Supervivencia básica: ¿Qué hacer si te encuentras con un oso?

No es extraño encontrárselos en algunos bosques de España: consejos para que tu paseo por la naturaleza no acabe pareciéndose a una película de miedo.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: xalanx

Hace unos años, el escritor Manuel Astur contaba que una mañana salió en albornoz al porque de entrada de su casita de campo, no muy lejos de Picos de Europa, y cuando levantó la mirada de su taza de café se encontró a un oso pardo mirándole fijamente. Si bien se quedó congelado, con toda la entereza que pudo reunir se dio media vuelta y, paso a paso, volvió a entrar en su casa, cerrando suavemente la puerta tras de sí. 

Es una historia real, y puede llegar a ser mucho más común de lo que piensas. Y más si tu pasión por la naturaleza te ha llevado hasta Asturias, en la que se estima que hay más de 200 ejemplares de osos.

Hace tan sólo unos años pocas personas podían presumir de haber visto un oso en libertad, pero en la actualidad los osos pardos son avistados con regularidad en las montañas asturianas porque su población se ha triplicado en las últimas décadas. Tanto que se han habilitado rutas para el avistamiento de esos mamíferos omnívoros, sobre todo en el occidente asturiano y más concretamente en el Parque Natural de Somiedo.

ABBPhoto / ISTOCK

Aunque también los podemos encontrar en Castilla y León, donde se estima que hay entorno a 40 ejemplares; o en Navarra, donde se contabilizan alrededor de 50.

Ahora imagina que estás dando un paseo tranquilo por el verde y frondoso Parque Natural de Somiedo, o por cualquier otro, y que de repente te encuentras a uno de estos osos. ¿Cómo reaccionarias? ¿Correr o quedarse quieto? ¿Cómo podemos salvar la situación sin que el oso llegue a atacarnos?

Tenemos la respuesta a todas tus preguntas gracias a En el peor de los casos (Libros Cúpula), un libro que ha arrasado en Estados Unidos  (en la lista de los más leídos del New York Times) o, más bien, un manual de supervivencia para situaciones límite escrito por Joshua Piven & David Borgenicht.

Llamazares / ISTOCK

Un obra que recoge las opiniones de más de 70 expertos y que nos dan la solución definitiva a muchas situaciones de la vida que de entrada parecen descacharrantes, pero son más habituales de lo que pensamos, como la de cómo escapar de un oso y de que nos ataque. 

Cuatro situaciones clave

Para los autores de este libro hay cuatro situaciones que debemos tener en cuenta antes, durante y después de encontrarnos con un oso en plena naturaleza. 

1. Cómo evitar un ataque

Mejor prevenir, que curar. Y es por eso que debemos tener en cuenta ciertas cosas para poder evitar, a toda costa, encontrarnos o tener problema con alguno de estos animales que, principalmente, van en busca de comida. El autor dice que hay que tener en cuenta que es mejor reducir o eliminar, en la medida de lo posible, cualquier olor de comida en ti, de tu vehículo y de tu ropa; dormir, o pasear, con la misma ropa con la que se cocina. Y aconseja guardar la comida en compartimentos estancos para que los osos no puedan percibir el olor. Y por supuesto, que se te quite de la cabeza la idea de acumular la basura.

anzeletti / ISTOCK

También hay que tener en cuenta que los osos siempre son una amenaza, pero lo son más cuando las madres intentan proteger a los oseznos, cuando están en busca de comida humana por acostumbrados a ella y cuando los osos están defendiéndose de una presa reciente.

2. Qué hacer si ves un oso

Lo más importante cuando andamos por la naturaleza es que el oso no nos encuentre de imprevisto. Para ello es importante asegurarse de que nuestra presencia se hace notar: hablando alto, aplaudiendo, cantando o incluso gritándole. O lo que es lo mismo, hagas lo que hagas asegúrate de que se te oye y evita sorprenderlos de repente.

No hay una distancia segura a la que puedas ver un oso, no hay un mínimo que garantice que vayas a estar a salvo. Pero el consejo general es que cuanto más lejos, mejor. 

Bobbushphoto / ISTOCK

Si resulta que te encuentras a un oso cuando vas con el coche, uno de los peores errores que puedes cometer es salir de el. A pesar de que el oso pueda pegar zarpazos a tu vehículo siempre es mejor quedarse en el interior y mantener todas las puertas cerradas y selladas. Además... se recomienda que si vas con una mascota es fundamental llevarla a atada, porque puede provocar que lleve al oso hacia donde os encontréis.

3. Cómo prevenir un ataque

Hay dos cosas completamente vitales para prevenir el ataque de un oso. como quedarse quieto (¡nada de de correr!), de pie y en un lugar neutral. Ni te agaches, ni te muevas, simplemente quédate como una estatua. Mientras estás en esa posición es muy importante que no apartes la mirada en ningún momento del oso.

Demuéstrale que no eres una amenaza: en esta ocasión deberás hablar en un tono calmado, ya que estos animales tienden a pensar que los humanos los van a atacar. Lo más importante es demostrarle que nosotros no vamos a hacerles nada.

USO / ISTOCK

4. Qué hacer si el oso ataca

Es, sin duda, el peor escenario al que nos podemos enfrentar al encontrarnos con un oso. Pero hay algunas cosas que puedes hacer si llegas a esta situación límite. Debes saber que los osos, muchas veces, pueden fingir que te van a atacar, corriendo hacia ti para después pararse de repente y recular. Según señalan los expertos y autores del libro es un tipo de conducta frecuente entre estos mamíferos.

GarysFRP / ISTOCK

Si el oso te ataca debes estar preparado, pero jamás te anticipes a un posible ataque, porque puede ser mucho peor. En el caso de que ya te haya atacado solo hay dos cosas que puedas hacer para ahuyentarlo, por crueles que parezcan:

Una vez que te haya atacado, devuélvele el golpe con lo que puedas o encuentres en ese momento. Los puntos débiles de estos animales se encuentran en el hocico y en los ojos, los dos únicos lugares a los que puedes recurrir para intentar salvarte, eso es, donde le moleste y termine marchándose.