Belleza pétrea: las cinco esculturas que hay ver al menos una vez en la vida

Testigos mudos que un día quedaron petrificados, y son el cúlmen de lo que llamamos "arte"

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Marie-Lan Nguyen / ISTOCK

Porque no lo es lo mismo verlas en una foto que contemplarlas en vivo para apreciar sus matices, sus pliegues, la expresividad de esos rostros que queda capturada en un trozo de piedra o de mármol. La escultura es belleza pétrea, emoción tridimensional. Por eso contemplar estas obras de arte es un placer obligado que no nos podemos perder: