Incidencias y riesgos más comunes en la práctica del submarinismo

Evasión, aventura, contemplación y disfrute del entorno submarino son algunos de los atractivos que ofrece el buceo. Pero no hay que olvidar que es una actividad que comporta ciertos riesgos, sobre todo la presión del agua; por eso conviene extremar las precauciones e ir protegido con un seguro.

Virginia Nieto-Sandoval
 | 
Foto: Ximena Maier

1. ¿El submarinismo es muy practicado?

En la actualidad hay 7 millones de buceadores en el mundo, pero se trata de un segmento de demanda en crecimiento, alrededor de un 5% anual. Según datos del Recreational Scuba Training Council of Europa, en Europa hay aproximadamente 3,2 millones de buceadores activos, y alrededor de 825.000 realizan, al menos, un viaje anual para practicar buceo.

2. ¿Cuáles son las modalidades de buceo más practicadas por los viajeros?

El buceo deportivo con botella y el esnórquel o buceo a ras de superficie, donde se usa máscara y un tubo para respirar. Menos frecuente es el buceo en apnea, donde el submarinista aguanta la respiración todo lo posible.

3. ¿Qué requisitos tengo que cumplir para poder empezar a bucear?

Hay que tener un mínimo de 16 años de edad, pasar un reconocimiento médico que certifique que se es apto para bucear, saber nadar bien y realizar un curso para aprender a practicar el buceo con seguridad.

4. ¿Qué beneficios aporta esta práctica?

El buceo contribuye a tonificar la musculatura, a desarrollar la concentración y las habilidades psicomotrices, y también los lazos de confianza y solidaridad con los compañeros. Además, las personas que practican buceo habitualmente buscan activamente durante el año destinos nuevos para conocer diferentes fondos submarinos.

5. ¿Cuáles son los principales riesgos?

Los problemas debidos a la presión bajo el agua, que puede afectar sobre todo a los oídos y a los pulmones. El mayor riesgo es la enfermedad por descompresión.

6. ¿Cómo puedo evitar problemas en los oídos?

Uno de los riesgos del buceo son los posibles daños en el oído medio debido a la presión que el agua ejerce sobre el aire allí acumulado. Para evitarlo, los buceadores deben realizar ejercicios durante la inmersión para igualar pinzando la nariz y expulsando aire.

7. ¿Qué es la enfermedad por descompresión?

La enfermedad por descompresión suele producirse cuando se realiza un ascenso rápido. Para que el buceador pueda respirar bajo el agua, el aire inspirado debe tener igual presión que la que soporta la superficie del cuerpo, pero si se asciende deprisa, la presión del agua sobre el cuerpo se reduce, y la del aire que respira se mantiene igual, de forma que el exceso de nitrógeno se libera en forma de burbujas en los tejidos, provocando dolores en las articulaciones, sarpullidos y síntomas más graves.

8. ¿Cómo se trata esta enfermedad?

Con atención médica adecuada en una cámara hiperbárica, que reproduce las condiciones de presión en que se encuentra el submarinista al sumergirse en el agua.

9. ¿Cómo evitar incidencias al bucear?

Lleve un equipo adecuado y revíselo antes de cada inmersión; respete los límites de profundidad para los que está certificado y entrenado; controle la velocidad de ascenso; realice las paradas de seguridad pertinentes; evite los contactos inadecuados con el fondo y los seres acuáticos, ya que pueden ser venenosos. Y nunca bucee solo.

10. ¿Cómo me puedo proteger?

Con un seguro especializado en deportes de aventura que incluya búsqueda y rescate, gastos médicos y quirúrgicos por enfermedad o accidente, pago de muletas, repatriación o traslado del enfermo o fallecido e incluso el regreso anticipado. Asimismo, gastos de anulación del viaje, reembolso de actividades no disfrutadas por enfermedad o accidente, pérdida de servicios inicialmente contratados, extravío o demora del equipaje facturado en aerolínea y prolongación del viaje por causas médicas. Si va a practicar buceo, debe incluir el uso de la cámara hiperbárica.

Y además...

• Aunque la mayor parte de las compañías aéreas consideran el equipo de buceo "material especial" y cobran un suplemento por bulto, algunas permiten su inclusión dentro del equipaje normal, siempre que se respeten los límites de peso, longitud y número de equipos. Si se supera el límite, se considera exceso de equipaje, cobrándose una tarifa adicional. Si se permite llevar botellas, exigen que vayan vacías.

• Tenga presente la meteorología, los teléfonos y direcciones de los servicios médicos de emergencia de la zona y la ubicación de las cámaras hiperbáricas más cercanas.

• Manténgase en forma, especialmente con ejercicio aeróbico, como correr, montar en bicicleta y nadar.