Más allá de los JJOO: Japón a través del objetivo de Javier Aranburu

El fotógrafo recorrió el país con su cámara durante tres meses, logrando imágenes bellísimas y al mismo tiempo de gran valor documental para entender cómo funciona, se mueve y respira el País del Sol Naciente

Redacción Viajar
 | 
Foto: Javier Aranburu ©

Javier Aranburu es de los últimos fotógrafos que retrataron Fukushima antes del desastre de la planta nuclear. No solo sus bellos rincones, sino su festival de samuráis, donde parecen resucitar los legendarios guerreros nipones.

El artista se fue a Japón en 2010 y pasó tres meses fotografiando todos sus recovecos: desde la faceta más tradicional del país hasta su lado más urbano, moderno y desconcertante. Desde el monte Fuji hasta el templo de Nikkō, pasando por el colorido y frenético enjambre tokiota. “Japón es un país único para un fotógrafo”, explica Aranburu, "sus contrastes entre modernidad y tradición difícilmente los encuentras en otro lugar. No fui con nada premeditado, prefería moverme sin rumbo fijo con los cinco sentidos activados y dispuesto a sorprenderte, siempre con la cámara lista”

Sobre Javier Aranburu

Las fotografías de este reportaje las firma Javier Aranburu, un fotógrafo polifacético con amplia trayectoria profesional. Es el autor del libro "Retrato de Madrid" editado por Anaya, ha realizado exposiciones individuales en PhotoEspaña, el Ateneo de Madrid o el Instituto Cervantes de Pekín y recibido numerosos reconocimientos como el LUX de Oro o la Mención de Honor en el International Photography Awards en los Ángeles.

Para conocer más la obra de Aranburu se puede visitar su Galería de Fotografía situada en el madrileño barrio de Chamberí en la calle Guzmán el Bueno 63, en donde tiene un apartado especial sobre Japón. También en su web.