vestigios, como dólmenes y menhires de más de 100.000 años de antigüedad o la iglesia románica de San Pedro, ubicada en el pueblo homónimo, donde probar el delicioso potaje de berzas con compango.

Vista aérea del Valle de Paredes

Vista aérea del Valle de Paredes

/ diegosanchez_turismoluarcavaldes

También conviene bajarse del coche y realizar un trekking para explorar esta desconocida y espectacular tierra en profundidad y disfrutar de la gran diversidad del ecosistema. La principal ruta de senderismo es la PR AS-1, que sigue parte del antiguo camino utilizado por los vaqueiros de alzada en un itinerario circular de 17,5 kilómetros. Da inicio en el Centro de Interpretación de las Hoces del Esva, en la aldea de Agüera, y alcanza Pena, Adradado y Relloso sumergiendo al senderista en un denso bosque atrapado entre cerros y entrelazado por riachuelos y arroyos. 

El Esva forma el estuario de la playa de Cueva donde confluye este Paisaje Protegido

El Esva forma el estuario de la playa de Cueva donde confluye este Paisaje Protegido

/ diegosanchez_turismoluarcavaldes

Helechos y alisos cubren la cuenca del Esva impidiendo penetrar la luz del sol. Junto a las ruinas de la antigua central eléctrica se encuentran algunas pozas donde chapotean nutrias, truchas y salmones. Tras, aproximadamente, cinco horas de caminata, aguarda el puente románico de Baulanga, que marca el final de la senda antes de llegar al pueblo de San Pedro de Paredes y seguir hasta Agüera.

Síguele la pista

  • Lo último