Recorremos Piotrkowska de punta a punta, la calle más larga de todo Polonia

Esta travesía semi peatonal de más de 4 kilómetros tiene palacios, arquitectura industrial y se ha convertido en foco de la modernidad con galerías de arte, bares y restaurantes de moda

Revista VIAJAR
 | 
Foto: Artur Bogacki / ISTOCK

La calle Piotrkowska, también llamada Bigel o Pietryna, está en  Łódź, una ciudad a 121 kilómetros al suroeste de Varsovia, y es la más larga de Polonia: tiene 4,2 kilómetros. A su alrededor se agrupan edificios históricos residenciales e industriales del siglo XIX y principios del XX. El clásico centro de la ciudad con un mercado y tiendas nunca ha existido como tal en Łódź. La calle Piotrkowska ha asumido ese papel con el tiempo.

La parte norte del tramo entre la Plaza de la Ciudad Vieja y la Nueva (hoy calle Nowomiejska) comenzó a llamarse calle Piotrkowska alrededor de 1815. La primera placa con su nombre fue clavada en 1823. Cinco años después, el nombre se confirmó y marcó oficialmente en el mapa. Hoy, la calle que va meridionalmente desde la Plaza de la Libertad (Plac Wolności) hasta la Plaza de la Independencia (Plac Niepodległości) es el corazón comercial y cultural de la ciudad, y es el lugar de encuentro favorito para los residentes de Łódź y los turistas. Aquí se celebran festivales, conciertos, y hasta eventos deportivos.

MichalLudwiczak / ISTOCK

Esta es una ciudad de larga tradición textil, y los primeros tejedores se establecieron en Piotrowska en 1923. Aquí se crearon numerosas manufacturas de tejidos de algodón, lana y lino, que exportaban sus productos a Rusia y China. Entre otros, en 1837, la planta de tejido de algodón White Factory es uno de los monumentos más grandes de la arquitectura industrial en Polonia, y ahora, sede del Museo Central de Textiles.

Muchas acciones pioneras en la historia de la ciudad están relacionadas con la calle Piotrkowska. Fue aquí donde se levantó la primera casa de ladrillos en el número 243 en 1835. En 1869 se instaló iluminación de gas por primera vez. En 1876 se colocó el primer pavimento de piedra, los llamados adoquines, a lo largo de toda la calle, y en 1898 el primer tranvía eléctrico recorrió este tramo.

Velishchuk / ISTOCK

La calle Piotrkowska era una dirección prestigiosa, las parcelas eran mucho más caras aquí que en las afueras. Esto resultó en la gran densidad de villas y palacios de empresarios de la ciudad, casas de vecindad y edificios públicos en varios estilos arquitectónicos. En 1900, el Art Nouveau comenzó a dominar el arte y la arquitectura, Si bien en los años de la posguerra se demolieron muchas casas del siglo XIX y se eliminaron los elementos decorativos que se desmoronaban de las fachadas. 

La transformación

La situación cambió después de 1990, cuando por iniciativa del arquitecto de la ciudad, Marek Janik, miembro del grupo artístico Łódź Kaliska, se estableció la Fundación de la calle Piotrkowska. Su principal objetivo era revitalizarla preservando su patrimonio histórico y cultural y transformándola en una zona peatonal. La revitalización se llevó a cabo en 1990-1997 y 2012-2014.

MichalLudwiczak / ISTOCK

Como resultado, aparecieron conjuntos decorativos y farolas de estilo modernista en algunos tramos de la calle. Las viviendas y palacios, en los que se abrían restaurantes, cafés, pubs y tiendas, volvieron a la vida. Inicialmente se renovaron principalmente fachadas, pero con el tiempo las obras de restauración comenzaron a llegar a los patios y anexos. A la fundación también se le ocurrió la idea de un Monumento único a los ciudadanos de Łódź en el cambio de milenio, creado por los residentes de la ciudad. Consta de cerca de 17.000 adoquines con planchas de hierro fundido en las que están grabados los nombres de los fundadores. Están montados en el pavimento de la calle Piotrkowska entre las calles Tuwim y Nawrot.

Polonia en verano: un destino (muy) playero por descubrir

Las fuentes de agua potable en forma de columnas de granito con esculturas de niños y peces fueron idea de la Compañía de Agua y Alcantarillado en Łódź. Los instigadores de esta iniciativa son dos artistas locales, Magdalena Walczak y Marcin Mielczarek.

MichalLudwiczak / ISTOCK

Pero sobre todo, esta calle se ha convertido en una médula espinal de modernidad no ya de la ciudad, sino de todo Polonia. En sus patios y zonas adyacentes se han transformado antiguas naves industriales en centros de pura creatividad. Es el caso de Off Piotrkowska, un lugar único ubicado en las instalaciones de una antigua fábrica y un centro de cultura alternativa en continuo desarrollo que alberga empresas creativas y artes, incluidos los bares de moda, restaurantes y estudios de diseño.

Wierzchu / ISTOCK

Desde finales de la década de 1990, por iniciativa del animador cultural Marcel Szytenchelm, la calle Piotrkowska ha sido decorada con esculturas de bronce al aire libre que conmemoran a personalidades famosas asociadas con la ciudad. Forman la llamada Galería de Grandes Personajes de Łódź, e incluyen el Banco de Tuwim, el Piano de Rubinstein o el Cofre de Reymont.

La Avenida de las Estrellas se inspiró en el Paseo de la Fama de Hollywood y se extiende desde la Calle 6 de Agosto y el Pasaje Rubinstein, y está dedicada a actores, directores, escenógrafos y camarógrafos (Łódź es el hogar de la famosa escuela de cine). 

Caminando por la calle Piotrkowska, vale la pena visitar varios museos. En el Museo de Farmacia (Plan Wolności 2), se recreó el interior de una farmacia de finales del siglo XIX y principios del XX con su sala de hierbas, su biblioteca y su salón. Incluye muebles antiguos de botica, instrumentos para la producción de medicamentos y vasijas para almacenarlos, así como balanzas de farmacia y laboratorio, morteros de hierro fundido y porcelana.

MichalLudwiczak / ISTOCK

El mencionado Museo Central de Textiles (calle Piotrkowska 282) en la White Factory de Ludwik Geyer presenta materias primas, técnicas y tecnologías textiles y tejidos acabados, y mucho más. También organiza la Trienal Internacional de Tapices, la exposición más antigua y más grande de textiles artísticos contemporáneos del mundo.

No es toda peatonal… pero casi

La calle Piotrkowska no es una zona peatonal, sino una calle con tráfico limitado. La forma más agradable y pintoresca de recorrerla es en un rickshaw. Estos carros de dos ruedas tirados por una persona no solo son una atracción turística, sino que también cumplen una función práctica como medio de transporte público. Provistos de techos y cubiertas contra el viento, recorren la calle Piotrkowska durante todo el año. En 2015, la calle Piotrkowska fue declarada monumento histórico.