Madagascar, la isla de las extravagancias

Lánzate al descubrimiento de la gran isla roja

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: dennisvdw / ISTOCK

Madagascar es una de las islas más grandes del mundo – de un tamaño aproximado a la península ibérica - y, sin embargo, no es esta característica la que hace de ella un territorio singular del planeta.  Bañada por el Océano Índico y situada frente a las costas de Mozambique, en el sureste de África, su aislamiento con respecto a las tierras continentales ha provocado que se convierta en uno de los países más peculiares del mundo.

dennisvdw / ISTOCK

Un aislamiento que se originó hace 65 millones de años cuando Madagascar se separó del subcontinente indio después de haber formado parte, mucho tiempo atrás, del supercontinente Gondwana. Esta separación ha hecho que muchas de las especies naturales que podemos encontrar hoy en día en la isla sean endémicas – hasta un 80 %-, generando un universo único de especial rareza.

dennisvdw / ISTOCK

Una isla singular de pura extravagancia

Cuando Marco Polo reparó en la existencia de esta isla seguramente no imaginaba la cantidad de sorpresas que guardaba este territorio insular situado a más de 400 kilómetros del continente africano. Una de las particularidades más llamativas de Madagascar - además del intenso color rojo que muestra la tierra en muchas áreas - es el origen de los habitantes de la isla, africanos e indonesios al mismo tiempo, pues es de esta última región de donde procedían los primeros colonizadores de estas tierras.

guenterguni / ISTOCK

Anexionada por Francia en el siglo XIX, hasta 1960 no pasó a ser una isla independiente, por lo que el francés y el malgache – la lengua local – son los idiomas que predominan en el habla. Debido al ancestral aislamiento de la isla, tanto la fauna como la vegetación son realmente peculiares. Los exóticos lémures y los increíbles baobabs son los símbolos y señas de identidad de Madagascar, pero existen una infinidad de especies endémicas que sólo podremos encontrar en este lugar, en especial camaleones, una de las más abundantes.

Goddard_Photography / ISTOCK

Una isla que se ha convertido con el tiempo en un reducto de extravagancias naturales que ha imprimido el mismo carácter a sus habitantes, que tanto por su origen étnico como por algunas de sus tradiciones nos llamarán poderosamente la atención; justamente en relación con esas tradiciones, es posible que la más extraña de todas ellas sea la Famadihana, una antigua costumbre basada en la exhumación de los muertos para bailar con ellos en una curiosa procesión antes de ser devueltos de nuevo a sus fosas.

dennisvdw / ISTOCK

Una tierra llena de maravillas

Aunque el territorio de la gran isla destaca por encima de todo, son numerosas las pequeñas islas que la rodean y que pertenecen a Madagascar. La isla de Nosy Be y la de Sainte-Marie son las más famosas de todas ellas por sus paradisíacas playas, sus cristalinas aguas y los ricos fondos marinos – Madagascar cuenta con uno de los mayores arrecifes de coral del mundo -. No es de extrañar que ambas se hayan convertido, por tanto, en dos de los puntos turísticos más concurridos del país; en el caso de la Isla de Sainte-Marie contaremos con el atractivo añadido de los vestigios de la intensa presencia pirata en estas aguas.

jordieasy / ISTOCK

Otro de los grandes reclamos de Madagascar y uno de los puntos más demandados es la Avenida de los Baobabs, localizada junto a la población de Morondava, donde se forma un recóndito paisaje que protagoniza muchas de las postales de la isla. Si bien este es el punto más famoso, existen otros muchos lugares donde es posible admirar estos peculiares árboles, como en la Reserva Natural de Reniala, un ecosistema donde destaca una impresionante vegetación de espinosas y donde se lleva a cabo una encomiable labor de investigación y ecoturismo.

HomoCosmicos / ISTOCK

Cerca de la capital, Antananarivo, en la parte central de la isla, merece la pena hacer un tour por la región de Itasy; aunque es una de las más pobladas del país, representa una magnífica zona de lagos, cascadas, géiseres y paisajes realmente bellos. Aunque si hablamos de paisajes la referencia de Madagascar es el Parque Nacional Isalo, un paraíso de diversidad con múltiples ecosistemas.

dennisvdw / ISTOCK

Otro de los lugares imprescindibles es el Parque Nacional Tsingy de Bemaraha, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con el Gran Tsingy y el Pequeño Tsingy, unas formaciones geológicas excepcionales, producto de la erosión, que forman una panorámica única.

airspa / ISTOCK

Al margen de las maravillas naturales que atesora Madagascar, también existen lugares de gran interés en lo que se refiere a su patrimonio. El más especial e importante de todos ellos es la Colina Real de Ambohimanga, un sitio arqueológico de gran relevancia de la cultura malgache, declarado también Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.