Así es Busójárás, el festival de Hungría que marca el inicio de la primavera

El Festival de Busójárás, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, que se celebrará del próximo 24 de febrero al 1 de marzo, es una de las costumbres más representativas de la región de Mohács, en Hungría.

Redacción Viajar
 | 
Foto: juhaszbalazs.com

Hungría tiene una larga tradición de ahuyentar el invierno y marcar el comienzo de la primavera, y hay muchas costumbres y creencias asociadas con esta tradición. Una de las más importantes y conocidas es el festival de Busójárás, un acontecimiento muy señalado en el calendario húngaro, que regresa de manera presencial del próximo 24 de febrero al 1 de marzo.

juhaszbalazs.com

“Busójárás”, que en húngaro significa "caminata de los Busó", es una celebración de los Šokci (croatas) del pueblo de Mohács, al sur de Hungría, que se lleva a cabo al final del carnaval, finalizando el día antes del Miércoles de Ceniza. En este festival, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2009, participan principalmente hombres, que se visten con grandes mantos de lana, pantalones rellenos de paja, cuernos, un cinturón con campanas de vaca y se hacen llamar “los Busó”: un ser monstruoso con mascara de madera. Las mujeres se caracterizan de “Szépbusók”, que se traduce como “Busós Bonitos". Su tarea guiar y coordinar a los Busós, que a menudo no pueden ver muy bien fuera de su máscara.

juhaszbalazs.com

Originalmente, estos grupos iban ruidosamente de casa en casa y recibían regalos de comida y bebida de los residentes a cambio de sus deseos de buena fortuna y sus rituales para ahuyentar el invierno. Hoy en día, su procesión se ha convertido en un evento multitudinario, que llena la ciudad de música folclórica, baile de máscaras y desfiles.

juhaszbalazs.com

Las celebraciones dan comienzo un jueves, cuando estos personajes tan característicos cruzan el Danubio y se dirigen al centro de la ciudad haciendo mucho ruido en carruajes de caballos y a pie. Le sigue el Kisfarsang (pequeño carnaval) el Viernes de Carnaval, siendo esta la celebración principal. En estos días, los eventos se centran en la plaza Széchenyi en Mohács, con multitud de efectos audiovisuales, conciertos, concursos y programas para todas las edades.

juhaszbalazs.com

El Domingo de Carnaval llega el momento del encendido de la fogata, y el martes siguiente (la última noche del festival) incluso queman un ataúd, que representa el fin del invierno y el inicio de la primavera.

La máxima expresión artística de esta festividad son las máscaras, a menudo elaboradas a mano por talladores profesionales, aunque algunos creen que un verdadero Busó debe tallarse la suya propia. Estas son preservadas por grupos autónomos y pasan a las nuevas generaciones. La verdadera tradición de Busó exige que la cara y la identidad de uno permanezcan ocultas, algunas personas incluso cambian regularmente de máscara para mantener su identidad en secreto durante toda la festividad.