Riquewihr, el pueblo de cuento donde querría vivir Pumuky

Adéntrate en esta villa mágica de Alsacia

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Freeartist / ISTOCK

¿Quién no ha sentido alguna vez una atracción inmediata al ver una fotografía de alguna de las comunas de Alsacia, en Francia? Empezando por Estrasburgo, la capital de esta histórica región, adentrarse en esta estratégica franja europea situada en una encrucijada de países significa admirarse a cada paso.

Leonid Andronov / ISTOCK

Una pequeña región – la más pequeña de Francia – que, a pesar de formar parte de la conocida como «banana azul» - una gran aglomeración demográfica y económica que abarca desde Reino Unido hasta Italia -, ha sabido mantener todo su encanto y esencia para deleitarnos desde el primer momento en el que ponemos un pie en su territorio.

Riquewihr, la villa de cuento de Alsacia

Estrasburgo, Mulhouse o Colmar son indudablemente bellas y las más conocidas localidades de la región de Alsacia, pero la pequeña Riquewirh no se queda atrás. Aún con tan sólo 1100 habitantes es uno de los pueblos más bonitos de toda Francia y uno de los más visitados en comparación con su escasa población.

SisterF / ISTOCK

Los entramados de madera de sus casas y los adoquines de sus calles nos hacen recordar el típico estilo alsaciano, pero el coqueto y mágico casco urbano que descubrimos traspasando sus murallas nos transporta directamente a un mundo de cuento. Una red de estrechas calles adornadas por hechizantes edificios que parecieran sacados de las páginas de fantasía de un relato infantil, como si los habitantes de tan originales moradas fueran pequeños duendecillos dispuestos a invitarnos a adentrarnos en su pequeño universo.

VvoeVale / ISTOCK

Podríamos llegar a sospechar que, tras nuestros pasos por Riquewihr, nos persigue divertido el famoso duende de origen alemán Pumuky, invisible a nuestros ojos excepto para los de su viejo amigo el carpintero Eder, que se afana en su trabajo en alguna de las casas que dejamos a nuestros lados.

Xantana / ISTOCK

Un pueblo que emana de viñedos

El encanto de embrujo de Riquewihr no sólo procede de su fantástico universo de casas mágicas con entramados de madera y balcones adornados con miles de flores; lo que realmente hace de ella una localidad única es su situación en el fondo de una hondonada rodeada absolutamente de viñedos.

Studio-Annika / ISTOCK

En efecto, esta hermosa villa es una de las poblaciones vitivinícolas más carismáticas de Alsacia y se encuentra en pleno corazón de la ruta que ensalza las cualidades de este producto en la región.  Un pueblo apasionado del vino en el que podremos encontrar para amenizar nuestra visita un gran número de bodegas en las que vivir de cerca la larga tradición de Riquewihr en torno al vino – destacada ya desde el siglo XVI -.

SisterF / ISTOCK

Dejémonos embriagar pues por la extraordinaria belleza de todo el entorno y dispongámonos a recorrer las calles de la población para descubrir sus más recónditos y secretos rincones. La calle del General De Galle, que atraviesa prácticamente la localidad, constituye un magnífico recorrido en el que nos hartaremos de contemplar preciosas y antiguas casas, como la que se sitúa en el número 13, que tiene el honor de ser la más alta de las edificaciones con entramados de madera de toda Alsacia.

Freeartist / ISTOCK

Si dejarse perder por las calles de Riquewihr es una experiencia en la que perderemos la noción del tiempo, probemos a salir por alguna de las puertas de la muralla, como la que se abre bajo la más famosa torre de la villa, la «Torre Alta» (Le Dolder), un antiguo campanario del siglo XIII que cuenta con 25 metros de altura; una vez flanqueadas podremos admirar a lo largo de la muralla el curioso aprovechamiento de este muro que han hecho históricamente para construir las casas sobre ella, además de poder tener una vista general de los estupendos alrededores repletos de viñedos y las arboledas de los bosques que dan comienzo a Los Vosgos en la parte más occidental de Riquewihr.

vora / ISTOCK