Oropesa del mar: calas salvajes y rutas por parajes naturales

El binomio descanso-deporte hace de Oropesa del Mar un destino paradisíaco en el que poder bañarse en pequeñas calas que combinan espacios naturales de arena y roca, perderse por sus senderos y descubrir nuevas experiencias sumergiéndose en sus cristalinas aguas.

Redacción Viajar
 | 
Foto: Toni Marín

Aguas cristalinas, arena fina y dorada y una gran diversidad de playas y calas forman los ingredientes indispensables para vivir un verano paradisíaco. Con 12 kilómetros de costa y siete playas, Oropesa del Mar se erige como uno de los destinos con más encanto para disfrutar de estas vacaciones. Y es que esta bella localidad mediterránea cuenta con cuatro playas de bandera azul (La Concha, Morro de Gos, Les Amplàries y Platgetes de Bellver) que se caracterizan por su accesibilidad y su arena fina y dorada.

Vicenfoto / ISTOCK

Calas de ensueño

Oropesa la Vella, una pequeña cala separada por un saliente rocoso que le confiere el encanto de cierta privacidad natural. Y protegida entre la colina en la que se ubican los vestigios del poblado ibérico y el puerto deportivo, se encuentra Cala Retor, la primera playa de la Comunitat Valenciana libre de humos.

Vicenfoto / ISTOCK

Y para todos aquellos que busquen un lugar más 'salvaje' y rocoso, su sitio es la Renegà. Esta cala acogedora está dividida por multitud de calas de arena y rocas esculpidas a golpe de mar y viento, con una vegetación enrevesada que las convierte en un lugar lleno de magia.

Vicenfoto / ISTOCK

Muchas de las actividades que pueden realizar tienen lugar en la Sierra de Oropesa, un majestuoso conjunto de montes con bellas panorámicas de los campos de naranjos, almendros y otros cultivos que se extienden alrededor de la localidad. Desde ella, enlazan varias rutas en las que descubrir otro de los parajes que linda con Oropesa del Mar: el Desert de les Palmes, un extenso parque natural que te regalará paisajes de bosque mediterráneo y panorámicas de postal.

weareadventurers / ISTOCK

Otro de los 'tesoros' del municipio es el monte Bovalar, que acaricia con belleza el mar y reposa junto al puerto deportivo. En él se encuentra El Mirador, desde el que se pueden contemplar las Islas Columbretes cuando el cielo está despejado.

Y para los aventureros, Oropesa del Mar ofrece kite-surf, paddle-surf, vela, paseos con motos acuáticas y clases de buceo y submarinismo.

aluxum / ISTOCK