Samantha Vallejo-Nágera, empresaria de hostelería

Empresaria de hostelería, trotamundos y jurado de "Masterchef". Esta podría ser la tarjeta de presentación de Samantha Vallejo-Nágera, madre de familia numerosa que no se cansa de viajar por el mundo, sola o en familia. A sus 48 años, le gustaría disponer de tiempo suficiente para recorrer los numerosos lugares que tiene marcados en su agenda. Prefiere los viajes de aventura y conocer la vida cotidiana de los países que visita.

Javier del Castillo
 | 
Foto: Victoria Iglesias

Termina de grabar una tanda de programas de MasterChef y coge un vuelo para pasar el fin de semana en su refugio de Menorca. Disfruta buscando destinos para sorprenderse y descubrir nuevas aventuras. Samantha ha tenido la suerte de viajar por el mundo desde niña, pero sigue soñando con atardeceres africanos, con un próximo viaje a Vietnam y con el despertar en una playa de Filipinas.

¿Cuál fue el viaje más especial que recuerda de su infancia?

Un viaje a Disney, en los años 70, con mi padre y mis hermanos. Yo tendría apenas nueve años y aquello me pareció algo increíble. Alquilamos en Orlando un coche americano, de esos largos, y estuvimos una semana disfrutando de aquellas piscinas y toboganes maravillosos, tomando coca-colas y yendo a una escuela de circo. El gran viaje de mi infancia se llama Disney.

¿Y cómo se llama el gran viaje de su vida?

Se llama India. Es un país que me tiene poseída y al que quiero volver pronto. Hay pobreza, pero me encanta su visión de la vida. También me sorprendió un montón Perú. Me gustó mucho más de lo que pensaba. Ahora quiero viajar a Bolivia y Ecuador. Voy a conocer a tope América Latina. En México he estado ya varias veces, pero me apetece volver para realizar un gran viaje por la tradición, la artesanía y las costumbres mexicanas.

Samantha Vallejo-Nágera en Tokio. | Samantha Vallejo-Nágera

¿Son compatibles la aventura y el turismo organizado?

Yo hago más aventura que turismo. Odio ir con un plan establecido. Prefiero investigar la realidad social y la cultura de los pueblos. Me gustan los mercados, las ferias, la gastronomía… Soy más de lo cutre que de lo sofisticado. Hace poco estuve en Japón y me pareció que estaba todo demasiado pintado.

Si tiene que elegir entre visitar un monumento o un mercado, ¿por qué se decanta?

Yo soy más de mercados que de museos, aunque pueda parecer una burrada decir esto. En Tokio me levantaba a las cuatro de la mañana para ver la subasta del atún. Igual que me he ido al mercado central de Lima para ver la descarga de mercancías. Puedo tirarme seis horas viendo la cara de los vendedores y la comida que preparan. Me muero por eso.

Samantha Vallejo-Nágera en Letonia. | Samantha Vallejo-Nágera

¿Los españoles viajamos con criterio?

Yo creo que viajamos de manera compulsiva. Recuerdo cuando la gente no iba a Nueva York y ahora todo el mundo ha ido... Se han popularizado los viajes, y eso está muy bien.

Sin embargo, sería bueno conocer primero España.

Creo que hay que alternar. En España este año fui a la fiesta del Corpus Christi de Lagartera (Toledo) y lloré de emoción. ¡Qué maravilla de tradición! Hay que viajar, hay que ser curiosos. Yo soy mucho más de investigar que de estar en la tumbona. Me gustan los destinos de cocoteros, pero con un poquito de aventura.

¿Se imaginaba que conocería mejor los rincones de España gracias a las giras de "MasterChef"?

Ja, ja. Cuando veía a Juan Echanove e Imanol Arias en Un país para comérselo me daban mucha envidia. Ahora me ha tocado a mí la lotería. Es una maravilla que te reciban con tanto cariño.

¿Esa popularidad no dificulta sus movimientos?

En España la gente te para, pero fuera puedes viajar tranquila. Incluso te hace ilusión que te reconozcan en Perú o en Tokio.

¿Podría recordarnos algunos de sus viajes más recientes?

Este año he viajado a Japón, Maldivas, Riviera Maya, Letonia... Y el año anterior estuve en Perú.

Samantha Vallejo-Nágera en Maldivas. | Samantha Vallejo-Nágera

¿A qué sitio de los citados no le importaría volver?

Quiero volver a la India y vuelvo de vez en cuando a Nueva York porque me encanta. En noviembre haré un viaje por África, que me apetece muchísimo. Hay mil sitios por descubrir.

Cuéntenos alguna historia vivida en sus desplazamientos.

En la India alquilamos un coche en Goa con la idea de llegar a Kerala, pero no lo conseguimos. Nos íbamos parando cada cinco minutos en un sitio. Veíamos un río o un cartel y nos íbamos para allá. Nos fuimos enrollando y cuando nos quisimos dar cuenta ya teníamos que volver para España. Me encanta dejarme llevar por el destino. Es una maravilla viajar así.

¿Le gusta adquirir recuerdos de los lugares que visita?

Mi casa es un museo de recuerdos de viajes. Tengo hasta un altarcito donde voy poniendo las figuras religiosas de cada país. También tengo una amplia colección de sombreros y de bolsos. El cuarto de casa donde trabajo se ha convertido en un museo.

¿Qué país dispone de la mejor cocina?

La cocina tailandesa me encanta. Y la cocina de la India también. Casi más que la japonesa. Pero cuando estoy en Estados Unidos digo: quiero volver a comer a mi casa. El secreto está en seguir cocinando en las casas.

Samantha Vallejo-Nágera en Perú | Samantha Vallejo-Nágera

¿Hasta qué punto influye en el éxito de un viaje saber elegir bien la compañía?

Es algo fundamental. Yo viajé en una ocasión a Cuba, no iba acompañada por la persona adecuada y me traje un mal recuerdo de la isla caribeña. Quiero volver porque sé que me va a encantar. En un viaje te pasan cosas; no todo es siempre positivo. 

¿Qué no le puede faltar en una maleta?

Ropa cómoda. Y llevo siempre una maleta vacía para traer cosas.

¿En qué ciudad de fuera de España le gustaría vivir?

Estaría entre Bangkok, Bombay y Nueva York. París me vuelve loca, Roma me gusta mucho, Tel Aviv me encanta, Estambul me parece otra maravilla…

¿Un paisaje que le haya dejado huella?

El desierto, cuando lo vi por primera vez, me pareció espectacular. Pero todos los sitios tienen su encanto. Me gusta mucho La Toscana y podría darle una lista de cien sitios más.