Popayán, la ciudad blanca y colonial de Colombia

A tan solo una hora de avión desde Bogotá se encuentra una sabrosa ciudad célebre por su gastronomía y sus festejos de la Semana Santa.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Alexander Schimmeck

Colombia es un país maravilloso. ¿Sabías que es el segundo país más biodiverso del mundo? En su territorio se pueden encontrar variedad de climas, montañas, mar, selva... Todo lo necesario para hacer de éste un país vibrante y al que siempre apetece volver.

Hoy volamos hasta la ciudad de Popayán, una pequeña urbe, capital del departamento del Cauca. A tan solo una hora de vuelo desde Bogotá, nos espera un destino súper apetecible. ¿Las razones? Su gastronomía con sello propio y su fervor por una tradición que importaron los españoles, la Semana Santa.

Alexander Schimmeck

Antes de la llegada de los colonos, en Popayán habitaban tribus indígenas. La cuadrícula de la ciudad hoy responde a aquellos trazados rectangulares que se proyectaron en época colonial. ¿Su mayor particularidad? Que prácticamente todo el casco histórico está pintado de blanco, lo que hace que se distinga de otras semejantes.

Un precioso centro histórico

La zona más interesante de la ciudad se encuentra en el centro histórico. Allí conviene acercarse a conocer su famosa Torre del Reloj, construida entre 1673 y 1682 bajo la dirección del Obispo Cristóbal Bernardo de Quiroz. Lo que más llama la atención es su reloj, traído desde Londres. Más tarde, las pesas de plomo con las que funcionaba, fueron fundidas para alimentar los cañones de la libertad. No lejos de allí se alza la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de estilo neoclásico, que fue reconstruida tras el gran sismo de Popayán. Conviene acercarse a conocer otros hitos de la arquitectura de la ciudad como el puente del Humilladero, el Templo de San Francisco y el de Santo Domingo o el Teatro Municipal Valencia, uno de los pocos edificios pintados en color.

Alexander Schimmeck

 

En las afueras del centro histórico, se encuentra el Morro de Tulcán, una pequeña loma en forma de pirámide truncada coronada con una estatua ecuestre del conquistador Sebastián de Belalcázar. Desde allí arriba, las vistas de la ciudad son impresionantes. Si tienes tiempo, disfruta de un atardecer desde lo alto, pues dicen que en Popayán se dan unos de los atardeceres más hermosos del mundo. A los pies del cerro encontrarás el Rincón Payanés, conocido también como el 'Pueblito patojo' y es una réplica en miniatura de algunos de los edificios más importantes de Popayán.

Alexander Schimmeck

Famosa por su Semana Santa 

Como te contábamos, Popayán es famosa por su Semana Santa. Desde hace 462 años, los payaneses celebran procesiones de Semana Santa, reconocidas por la UNESCO desde 2009 como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Muchos de los pasos que salen en estas fechas pueden verse en la Casa de la Cultura, donde además podrás conocer más curiosidades sobre esta festividad, como algunos de sus participantes, diferentes a lo que vemos en España. Es el caso de las Sahumadoras, mujeres de entre 17 y 23 años que salen vestidas de ñapanga, portando en sus manos un pebetero con brasas de carbón adornado con flores, en homenaje al rendentor.

Alexander Schimmeck

Popayán, ciudad gastronómica

Otro de los grandes motivos por los que conocer Popayán es su gastronomía. En el año 2005 la UNESCO otorgó a la ciudad con el título de 'Ciudad Gastronómica', siendo la primera en esta categoría enmarcada dentro de la red de Ciudades Creativas. Desde hace 16 años la ciudad celebra un importante Congreso Gastronómico que reúne a los mejores chefs del panorama colombiano y acoge muestras de diferentes partes del país, así como la presencia de otros invitados del extranjero. Durante cuatro días se debate acerca del futuro de la gastronomía colombiana y de cómo ésta puede llegar a ser uno de los motores económicos de cara al exterior.

Viajar

Popayán es rica en cuanto a gastronomía propia. Suyas son las empanadas de pipián, un relleno hecho a base de papa colorada del Cauca, maní y achiote, la carantanta, un crujiente de maíz que se toma mojándolo en hogao, una salsa de tomate y cebolla, el salpicón de Baudilia, una bebida hecha a base de hielo, mora de Castilla, lulo y guanábana... Sin olvidarnos del helado de paila, los champús y los aplanchados. Popayán es una ciudad que ha sabido hacer que la gastronomía se convirtiera en uno de sus elementos vertebradores. ¿Quieres probar todas estas delicias? Los mejores lugares para hacerlo son Mora de Castilla, un establecimiento que sirve cocina tradicional, Qaray, un restaurante que dota de un punto de cocina de autor a los productos típicos de Popayán o Terra Inca, donde el chef Pablo Guzmán fusiona la cocina típica colombiana con toda la de Sudamérica.

En definitiva, Popayán bien merece la pena el desvío en tu próximo viaje a Colombia

// Outbrain