Las librerías se rinden al magnetismo chino

La Exposición Universal de Shanghái no ha hecho sino confirmar el creciente impacto de China en todo el mundo. Por tal motivo, las librerías están repletas de novedades que analizan las contradicciones de este país fascinante.

Pablo Fernández

Entre el 1 de mayo y el 31 de octubre de este año, Shanghái acoge la Expo 2010, un acontecimiento económico y cultural que ha multiplicado si cabe los atractivos turísticos del país asiático. En la última década, China se ha convertido en un motivo de fascinación para Occidente. El auge económico ha propiciado un mayor interés hacia su historia y cultura, convirtiendo al gigante asiático en un destino turístico de primera magnitud. El mercado editorial español no es ajeno a este fenómeno y la presencia de obras sobre China es cada vez más frecuente en las librerías.

Su complejidad es difícilmente abarcable en un solo libro. No obstante, el lector interesado en hacerse una idea de conjunto debe consultar China. País por descubrir. Introducción a la historia, sociedad y cultura china, escrito por Jin Bo. Esta obra parte de la premisa de que el diálogo entre China y Occidente es necesario para el desarrollo del resto del mundo. Esta introducción repasa de una forma breve el devenir de una civilización con más de 5.000 años de antigüedad y que actualmente puja por convertirse en la primera potencia mundial.

La periodista china, exiliada en Londres, Xin Ran da una visión más agridulce en Generación Mao. Este ensayo refleja la historia de China desde la revolución de Mao Zedong hasta nuestros días, a través de personas anónimas. Durante veinte años, la autora viajó por todo el país entrevistándose con taxistas, pequeños artesanos, policías, artistas, curanderos... Una visión inédita y esclarecedora que normalmente no suele aparecer en los libros de Historia.

Paradójicamente, la literatura china presente en Occidente apenas tiene relevancia en China. El caso de Gao Xingjian es significativo. Gracias a La montaña del alma obtuvo el Premio Nobel en el año 2000. Sin embargo, ninguna de sus obras ha sido publicada en su país natal. Algo similar sucede con otros autores más populares. Diane Wei Liang se ha hecho un nombre internacional entre los aficionados al género policíaco gracias a la detective pekinesa Mei Wang. Poco se sabe de ella en China.

La creciente importancia de la literatura china puede apreciarse analizando el sector editorial. La presencia de autores chinos ya es una constante, tanto en editoriales del tamaño de Lumen, que acaba de publicar la excelente novela Las puertas del paraíso, de Yiyun Li, como en editoras independientes (entre las que destaca Kairas, con un amplio catálogo de autores asiáticos).

Para finalizar el repaso, conviene tener en cuenta que no sólo de novedades vive el lector. Autores como Lao Tse, Confucio y Chuang-tzu pueden encontrarse en numerosas ediciones y traducciones. Ante este vasto territorio, el interesado no debe desfallecer. Quizás atemperen su espíritu las palabras del clásico Tao Te King: "Conocer a los demás es sabiduría; conocerse a sí mismo es iluminación".