'La Casa de papel' ¿Dónde están los molinos de la icónica escena de la 4ª temporada?

Localizamos y nos introducimos en el escenario de una de las escenas más significativas e icónicas de esta nueva temporada

Lucía Martín García
 | 
Foto: Netflix

La Casa de Papel ha estrenado hace menos de una semana su cuarta temporada, y suponemos que ya hace días que habrás terminado de verla. Nosotros también. Por eso, hemos decidido ir más allá y localizar alguno de los escenarios más llamativos donde se han rodado algunas secuencias de esta parte. 

Contemplar como El Profesor, acompañado de su fiel amigo y guardián Marsella, surcan en moto las tierras manchegas para adentrarse en la capital sin ser descubiertos por la policía, nos dejó atónitos. Y es por eso que no hemos parado hasta encontrar ese lugar. Los Molinos de Viento de Consuegra, han sido el escenario elegido para esta intensa secuencia, que sin ninguna duda, es un homenaje, en versión moderna, de nuestro querido Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza. 

Netflix

Por si nos quedaba alguna duda, Turismo de Consuegra, lo ha confirmado en su cuenta de Twitter, mostrando, con un vídeo, las ganas que tienen de que que todos veamos uno de los mejores escenarios donde se ha rodado esta serie de éxito internacional. 

Sin duda, el escenario que han elegido los creadores de La Casa de Papel, nos otorga a los espectadores unos planos espectaculares, donde podemos contemplar los Molinos de Viento de Consuegra perfectamente alineados. Un paisaje sin igual, al que cuando podamos, no dudaremos en acudir. 

Netflix

Gigantes en el horizonte de La Mancha

Este lugar, considerado de interés histórico es un sello de identidad del horizonte de La Mancha. Estos gigantes molinos, apuntando constantemente con sus aspas al cielo, se sitúan en el denominado «cerro Calderico», en el municipio español de Consuegra, en la provincia de Toledo. Este grupo de molinos, es famoso por ser uno de los más amplios conjuntos de La Mancha y también uno de los mejor conservados. 

Freeartist / ISTOCK

Estos molinos de viento, fueron declarados en el año 2008 Bien de Interés Cultural, y desde ese momento, se han convertido, sin duda alguna en uno de los reclamos turísticos más importantes de la comarca. Fueron construidos a finales del siglo XVIII, y durante la primera mitad del siglo XIX, su misión principal era moler el grano de trigo para fabricar harina. 

Fueron trece los molinos que se levantaron, pero actualmente, solo son doce los que se mantienen, y cinco de ellos conservan la maquinaria original.

 

Mira los outfits más atrevidos y económicos con nuestro código descuento Shein