Gastronomía ibérica en Extremadura

Tayo Acuña
 | 
Foto: Tayo Acuña

En las dehesas extremeñas, ni es oro todo lo que reluce ni son auténticos "patas negras" todos los cochinos. El cerdo ibérico puro es de cara y patas afiladas, de porte y andares elegantes, muy bien adaptado al pastoreo y capaz de transformar la bellota en grasa e infiltrarla en los músculos (veteado del jamón), bajo la piel (tocino) y entre los músculos (manteca).