'Lezo': un cómic para viajar a la mayor batalla de Cartagena de Indias

El cómic ideado por Ángel Miranda está batiendo récords de ventas. Cuenta la gesta de Blas de Lezo, que defendió Cartagena de Indias con solo seis barcos, frente a los 200 de los ingleses

Luis Meyer
 | 
Foto:

Muchos guionistas de cómic se han devanado los sesos en ese siglo y el pasado para idear héroes y superhéroes ficticios, con superpoderes imposibles y personalidades cautivadoras. Pero a veces, basta con echar un vistazo a la Historia, con mayúscula, para encontrar personajes apasionantes que tuvieron una vida real e hicieron gestas increíbles dignas de ser contadas… Y dibujadas. 

Ángel Miranda se encontró con las heroicidades de Blas de Lezo, el almirante guipuzcoano que en 1741 defendió Cartagena de Indias con tan solo seis barcos, frente al ataque de Edward Vernon, que llegó con 200 navíos. Y decidió trasladar este episodio al cómic, con toda su épica, pero al mismo tiempo con un detalle y un realismo abrumadores. 

No piense el lector que alumbrar un cómic como Lezo fue un camino fácil, por el hecho que que su gesta ya estuviera contada en los libros de historia. Para empezar, Miranda siguió el camino contrario al del resto de guionistas a la hora de concebir una suerte de superhéroe: porque Lezo no solo carecía de superpoderes, sino que también carecía de un ojo y una pierna, perdidas en batallas anteriores. Pero lo que hizo en Cartagena de Indias con tan solo seis barcos hace que los Batman y Spiderman de turno parezcan héroes amateurs a su lado. 

La obra presenta un acabado gráfico espectacular de la mano de Guillermo Mogorrón (dibujante habitual de Marvel y DC), junto a Miguel Ángel Abad en el color. Está sustentada por la fórmula establecida por Ángel Miranda (guionista y artífice del proyecto) y Ramón Vega (documentalista), que mezcla una narrativa trepidante y un trabajo de investigación concienzudo. Esta receta dio sus primeros pasos en el cómic histórico ‘Espadas del fin del mundo’ con grandes resultados. Cada diálogo, cañonazo y detalle gráfico responde a una exhaustiva investigación, por lo que el lector tiene la certeza de que todo sucedió tal y  como se cuenta, al tiempo que disfruta de una obra cargada de acción y personajes memorables.

A lo largo de 80 páginas discurren combates navales, asedios, escaramuzas en la jungla y toda una serie de disputas internas en ambos bandos que incentivan la tensión dramática. Las viñetas están cargadas de detalles de época y muestran cómo se vivió el conflicto tanto en los barcos ingleses como en los navíos, fortalezas y calles de Cartagena de Indias. Al final del cómic, 16 páginas de documentación ahondan en el trasfondo histórico de la batalla. Hoy, Lezo, un proyecto levantado sin una gran editorial detrás, solo por ‘crowdfunding’ es el cómic más vendido en Amazon España. 

Conversamos con Ángel Miranda sobre estas páginas que nos hacen viajar, como pocas, a otros lugares y tiempos lejanos. 


¿Qué te atrajo de Blas de Lezo?

Es oro puro narrativamente. Fíjate que con muchas partes de su historia tenía que pararme y decir: “a ver que no parezca demasiado fantasmada la realidad”.

Nos traslada a la Cartagena de Indias de la época y a otros lugares que están perfectamente representados, pero no tienen nada que ver con lo que son hoy. ¿Cómo se lleva a cabo una labor de documentación tan exhaustiva?

Si lo quieres hacer bien es una locura, al final esto es la evolución de lo que hice con el cómic anterior que también era histórico. Empecé yo a pelo toda la parte de guion y todas las referencias gráficas, y era un cristo. Yo soy aficionado a la historia pero no soy ningún experto. Me comía muchas, muchas horas de buscar siendo alguien que no se dedica a ello y nunca tenía la certeza al cien por cien de no estar cometiendo alguna metedura de pata. Entonces a la mitad del otro cómic, acabó contactando conmigoRamón Vega, el historiador, que también es aficionado a los cómics y documentalista. En Lezo él ha estado desde el principio, es un autor más, nos ha facilitado todas las referencias con total seguridad, datos, detalles y anécdotas necesarias para guion donde nosotros no llegaríamos. Es un desahogo, él nos pone todas las referencias y nosotros las usamos como consideramos, para hacer la trama del guion o para hacer el plano de la escena. Aparte de darnos seguridad, nos proporciona cosas que para nosotros serían inaccesibles. 

En la parte visual, este cómic impresiona mucho.

Es un salto respecto al anterior, Guillermo, el dibujante, ha estado trabajando muchos años para Marvel y eso se nota en muchas cosas, desde el acabado final hasta cómo fluyen las escenas de acción y los tipos de plano. Se nota que estamos hablando de un dibujante de primera. 

¿Qué ha cambiado en la Cartagena de Indias de hace casi tres siglos, que hoy conocemos como destino turístico y habitual?

Ha cambiado hasta el punto geográfico: como se cuenta en el cómic, hay una bahía en la que ellos no pueden acceder nada mas que por el estrecho. Ahora mismo esto no podría ser, se ha erosionado una barrera de coral y pasaría cualquiera con toda la flota mucho más fácil. No tiene nada que ver con una ciudad de antaño. Ramón buscó el contacto de gente que nos ayudara, como por ejemplo algún botánico, para conocer la naturaleza de esa época. Nos surgió la duda de si las casas tenían ventanas en ese momento y nos dijo que no, que había una especie de barrotes de madera ornamentados, que salen en el cómic. Al final todo es recurrir al experto en cada materia si quieres hacerlo perfecto. 


Nos hemos quedado con ganas de más. La segunda parte, ¿para cuando?

Estamos empezando con ello y planificando, y la idea es ponernos del tirón, pero ni idea de cuándo estará. No va a haber parón pero con calma.