Las sedes principales de los Juegos Olímpico Londres 2012

Una de las peculiaridades de Londres 2012 es que, aunque el epicentro de los Juegos será el Parque Olímpico de la capital británica, habrá también muchas pruebas deportivas repartidas por otros puntos de la ciudad, así como de Inglaterra, Escocia y Gales. Todos los recintos, clasificados por los deportes que albergarán, pueden consultarse en www.london2012.com/venues

Elena del Amo
 | 
Foto: Luis Davilla

Londres
El Parque Olímpico. Sus 2,5 kilómetros cuadrados ocupan una antaño degradada zona industrial de Strat-ford, al Este de la ciudad, sobre la que en los últimos meses se han ido levantando los edificios más señeros de estos Juegos: el Centro Acuático, diseñado por Zaha Hadid con una espectacular cubierta en forma de ola que será lo primero que admiren los visitantes al acceder al Parque; el Estadio Olímpico, con un aforo de 80.000 personas, en el que se desarrollarán las pruebas de atletismo y las ceremonias de inauguración y clausura, y el Velódromo, que, a pesar de haber ganado un prestigioso premio de arquitectura, ya ha sido rebautizado por los ingleses como The Pringle por su similitud con las famosas patatas fritas de esta marca. Junto a ellos también se alzan otras construcciones como el Water Polo Arena, el Basketball Arena, el Riverbank Arena -en el que se disputará el hockey-, el Copper Box -para balonmano y pentatlón moderno-, el BMX Track -sede de esta acrobática disciplina de bici que vuelve a ser olímpica tras estrenarse en Pekín-, así como la Villa Olímpica, en la que se alojarán los atletas, y The Orbit, una escultura no muy lograda de Anish Kapoor que desde lo alto de sus 115 metros ofrecerá a los visitantes unas vistas únicas del recinto con el skyline de Londres al fondo. Cada día entrarán al Parque más de 180.000 visitantes, que además podrán disfrutar de música en directo o las apariciones de las mascotas Wenlock y Mandeville.

Earl''s Court. El torneo de voleibol se disputará en este recinto, situado al Oeste de Londres, que ya se utilizó en las Olimpiadas de 1948 y en el que han actuado desde los Rolling Stones hasta Madonna. A solo dos pasos, los visitantes podrán hacer una incursión en los vecinos Victoria Albert Museum, el Museo de Historia Natural o el de la Ciencia, todos ellos entre las diez atracciones más visitadas de la capital inglesa.

ExCeL. Las cinco salas de este centro de convenciones y exposiciones de los muelles fluviales, o Docklands, albergarán pruebas de esgrima, boxeo, judo, tenis de mesa, taekwondo, halterofilia y lucha. Esta antigua zona portuaria cambió radicalmente de aspecto con el boom inmobiliario de las últimas décadas. Impresionantes los rascacielos de Canary Wharf y su oferta comercial.
Greenwich Park. El histórico parque del famoso meridiano, Patrimonio Mundial desde 1997, ha sido el elegido para las competiciones ecuestres y el pentatlón moderno. Una vez aquí no habrá que perderse la visita al Royal Observatory, las despampanantes vistas que despacha de la ciudad y, al final del día, una buena pinta en el carismático pub Trafalgar Tavern, que ya frecuentara Charles Dickens, de quien se conmemora este año el 200 aniversario de su nacimiento.

Hampton Court Palace. Las carreteras que rodean este palacio del distrito de Richmond upon Thames, al suroeste de Londres, verán sufrir a los ciclistas de ruta casi tanto como lo hicieran siglos atrás las desdichadas esposas de Enrique VIII, el más famoso morador de este soberbio edificio por el que pueden hacerse visitas con guías en trajes de época. Un plan muy apetecible, sobre todo para quienes viajen con niños.

Horse Guards Parade. La explanada donde cada mañana los turistas fotografían hasta la saciedad el cambio de guardia de la Caballería Real se cubrirá de arena para recibir los partidos de vóley-playa. A saber si los uniformados guardias, habitualmente impertérritos ante las numerosas bromas de los ocasionales paparazzi, perderán por una vez la compostura. Quince mil asientos provisionales permitirán contemplar los distintos encuentros a quienes dispongan de entrada, aunque el primer ministro podrá hacerlo desde su residencia, justo en frente. En las inmediaciones queda el mejor Londres a mano: de Westminster al parque de St. James, Buckingham Palace o Trafalgar Square y su fantástica National Gallery, de acceso gratuito todos los días del año.

Hyde Park. El triatlón será una de las pocas pruebas que podrán verse gratuitamente casi en la totalidad de su recorrido, que discurre por este inmenso y antiguo parque de la ciudad. En el lago The Serpentine también tendrán lugar las competiciones de natación en aguas abiertas. Para reponerse de los sofocos, conviene tomar un tentempié en los preciosos Serpentine Bar Kitchen o The Lido Café.

North Greenwich Arena. Construido para las celebraciones del año 2000 con el nombre de Millenium Dome (la Cúpula del Milenio), este recinto junto al Támesis, que albergará las pruebas de gimnasia artística, trampolín y algunos partidos de baloncesto, actualmente se llama The O2, aunque solo para los Juegos se ha rebautizado como North Greenwich Arena.

Wembley. Este mítico estadio del noroeste de Londres ha sido designado para acoger algunos partidos de fútbol, incluida la final, mientras que el Wembley Arena albergará las competiciones de bádminton y gimnasia rítmica. Quienes no hayan conseguido una entrada podrán, en cualquier otro momento del año, asistir en ellos a algún concierto, algún partido o, para los más forofos, realizar una visita guiada por estas instalaciones que son indisociables al universo del fútbol.

Wimbledon. ¿Para qué construir pistas de tenis nuevas teniendo el sancta sanctórum de Wimbledon al suroeste de Londres? Los partidos olímpicos se celebrarán apenas tres semanas después del mítico Grand Slam sobre hierba; todo un desafío para el All England Lawn Tennis Club, que tendrá que cambiar su césped en un tiempo récord con el fin de que los millones de espectadores reconozcan la impoluta imagen asociada a su nombre desde 1877. Incluso aunque uno no se encuentre entre los 30.000 afortunados que verán algún partido desde las gradas, el club abre todo el año a las visitas -salvo en los torneos y eventos especiales-, con los recorridos por sus pistas, su museo, su exposición de trofeos, las secuencias de los partidos más memorables y hasta el cine 200° que con sus efectos especiales pretende atrapar la ciencia del tenis. Y muy cerca, el Richmond Park y el Real Jardín Botánico de Kew Gardens, Patrimonio de la Humanidad.

Otras localizaciones
Eton Dorney. Apenas a 70 kilómetros al oeste de Londres, el lago Dorney oficiará como sede de las competiciones de remo y aguas tranquilas. Pertenece a Eton, el colegio más elitista del planeta, de cuyas aulas han salido a lo largo de sus seis siglos de historia canteras de príncipes, premios Nobel y dirigentes. David Cameron, el actual primer ministro británico y prototipo del etonian, entre ellos. La visita guiada por el colegio es tan obligada como la del Palacio de Windsor, una de las residencias oficiales de la reina, amén del castillo habitado más grande del mundo, que queda a tiro de piedra y atesora unas colecciones de arte para quitarse el sombrero. Durante los Juegos Olímpicos el palacio ampliará su horario desde las 10 a las 18.15 horas (la última entrada es a las 17 horas). Además, callejear por el pueblito de Windsor es toda una delicia.

Lee Valley White Water Centre. A unos 30 kilómetros del Parque Olímpico, este nuevo recinto situado en Hertfordshire será el escenario del piragüismo en la modalidad de eslalon. Fuera de los Juegos cualquier mortal puede acudir aquí a hacer rafting, kayak o canoa, e incluso tomar un curso para cualquier nivel.

Hadleigh Farm. Sus terrenos, pertenecientes al Ejército de Salvación, resultan perfectos para la práctica del ciclismo de montaña. En la campiña de Essex, a unos 60 kilómetros de Londres, esta granja y su Centro de Especies Raras abren al público entre los meses de abril y octubre. Los niños son sus visitantes favoritos.

Weymouth y Portland. Las competiciones olímpicas de vela se desarrollarán en la bahía de Weymouth y en el puerto de Portland, al suroeste de Inglaterra. Al margen de los Juegos aquí se realizan desde cursos hasta visitas. Además, se encuentran en la llamada Costa Jurásica, declarada Patrimonio Natural por la Unesco desde el año 2001. Los senderistas podrán recorrerla a través del South West Coast Path, que con sus más de mil kilómetros es la ruta a pie más larga del Reino Unido.

La maratón "monumental"
La maratón será una de las pocas pruebas que podrán ver todos los que acudan a Londres, ya que no es necesaria ninguna entrada. El recorrido arrancará en The Mall, a las puertas casi del Palacio de Buckingham, y verá desfilar a los corredores por una suculenta zona del Londres más monumental, como Westminster y el Big Ben, las orillas del Támesis, el centro financiero de la City, la catedral de St. Paul o la Torre de Londres. Se puede descargar la ruta en w www.london2012.com/venue/marathon. También en The Mall saldrán las pruebas de marcha y ciclismo en ruta.

Fútbol, también en Escocia y Gales
La final y algún que otro partido de la competición de fútbol se disputarán en Wembley, pero también en otros estadios repartidos por Inglaterra, Escocia y Gales. Entre ellos, el City of Coventry, en el que se disputarán una docena de partidos olímpicos; el estadio de Old Trafford, el mítico feudo del Manchester United desde comienzos del siglo XX; el St James'' Park del Newcastle United; el escocés Hampden Park, al sur de Glasgow, cuya reforma ha alcanzado la friolera de 70 millones de libras, y el Millennium Stadium de Cardiff, la capital de Gales. Quienes no asistan a los Juegos Olímpicos siempre podrán consolarse con una visita guiada por ellos en otro momento.

En clave de sostenibilidad
Desde novedosos diseños capaces de ahorrar luz o agua hasta el uso de materiales ecológicos, tecnologías bajas en carbono o el reciclaje del 97 por ciento de los residuos de construcción, todo ha tenido que contar con el visto bueno de la comisión que ha velado para que de Londres 2012 quede mucho más que los aplausos y las gestas deportivas. La promesa de despachar los Juegos Olímpicos más sostenibles de la historia fue una de las piedras angulares que sustentaron su candidatura. Fieles a este argumento, instalaciones ya existentes como Wimbledon, Wembley y tantas otras se incluyeron como sedes. Además, para la construcción del nuevo Parque Olímpico se optó por Newham, una de las zonas más pobres y deprimidas de la ciudad, cuyos habitantes han tenido prioridad para trabajar en su construcción. Tras los Juegos, estos ciudadanos londinenses disfrutarán también de un barrio renovado con mejor transporte, centros culturales, deportivos y de ocio en que se transformarán los hitos del Parque, así como viviendas a precios asumibles en que se convertirán los casi 3.000 apartamentos de la Villa Olímpica edificada para alojar a los atletas. Según los organizadores, tres cuartas partes de cada libra invertida en el Parque servirán para regenerar esta zona del Este de Londres que, tras los Juegos Olímpicos, dará un salto en el tiempo de 50 años.