Que no se te nuble la vista con Niebla, la desconocida villa medieval a orillas del río Tinto

Sus asombrosas murallas te están esperando

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: David Sanchez / ISTOCK

La provincia de Huelva es una gran desconocida más allá del Parque Nacional de Doñana o la Costa de la Luz, a pesar de albergar lugares espectaculares hacia el interior, no solo desde el punto de vista natural sino también en cuanto a sus poblaciones.

Precisamente una de ellas, la localidad de Niebla, es una villa medieval aún por descubrir turísticamente fuera de las fronteras de Andalucía. Un lugar milenario a orillas del río Tinto con el que te quedarás gratamente obnubilado.

Un conjunto patrimonial excepcional

No se oculta entre montañas ni en espacios recónditos de la geografía de Andalucía. A escasos veinticinco minutos por carretera de la capital onubense, Niebla es una pequeña localidad que se ubica sobre una elevación en mitad de una llanura por la que serpentea el famoso río Tinto.

Río Tinto | curtoicurto / ISTOCK

No llegan a cinco los miles de personas que se agrupan en el trazado urbano de esta villa milenaria que, a pesar de su escasa entidad poblacional actual, ha contado con un lugar muy relevante en la historia a lo largo del tiempo.

Por aquí han desfilado diferentes pueblos y culturas que han ido dejando su impronta conforme iban ocupando este punto estratégico, como bien delatan los diferentes nombres con los que se ha conocido con el transcurrir de los siglos.

Iglesia de San Martín | curtoicurto / ISTOCK

Levantada a orillas del río Tinto, que en otras épocas sirvió de vía de comunicación, Niebla ha sido objeto de conquistas foráneas en numerosas ocasiones, lo que denota una importancia que quizás no se ve reflejada en su justa medida en la actualidad, especialmente cuando se encuentra en un segundo plano turístico a pesar de constituir un Conjunto Monumental Histórico-Artístico desde 1982 y de contar con uno de los recintos amurallados más destacados y mejor conservados de toda Europa.

Almonaster la Real, nos adentramos en uno de los 'Pueblos más Bonitos de España'

Dos kilómetros de pura historia

Una de las mayores referencias de la villa de Niebla son las impresionantes murallas que rodean la población. Unos muros fortificados de origen almohade que suponen uno de los más antiguos del continente que aún se conservan. Decenas de torres aparecen a lo largo de su perímetro de dos kilómetros alcanzando una altura máxima de hasta dieciséis metros, al mismo tiempo que diferentes puertas monumentales dan la bienvenida con todos los honores a cualquier persona que se acerque a visitar la localidad. Las Puertas del Agua, del Buey, del Socorro, del Embarcadero y, sobre todo, la de Sevilla, son el acceso de una línea defensiva cuya tonalidad pareciera ligar a la perfección con las aguas calmas del río Tinto.

Murallas de Niebla | David Sanchez / ISTOCK

Los avatares de la historia, como las conquistas, el terremoto de Lisboa o, más recientemente, la invasión francesa durante la Guerra de la Independencia, fueron degradando este recinto amurallado que, sin embargo, ha sabido reponerse repetidas veces a estos acontecimientos.

Mientras, al atravesar estas puertas, intramuros nos espera un conjunto patrimonial que responde perfectamente a las múltiples fusiones de las culturas que se han instalado en su seno en uno u otro momento.

Por un lado, la insignia y monumento más reconocible de Niebla es su castillo, antiguo alcázar de la Casa de los Guzmanes, cuya planta cuadrangular con dos grandes patios es bien reconocible desde el aire. Procedente de la época de la Reconquista, cuenta con trazas de pueblos más antiguos que utilizaron este punto como ciudadela.

Castillo de Niebla | grahamheywood / ISTOCK

Hoy en día, sus dependencias y espacios son seguramente el punto más visitado de la ciudad y donde se llevan a cabo eventos tan reconocibles como el Festival de Teatro y Danza o la tradicional Feria de «Tosantos» durante las fechas que abarcan finales de octubre y principios de noviembre de cada año, sirviendo de base para las celebraciones de componente medieval como el mercado.

Iglesia Santa María de la Granada | curtoicurto / ISTOCK

Pero no es solo el castillo lo que llama la atención en Niebla. Qué decir también de la Iglesia de Santa María de la Granada, el segundo de los monumentos más importantes de los que podemos encontrar en la villa. Se trata de un magnífico edificio de origen visigodo que fue reconvertido en mezquita en el siglo IX para, más tarde, acabar por transformarse en una iglesia gótico-mudéjar que completa una obra marcada por la variedad de estilos.

Por otro lado, la iglesia de San Martín, un templo erigido sobre una sinagoga cuya portada y ábside fueron divididos en una solución urbanística peculiar.

Puente Romano | curtoicurto / ISTOCK

Y, ya fuera de las murallas, otro de los emblemas de Niebla es su reformado Puente Romano, cimentado sobre una antigua calzada de esta época que, salvando el río Tinto, forma una de las postales más bellas de esta población andaluza.