Nuevas imágenes del mirador Summit One Vanderbilt de Manhattan: hoy se inaugura

Ha llegado el 21 de octubre y, con él, el día de apertura del mirador más vertiginoso de todo Manhattan. Hablamos del Summit One Vanderbilt, un mirador en el, por el momento, cuarto edificio más alto de Nueva York y que te presentábamos en VIAJAR hace unos meses

María Escribano
 | 
Foto: Summit One Vanderbilt

El mirador Summit One Vanderbilt cuenta con una terraza al aire libre con la pradera alpina urbana más alta del hemisferio occidental.

El viajero puede poner a prueba su vértigo de dos maneras: o bien colocándose en los sky boxes levitation, unas cajas de vidrio transparente que sobresalen del edificio y le permiten situarse a 324 metros (la altura de la Torre Eiffel) sobre Madison Avenue con el ajetreo y el bullicio de las calles de la ciudad directamente debajo de ellos; o bien subiendo en el ascensor de vidrio transparente Ascent, que le subirá a más de 364 metros, desde el nivel de la terraza hasta un costado del edificio.

Cajas transparentes en el Summit One Vanderbilt.  | Summit One Vanderbilt

TERRAZA CON VISTAS KILOMÉTRICAS

Terraza del Summit One Vanderbilt.  | Evan Joseph/Summit One Vanderbilt

Para destensar un poco está el salón y cafetería Après, conducido por el restaurador Danny Meyer, que ofrece comidas ligeras y tiene una carta de cócteles y ofrece un diseño nórdico de la mano de Snøhetta. Après es cubierto, pero el mirador también dispone de una terraza abierta, Summit, en los lados sur y oeste del rascacielos One Vanderbilt. Desde ella se puede disfrutar de unas vistas de hasta 128 kilómetros de distancia.

Vistas de Manhattan desde el Summit One Vanderbilt.  | Summit One Vanderbilt

EXPERIENCIA INMERSIVA

La inauguración del mirador Summit viene acompañada de una experiencia inmersiva llamada Air creada por Kenzo Digital. "A través de sus ilimitadas yuxtaposiciones de formas, Air te obliga a vivir en el momento presente: tranquilo, consciente y libre”, explican los organizadores sobre esta experiencia. La experiencia está situada en la planta 91 y consta de un juego de espejos que crean reflejos y que cambian según el tiempo que haga. Además, permiten interactuar al visitante.

Summit One Vanderbilt de noche.  | Summit One Vanderbilt

Las entradas parten de los 33,60 euros, pero si se quiere subir en el ascensor Ascent o incluir un cóctel en la visita, son más caras. Hay tarifas más baratas para los residentes neoyorquinos.

Últimas plantas del rascacielos One Vanderbilt. | Evan Joseph/Summit One Vanderbilt