Nace el Observatorio Viajar de Turismo Responsable y Sostenible

Aunque llevamos comprometidos con la sostenibilidad en los viajes hace años, a partir de ahora incidiremos aún más en estos temas con la creación de este observatorio. Y hoy lo estrenamos con los ecosistemas del mes. 

Álvaro Planchuelo
 | 
Foto: Nastco / ISTOCK

El despliegue de las campañas de vacunación va a permitir en breve que el turismo comience a vislumbrar un futuro sin barreras o, al menos, con muchas menos restricciones. Dentro de muy poco las fronteras comenzarán a abrirse. Volveremos a viajar con las mismas posibilidades y por las mismas razones que viajábamos antes: conocer gentes, relatos, lugares, descubrir qué hay al otro lado del mar o más allá de la montaña, recuperar viejas, queridas emociones, reencontrarnos con nosotros mismos, nuestra familia, nuestros amigos, sentirnos vivos, descansar, aprender, también soñar. Hasta podremos volver a saludar, abrazar y sonreír como lo hacíamos antes.

Eso sí, habrá cambios. A punto de publicar su número 500 —el próximo mes de mayo—, VIAJAR quiere sumarse a la nueva manera con que los buenos viajeros van a mirar, respetar y querer los viajes a partir de ahora y con ese fin estrena este mes el Observatorio VIAJAR de Turismo Responsable y Sostenible, coordinado por el arquitecto Álvaro Planchuelo, presidente de la Asociación Española de Ecoturismo Activo. A partir de este número, contamos con una mirada experta que nos ayudará a conocer mejor prácticas definidas por un propósito común: el cuidado de nuestro precioso hábitat, por cuyo futuro estamos cada vez más preocupados. Una iniciativa guiada por una palabra ya indispensable en nuestro entorno viajero: sostenibilidad, un término que solo tiene sentido si va acompañado de su reverso, el que nos obliga a todos: responsabilidad.

Con la ayuda de este Observatorio, y con la ayuda también de los lectores que nos envían sus propuestas a través de las redes sociales de la revista, comenzamos desde ya a mirar un calendario que promete la pronta recuperación de los viajes. Un calendario nuevamente luminoso, recuperado, que inauguramos también, si se me permite, con un consejo: póngale fecha, cuanto antes, a su viaje más deseado. No sabemos con exactitud cómo serán los próximos años, pero no parece una buena idea aplazar una sola aventura para las siguientes décadas.

Mariano López, director de la revista VIAJAR.

ECOSISTEMA DEL MES

Ríos y riberas

En el mes de Abril el agua se convierte en la protagonista del paisaje. El deshielo de las cumbres nevadas y las primeras lluvias primaverales hacen brotar la vida en los campos y en la riberas de los ríos Ibéricos.

Abril es un mes tradicionalmente de agua. Después de los duros inviernos continentales con nieve e intenso frío, la primavera nos trae un tiempo más suave con lluvias intermitentes. Es un buen momento para visitar nuestros ríos, tanto en sus cabeceras como en los tramos medios y en las desembocaduras. Empezamos nuestro viaje por la futura Reserva de la Biosfera de la Ribeira Sacra, región gallega entre Lugo y Orense configurada por los cañones de los ríos Miño y Sil. Toda esta zona interior de Galicia ofrece un mundo rural en crecimiento con casas a la venta en pueblos muy interesantes. La zona está repleta de alojamientos sostenibles con mucho encanto, como el hotel Casa de Caldelas.

D.R.

En el mundo urbano, los ríos configuran las ciudades y se convierten en lugares para el diseño del paisaje y la jardinería lúdica. Un buen ejemplo es Madrid Río, que ha cambiado totalmente el aspecto de la capital. También los ríos se utilizan como lugares estratégicos, como las hoces del Júcar en el caso de Cuenca, y para jardines históricos, como los de Aranjuez en el Tajo declarados Patrimonio de la Humanidad. Otra ciudad donde el río tiene un protagonismo central es Zaragoza con el Ebro. Allí se encuentra el Acuario Fluvial con la colección de especies de río más importante de Europa y en el centro se puede visitar el Palacio de la Aljafería, maravillosa obra de los reinos de taifas del siglo XI.

El río Ebro a su paso por Zaragoza | Philiphotographer / ISTOCK

Cerca se encuentra el monte Moncayo, lugar tradicional del buen comer serrano. Terminamos nuestro viaje recordando la Agenda Viajar 2030, que recorre los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y su relación con el turismo.

RESERVAS DE LA BIOSFERA

Galicia Interior: Ribeira Sacra

Candidata a reserva de la biosfera y patrimonio de la humanidad

Ribeira Sacra es sin duda uno de los destinos de moda. Con sus dos candidaturas recientes a Patrimonio de la Humanidad y a Reserva de la Biosfera, bajo el nombre de Ribeira Sacra y Sierras de O Courel y O Oribio, la Unesco resolverá este año 2021 su inclusión en esta selecta lista. Y desde luego que la nominación es del todo merecida. Geográficamente se configura por los cañones que forman los ríos Miño y Sil en las provincias de Lugo y Orense con paisajes espectaculares que se observan desde distintos miradores distribuidos por los dos ríos, entre los que destacan el Mirador de Cabezoás en el Sil o el del Cabo do Mundo en el Miño muy cerca del interesante Ecomuseo Pazo de Arxeriz.

La Ribeira Sacra, candidata a Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad | Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

Todo ello rodeado de unos bosques de robles y árboles frondosos de lo mejor de Galicia y con muchas rutas y senderos señalizados, como el agradable paseo por la pasarela del río Mao en Parada de Sil. También hay rincones fluviales de ensueño en la playa fluvial de A Cova en Belesar y paseos en catamarán por los cañones.

Vista de la Ribeira Sacra, en Galicia | Micalitus / ISTOCK

Culturalmente la zona es un remanso de paz y espiritualidad con una red de monasterios medievales del mejor románico posible, principalmente en Santo Estevo de Ribas de Sil, excelente parador de turismo, el cenobio de San Pedro de Rocas o el Monasterio de Santa Cristina. Y todo ello acompañado con un excelente vino con denominación de origen que se cultiva desde tiempos de los romanos en las inclinadas laderas de los cañones en forma de terrazas, lo que le ha originado el bonito nombre de viticultura heroica. No hay que dejar la zona sin visitar su capital Monforte de Lemos, con un buen parador y un interesante conjunto monumental.

Santo Estevo de Ribas de Sil, uno de los paradores mas bonitos de la Ribeira Sacra | Joaquin Ossorio-Castillo / ISTOCK

CIUDADES VERDES

Madrid Río: Renaturalizando el Manzanares

Madrid Río es un buen ejemplo de cómo la renaturalización de un río puede cambiar completamente una ciudad. Partiendo de una zona ambientalmente muy deteriorada, se ha conseguido recuperar la naturaleza en ambas riberas y aumentar la biodiversidad de manera sorprendente. El conjunto es un espacio lúdico que combina zonas al aire libre, como la Playa de Madrid Río, el Salón de Pinos o la Explanada del Puente del Rey, con elementos arquitectónicos destacables y espacios culturales o sociales.

Vista de Madrid río, un espacio verde en pleno corazón de la capital madrileña | albertogardin / ISTOCK

Su prolongación hacia el sur se realizó mediante el Parque Lineal del Manzanares, con actuaciones tan singulares como la Caja Mágica o la escultura llamada la Dama del Manzanares. Actualmente está prevista una nueva prolongación dentro del proyecto del Bosque Metropolitano de Madrid, lo que convertirá el río en un eje vertebrador y ecológico de la ciudad que comunicará la Sierra de Guadarrama y el Monte del Pardo con los humedales del sur.

Vista de Madrid río, concretamente el puente ubicado en Arganzuela | slowcentury / ISTOCK

ECOTURISMO CONTRA LA POBREZA

Agenda 2030. Basado en la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y la puesta en valor de la cultura y el patrimonio, este nuevo turismo está originando oportunidades de desarrollo en zonas apartadas y con pocos recursos, principalmente en los sectores menos favorecidos como los jóvenes y la mujer.

Desde el año 2015, la ONU, en una de sus actuaciones más brillantes, nos ha dejado una guía de cómo afrontar el futuro para conseguir un mundo mejor en el año 2030. Se adoptaron 17 objetivos globales para el desarrollo sostenible (ODS) con la misión de erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos. Al conjunto de acciones para llevar a cabo todo ello se le ha llamado la Agenda 2030. Cada objetivo tiene metas específicas, hasta un total de 169, que deben alcanzarse en ese año.

Campamento Badian, en Senegal | D.R.

El mundo en su conjunto está haciendo un gran esfuerzo por divulgar su contenido generando una toma de consciencia global, indispensable para su cumplimiento en el plazo previsto. Es indudable que los viajes y el turismo tienen mucha influencia en la agenda, como así lo acredita la Organización Mundial del Turismo (OMT), por lo que parece muy interesante exponer muy brevemente cada uno de estos objetivos y su repercusión en este sector.

El objetivo global número 1, el fin de la pobreza, es un objetivo prioritario para la humanidad desde tiempos remotos. Parece que por fin se afronta de forma decidida y unificada o al menos existe esa intención. Los viajes, y como consecuencia el turismo, son fundamentales en el desarrollo económico de los países, aunque ya sabemos que mal enfocados se convierten en un potente destructor de la identidad de los pueblos y su patrimonio. Pero bien enfocados, con lo que se ha llamado turismo sostenible, minimizan el impacto sobre el medio ambiente, ponen en valor la cultura y contribuyen a generar ingresos y empleo para la población local.

De este nuevo concepto surgieron el ecoturismo, el turismo de naturaleza, el solidario, el inclusivo… todos ellos diferentes al turismo tradicional o de masas. Poco a poco este nuevo concepto más ético y sostenible va ganando terreno y está consiguiendo generar empleo y desarrollo mediante emprendimientos sencillos en lugares muy apartados de África, Centroamérica y Asia, actuando principalmente en los sectores menos favorecidos como los jóvenes y la mujer.