¿Qué casa te harías si tuvieras tu propia isla? Aquí, 6 ejemplos

Ahora que tenemos ganas de verano, ¿por qué no pensar en ese retiro exclusivo solo para ti?

Redacción Viajar
 | 
Foto: D.R.

Vrbo a través de sus propietarios y gestores profesionales ofrecen atractivas casas en islas privadas en destinos internacionales que más bien son el auténtico paraíso… ¿Seguimos soñando?

Orr, Minnesota, Estados Unidos

Hasta un máximo de 20 personas, podrán disfrutar de una estancia exclusiva en esta isla de Minessota rodeada de naturaleza y mar por los cuatro costados. Esta cabaña emula las auténticas vacaciones en el campo, en un ambiente rústico e idílico que hará las delicias de los que busquen respirar aire puro. La madera, la piedra y la combinación de colores complementan a la perfección con la luz de esta cabaña de dos niveles, que cuenta con espacio suficiente para disfrutar de unos días de descanso todos juntos: desde el salón con chimenea para largas veladas nocturnas hasta el bucólico jardín para disfrutar de noches estrelladas. ¿Apetece?

D.R.
D.R.

Stonington, Maine, Estados Unidos

El pabellón Stonington, en Spruce Island, en Maine, es un regalo a la vista. Compuesto por dos alojamientos para un máximo de 20 personas, la propuesta de ocio y descanso será otro aliciente para sus huéspedes, que podrán disfrutar de paseos en medio de la naturaleza o en barca por las inmediaciones. Esta estancia rústica y cómoda juega con la madera para brindar al ambiente una auténtica experiencia rural y brinda variadas opciones dentro de la casa para unos divertidos días en familia: jardinería, jugar a disfraces o acampar bajo las estrellas serán opciones para esas vacaciones soñadas todos juntos.

D.R.
D.R.

Spanish Wells, Bahamas

Hasta un total de 16 personas podrán alojarse en esta villa moderna, bañada de luz gracias a sus grandes ventanales y construida con materiales de alta calidad. La cabaña Royal Island imita el auténtico sueño de vacaciones en el mar. Sus habitaciones con vistas al océano se convierten en el auténtico paraíso del descanso. Con playa y piscina privada, los huéspedes podrán disfrutar del relax con clases de yoga o de más actividad con practicando deportes náuticos. El broche de oro perfecto será contemplar la puesta de sol en la mejor compañía. 

D.R.
D.R.

Placentia, Distrito de Stann Creek, Belice

Este oasis de relajación es el alojamiento ideal para disfrutar en familia de unos días de pleno relax y ocio en Belice. Su piscina y playa privada cuenta con unas bellas vistas al paisaje marítimo, y brindará a sus huéspedes, hasta un máximo de 16, una de las mejores postales de viaje en el paraíso. Sus diversos alojamientos, de estilo moderno y equipados a la última, que se comunican entre ellos, harán que la estancia en esta isla sea de lo más idílico. Y para los que no quieran aburrirse, el sitio también brinda la posibilidad de practicar buceo, esnórquel o un romántico paseo en barca.

D.R.
D.R.

Placentia, Distrito de Stann Creek, Belice

Esta hermosa villa, de estilo tropical y moderno, hará las delicias de los amantes de la playa. Su disposición permite deleitarse con unas bellas vistas al azul del mar y las islas de los alrededores. El blanco y los colores cálidos, sin olvidar los motivos tropicales, conforman amplios espacios y llenos de luz en su interior, convirtiéndose en el alojamiento ideal para toda la familia o grupos de amigos. Con piscina propia, su porche será el rincón preferido para largas sobremesas junto al mar, aunque quien lo prefiera, podrá darse un baño al aire libre… ¡es lo que tiene alojarse en una isla!

D.R.
D.R.

Placentia, Belice

Esta propiedad, con una capacidad máxima para 20 personas, es todo un lujo. Sus habitaciones tienen el denominador común de la madera y están orientadas al exterior, con el mar como escenario de fondo. La piedra y las cubiertas de paja son otros denominadores comunes de este alojamiento que hará las delicias de grandes y pequeños. Juegos de mesas, paseos en barca o pesca serán algunas de las actividades para disfrutar todos juntos de día o de noche, sin olvidar los largos chapuzones en la piscina. Todo para formar un verano en pleno paraíso. ¡Y no es un sueño!

D.R.
D.R.