Así será el rascacielos más grande del mundo: costará 1 billón de dólares y medirá 170 kilómetros

Medirá 170 kilómetros de largo y podrá alojar a más de 9 millones de personas en su interior. Así será el rascacielos más imponente del planeta, un deseo faraónico del heredero de Arabia Saudí.

Redacción Viajar
 | 
Foto: NEOM

El ser humano tiene la necesidad de superarse cada día, históricamente hemos construido edificios enormes que demostrasen la magnificencia de nuestras obras. Algunos pretendían tocar las estrellas con fines religiosos, otros para dejar constancia de las civilizaciones que vivieron en el lugar y, otros, para demostrarle al mundo su poder.

Render del interior de The Mirror Line
Render del interior de The Mirror Line | NEOM

Arabia Saudí quiere hacer lo mismo, y el claro ejemplo es el llamado ‘The Mirror Line’, un imponente rascacielos que medirá 170 km de largo y que tendrá más de 500 metros de altura. Pero todo tiene un precio. Este, concretamente, asciende hasta la cifra de 1.000.000.000 de dólares. O lo que es lo mismo: 1 billón de estos billetes.

The Mirror Line podría ser el lugar más futurista de todo el planeta
The Mirror Line podría ser el lugar más futurista de todo el planeta | NEOM

Un proyecto que, en un futuro lejano, podría equipararse a las grandes construcciones de nuestros antepasados, como las famosas Pirámides de Guiza o la extensa Gran Muralla China. Estos, de hecho, son los principales referentes de Mohamed bin Salmán, el príncipe heredero de Arabia Saudí que quiere una hazaña similar. Lo deja claro con sus declaraciones: “Quiero construir mis propias pirámides”, y eso ya nos da una idea de hasta donde puede llegar el proyecto.

Así será ‘The Mirror Line’

No hay un mejor escenario que el desierto para una construcción de este calibre. ¿El lugar elegido? El noreste de Arabia Saudí, salpicando las aguas del Mar Rojo y con unas impresionantes vistas del Golfo de Áqaba.

The Mirror Line, Arabia Saudí
Puerto de llegada del rascacielos The Mirror Line | NEOM

De hecho, es este golfo el que supondría el inicio de este imponente rascacielos horizontal que se extenderá más de 170 kilómetros y que estará unido a un nuevo aeropuerto futurista. Para que te hagas una idea: este rascacielos tendría un tamaño similar a viajar de Madrid a Salamanca en línea recta y tendría una altura superior al Empire State Building. ¿Su interior? Es tan grande que podría albergar en su interior un estadio de fútbol.

Las 10 playas que no te puedes perder si viajas al Algarve

Para su construcción, y tras los primeros planos, se pretende que este rascacielos cuente con dos bloques exteriores posicionándose como dos barreras que alberguen la vida en su interior. Es precisamente ahí donde habría edificios de viviendas, centros comerciales, jardines verticales y todo tipo de comodidades que les permitan aislarse del calor extremo que hace en el exterior (con una media de 39 grados durante las horas centrales del día).

Exterior de The Mirror Line, el rascacielos más imponente que tendrá Arabia Saudí
Exterior de The Mirror Line, el rascacielos más imponente que tendrá Arabia Saudí | NEOM

Pero no lo quieren hacer de cualquier forma… para la comodidad del interior se pretende que todos los sistemas sean completamente sostenibles gracias a la energía renovable, por lo que además de ser uno de los rascacielos más imponentes del planeta, también sería uno de los más sostenibles.

Y del nombre… su infraestructura. Hablamos de “The Mirror Line”. Traducido al español “la línea espejo”. Y es que las paredes de este larguísimo edificio estarían hechas para no afectar a la vida de los alrededores, siendo un auténtico espejo con el que poder seguir contemplando las vistas de este vasto desierto.

Zona exterior de The Mirror Line
Zona exterior de The Mirror Line | NEOM

Este proyecto, uno de los más ambiciosos de las últimas décadas, se consolida como el primer intento de construir una ciudad vertical. De hecho, si saliese adelante, sería un auténtico hito en la historia de la humanidad.

No es para menos… pues en su interior podrían vivir hasta 9 millones de personas, equiparable a la población de Londres o a casi tres veces las personas que viven en Madrid capital. Pero no todo queda ahí… se pretende que sea una ciudad en la que no haya ni coches ni carreteras, creando un complejo sistema de movilidad dentro del propio recinto.

Así podrían ser las estructuras de The Mirror Line, con un marcado carácter futurista
Así podrían ser las estructuras de The Mirror Line, con un marcado carácter futurista | NEOM

Para poder viajar fuera de este rascacielos el proyecto contempla un puerto en uno de los extremos, el más pegado al Golfo de Áqaba, y un aeropuerto al otro; permitiendo la movilidad internacional de sus habitantes.

El heredero de Arabia Saudí pretende que esté construido para 2030. Pero las visiones de los expertos en la materia aseguran que, como mínimo, se necesitarían 50 años para ver este proyecto hecho realidad. Un dato que, lejos de parecer excesivamente largo, no es nada en comparación a los 200 años que se tardó en construir la Gran Muralla China.

Eso sí… de momento es solo una idea faraónica que vuelve a poner de actualidad la necesidad de muchos países de construir lugares impresionantes, aunque imposibles.