Tres sitios de España, entre los 100 más importantes del patrimonio geológico mundial

Han sido elegidos en la primera lista de los 100 lugares más importantes del patrimonio geológico mundial, elaborada por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: encrier / ISTOCK

Recientemente, la Unión Internacional de Ciencias Geológicas ha elegido, después de una larga selección, la primera lista de los 100 lugares más importantes del patrimonio geológico mundial.

Más de 200 especialistas de casi 40 países y 10 organizaciones internacionales han participado desde 2021 en este proceso para elegir aquellos sitios excepcionales que destacan por encima de todos por su gran valor, con el fin de colaborar en su preservación.

Una selecta lista – que incluye lugares tan conocidos como el Gran Cañón o Yellostone - en la que han sido incluidas tres candidaturas españolas, reconociéndose su relevancia internacional. Tres maravillas de la naturaleza y del patrimonio geológico que tienen todo el atractivo para una visita turística.

El Flysch de Zumaia, País Vasco

La sección estratigráfica de Zumaia es uno de los afloramientos de sedimentos más visibles, continuos y relevantes del mundo, que se traduce paisajísticamente en una espectacular formación de capas de roca, llamadas “flysch”, que abarcan 60 millones de la historia de la Tierra. Trece kilómetros de acantilados que no dejan de asombrar por su belleza a quien se acerca a este punto para conocerlos, más allá de su importancia geológica internacional.

Flysch de Zumaia
Flysch de Zumaia | Eloi_Omella / ISTOCK

Además de la sección de Zumaia, el llamado “flysch negro”, en Mutriku, es uno de los lugares del mundo más destacado en cuanto a la presencia de amonites gigantes, los increíbles fósiles de moluscos extintos hace decenas de millones de años.

Ubicado en la costa occidental de Guipúzcoa, el flysch pertenece al Geoparque de la Costa Vasca, un espacio protegido comprendido entre los municipios de Deba, Mutriku y Zumaia, que fue declarado Geoparque Mundial de la Unesco en 2015.

La Caldera de Taburiente, Islas Canarias

La isla de La Palma, en Canarias, se ha vuelto, desde septiembre de 2021, un foco mundial debido a la erupción volcánica iniciada en el paraje de Cabeza de Vaca, dentro del Parque Natural de Cumbre Vieja.

Pero antes de la erupción, el punto indiscutible de mayor atracción de la isla era la Caldera de Taburiente, un relieve producto de la actividad volcánica que representa el registro más completo de la evolución de una isla oceánica con este tipo de génesis, habiendo contribuido decisivamente al desarrollo de las teorías científicas de vulcanología desde el siglo XIX.

Caldera de Taburiente, Islas Canarias
Caldera de Taburiente, Islas Canarias | cinoby / ISTOCK

Sus ocho kilómetros de diámetro en el cráter y el kilómetro y medio de profundidad, recubierto de pino canario, es una joya de la naturaleza protegida por la figura de Parque Nacional – uno de los primeros creados en España – y reconocida por la Unesco como Reserva de la Biosfera.

Los 2426 metros del Roque de los Muchachos, del cerco rocoso que rodea el cráter, es simplemente impresionante. Gracias a miradores como el de La Cumbrecita podemos admirar en todo su esplendor la magnitud de este lugar sin parangón de la “Isla Bonita”.

Las minas de Almadén, Castilla-La Mancha

La provincia de Ciudad Real cuenta con un lugar excepcional dentro de sus límites territoriales. Hablamos de las minas de cinabrio - de donde se obtiene el mercurio - de Almadén, una localidad que atesora un legado que se remonta dos mil años en el tiempo.

Un legado reconocido como el depósito de mercurio más grande de la Tierra y las minas productivas más antiguas del planeta cuya actividad se ha mantenido ininterrumpidamente, desde el siglo III a.C., cuando fueron explotadas por los romanos, hasta casi nuestros días.

Minas de Almadén | Raimundo Pastor

Las características geológicas excepcionales de este enclave, del que ha salido una tercera parte de toda la producción mundial de mercurio de la historia, le han valido para ser reconocido en 2012 como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Abierta la mina hoy en día al público, el complejo comprende, además de la explotación propiamente dicha, un centro de interpretación y un museo.