Descubre el nuevo lado “salvaje” de Puerto Banús y lleva el placer a otra dimensión

Hedonismo y sibaritismo con una fusión que ni sospechabas

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Simon Hermans | Unsplash

El primer local de “Salvaje” con beach club en el mundo aterriza en Puerto Banús para mostrarnos la cara más desenfadada del placer por el placer, gracias a una propuesta gastronómica única, envuelta de una experiencia de 360 grados que eleva el disfrute de la restauración a otra dimensión.

Salvaje Beach Club Marbella  | Jose Miguel Barrantes

Con el más puro estilo del grupo SLVJ pero con un toque de distinción exclusivo de la costa marbellí, nos dejamos llevar por la exitosa apertura de este nuevo local ubicado en uno de los mayores centros de entretenimiento de la Costa del Sol.

El sello de un grupo que está rompiendo moldes

La antigua colonia griega de Sibaris – de donde procede el término “sibarita” -, en la actual región italiana de Calabria, fue célebre por su culto del lujo, los placeres y la inclinación hacia la exquisitez. Casi 2500 años después de su desaparición, hacemos nuestro particular homenaje a aquella postura ante la vida y nos convertimos en embajadores de un estilo singular que caracteriza los locales del grupo SLVJ.

Salvaje Beach Club, Marbella  | Jose Miguel Barrantes

Tras el gran éxito de las aperturas en otras partes del mundo y diversos lugares de España, ha llegado por fin el turno de Marbella, con la particularidad de tratarse del primer local de “Salvaje” con formato beach club.

Un concepto completamente innovador que pone sobre el tapete de manera sobresaliente las ya icónicas marcas de distinción de “Salvaje”: decoraciones de sus salas cuidadas hasta el más mínimo detalle, tonos cálidos, abundante vegetación y, en este caso, una particular conexión con el mar.

Ducha de naranja, Salvaje Beach Club, Marbella | Jose Miguel Barrantes

Nada más entrar percibimos rápidamente que nos encontramos ante un lugar diferente, que rezuma exclusividad por los cuatro costados y que escapa por completo a lo convencional. La original ducha con forma de media naranja sostenida por una mano gigante, los bancos en forma de rinocerontes, el reservado con piscina, el espacio interior climatizado o el impresionante beach club exterior con camas balinesas enamoran al primer vistazo, mientras que los espectáculos y performances, concebidos y dirigidos por el propio departamento artístico de Salvaje, nos contagian del espíritu y la filosofía de esta propuesta rompedora.

No es casualidad que ciudades como Bogotá, Ciudad de Panamá, Miami o París hayan caído ya rendidas ante este concepto basado en un ambiente exquisito y sofisticado combinado con la alta cocina japonesa de fusión y una coctelería sorprendente.

Marbella es (de nuevo) la capital del glamur

Una original fusión culinaria del más alto nivel

SLVJ Marbella nos brinda la oportunidad de vivir una experiencia culinaria de primer nivel y gran personalidad, en la que la cercanía al Mediterráneo es palpable desde el primer bocado. Un hecho que lo distingue del resto de locales del grupo, al poner un énfasis especial en los productos salidos del mar, como bogavantes, carabineros, pulpo, ostras, vieras, lubinas, gambas rojas, erizos de mar o percebes.

Robata, Salvaje Beach Club, Marbella | Jose Miguel Barrantes

Los mejores mariscos y pescados locales, así como otros procedentes del Cantábrico, el Atlántico u otras partes del mundo, se dan cita en una carta excepcional en la que las preparaciones y platos japoneses se funden con una visión culinaria única.

De esta manera, el sushi adquiere tintes tan diferentes que nos sorprenden, al mismo tiempo que un completo raw bar o una exquisita robata – la conocida como “parrilla de los japoneses” – hacen las delicias de los comensales.

Fruto de ello nos encontramos con creaciones tan personales como el Dinamita roll, el dumpling de bogavante o los carabineros a la robata con holandesa de yuzu, aportándonos sabores potentes a la vez que se respetan al máximo los productos de primerísima calidad.

Postre de cacao, Salvaje Beach Club, Marbella | Jose Miguel Barrantes

Tampoco nos dejan indiferentes los postres, basados en el cacao salvaje - chocolate venezolano, mousse de chocolate con leche, gel de maracuyá y bizcocho de chocolate - y el ichigo & cream - crema de chocolate blanco, crujiente de chocolate y café, acompañado de helado de semillas de cilantro y frambuesas -. Dos muestras inequívocas de la intención de SLVJ Marbella por brindarnos la oportunidad de degustar las mieles de una cita gastronómica gloriosa.

Y, por supuesto, no pueden faltar, cómo no, los cocktails de creación propia, una extensa carta de vinos y espumosos de gran calidad, los sakes y destilados y una completa variedad de shishas, que ponen la guinda a una placentera y “Salvaje” experiencia en el corazón de Puerto Banús.