Templos, tumbas y sarcófagos: los nuevos hallazgos de Saqqara, antigua capital de Egipto

La misión de exploración ha encontrado restos arqueológicos de 3.000 años de antigüedad

Beatriz Pérez
 | 
Foto: KHALED DESOUKI / GETTY

Un templo funerario, 52 tumbas y cientos de ataúdes son algunos de los recientes descubrimientos hallados en Saqqara, un yacimiento arqueológico que en su día fue la necrópolis principal de Menfis, la capital del antiguo Egipto. El valor de estos hallazgos es extraordinario, y es que según sus descubridores “van a reescribir la historia de la región”.

El yacimiento de Saqqara se encuentra a 30 kilómetros de la ciudad de El Cairo, junto a la pirámide del faraón Teti, el primer rey de la Sexta Dinastía del Antiguo Reino. Así, el principal descubrimiento ha sido una nueva cámara del templo funerario de su mujer, la reina Nearit. Adjuntos a esta construcción, también se han encontrado tres almacenes usados para guardar provisiones, ofrendas y herramientas.

KHALED DESOUKI / GETTY

Asimismo, destaca el hallazgo de un total de 52 tumbas en pozos de entre diez y doce metros de profundidad. Y en su interior, se han encontrado cientos de ataúdes que datan del Imperio Nuevo, es decir, con 3.000 años de antigüedad. Estos féretros fueron construidos en madera y con la clásica apariencia antropomorfa, y su superficie fue decorada con escenas de los dioses veneraban durante el período así como extractos del Libro de los Muertos para ayudar al difunto a transitar por el viaje del otro mundo.

KHALED DESOUKI / GETTY

Este descubrimiento ha confirmado la existencia en la zona de muchos talleres que producían estos ataúdes, así como talleres de momificación. Además, dentro de los pozos se han descubierto una gran cantidad de piezas arqueológicas como estatuas de deidades como el dios Osiris y Ptah-Soker-Osiris, mascaras funerarias y un papiro de cuatro metros de longitud y un metro de ancho con escrituras del Libro de los Muertos.

KHALED DESOUKI / GETTY

Incluso, con la excavación se ha encontrado un lujoso santuario que alcanza una profundidad de 24 metros, aunque el equipo aún continúa trabajando en este foso para encontrar la cámara sepulcral con la que estaría conectado.

La misión de exploración ha sido liderada por el célebre arqueólogo Zahi Hawass, que ha señalado que estos descubrimientos “reescribirán la historia de Saqqara durante el Imperio Nuevo”, y espera que la zona se convierta en un importante destino cultural y turístico.