Asómate desde Tavertet a los riscos más impresionantes de Cataluña

Miradores espectaculares para pasar una jornada inolvidable

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: SylviePM / ISTOCK

A medio camino entre el emblemático macizo del Montseny y el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, aparecen la sierra de las Guillerías y el pantano de Sau, y frente a ellos, un pequeño pueblo llamado Tavertet ubicado dentro de los límites de la provincia de Barcelona, desde el que admirar algunas de las vistas más impresionantes de entre las que podemos contemplar en Cataluña.

Descubrimos esta localidad encaramada en un risco y su entorno espectacular.

Desde lo alto todo se entiende mejor

Tavertet es un núcleo rural de pequeñas dimensiones, muy poco poblado y, especialmente, elevado. Y decimos elevado a tenor de los doscientos metros de altura a los que se sitúa su conjunto de casas con respecto al fondo de un despeñadero por donde circula un río Ter que, en este punto, ejerce de nexo de unión entre los pantanos de Sau y Susqueda.

Mirador de Tavertet | Sergi Boixader / ISTOCK

La verticalidad y los amplios horizontes están garantizados, por lo que las vistas desde este precioso y peculiar lugar de la comarca de Osona son incuestionablemente impresionantes.

Al adentrarse por estas tierras a través de una curvilínea ruta ya intuimos que al coronar la parte más elevada nos espera un mundo que roza el cielo, bajo cuyos pies se extienden paisajes que confluyen en un todo de imagen perfecta.

Pueblo de Tavertet | Eloi_Omella / ISTOCK

Los miradores de Tavertet son la guinda del pastel, sin duda, pero no quita que las varias decenas de casas de piedra – algunas de las cuales remontan su origen al siglo XVII –, el suelo empedrado que las divide a los lados, en calles como la de Carrer del Mig, las flores omnipresentes o monumentos de vetusta apariencia y larga historia como la iglesia de origen románico de San Cristófol, conformen un conjunto de gran interés que, por sí solo, ya da por bien empleado el trayecto.

Tocar las nubes con los dedos: una ruta de altura por los Pirineos catalanes

Los riscos de Tavertet

El mirador de la localidad nos deja sin palabras. Ante nuestros ojos se abre una panorámica que pareciera no conocer límites, en la que los contrastes de tonalidades se muestran a ritmo de vértigo, en sentido literal. Se trata quizás de unas de las vistas más impresionantes de este tipo que podamos encontrar en Cataluña, y no es de extrañar, porque nos encontramos ante una serie de riscos que constituyen asimismo uno de los mejores ejemplos de todo su territorio.

Pueblo de Tavertet | JackF / ISTOCK

Frente a la acción inmemorial de los elementos tallando estos relieves verticales, los pantanos de Sau y Susqueda a nuestros pies y el Montseny a lo lejos, nos sentimos insignificantes, diminutos corpóreamente pero, eso sí, inmensos en nuestras sensaciones.

Estamos en los riscos de Tavertet, contemplando una enorme garganta en la que solo las masas de agua embalsadas en los pantanos separan la sierra de las Guillerías y sus bosques mediterráneos por un lado y la Collsacabra por el otro.

Pantano de Susqueda | Digoarpi / ISTOCK

Los imponentes escarpes que rodean esta área y sus paisajes formidables son el principal reclamo de una zona ideal para realizar rutas en las que las paradas coinciden con miradores espectaculares. 

Riscos, cuevas, saltos de agua, vestigios prehistóricos, vegetación… son muchos los alicientes que nos toparemos a lo largo de los circuitos diseñados para recorrer estos parajes.

Mirador de Tavertet | Instants / ISTOCK

Al mirador que lleva el mismo nombre del pueblo de Tavertet se unen más adelante, siguiendo el Carrer del Castell, los de Vilanova de Sau o el del Puig de la Força.

Mientras, en dirección contraria, tomando como punto de referencia el pueblo de Rupit, son parada imprescindible los miradores del Silenci y Rocallarga, regalándonos igualmente unas vistas de ensueño y haciéndonos entender la inmensidad del lugar en el que nos encontramos.