Día internacional de los bosques: Descubre los 7 árboles más singulares de España

Es 21 de marzo y la naturaleza está de enhorabuena, hoy es un día especial para los bosques y por ello, queremos deleitaros con algunos de los árboles más curiosos e increíbles de nuestra geografía nacional.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Maria Teresa Tovar Romero / ISTOCK

Según los cálculos, hay en la Tierra más árboles que estrellas en toda la Vía Láctea, superando la cifra de los tres billones. Y, sin embargo, su fragilidad y la de sus ecosistemas, así como los peligros que se ciernen sobre ellos, hacen que debamos valorarlos y protegerlos. Os presentamos aquí algunos ejemplares de nuestro territorio que, ya sea por su rareza, su porte, su longevidad o alguna otra peculiaridad, se encuentran en el ranking de la singularidad:

El más célebre y el de mayor contorno, el Drago Milenario de Icod de los Vinos

Es uno de los símbolos de Tenerife y no es para menos, pues sus 16 metros de altura y los más de 17 metros de circunferencia – siendo el árbol de mayor contorno de España-, así como sus 800 años de vida - que lo convierten en el ejemplar más grande y longevo de los de su propia especie en el mundo -, justifican su fama como icono de la isla.

El más alto se llama O Avó (El Abuelo), y está en Lugo

Los bosques de eucaliptos dominan el Parque Nacional de Great Otway. | Theo Allofs/Corbis

Aunque este majestuoso eucalipto ubicado en el Concejo de Viveiro, en la provincia de Lugo, ya no es oficialmente, desde hace pocos años, el más alto de España, en favor de un eucalipto vecino y del Pino de las dos Pernadas, en Tenerife – con 57 metros -, pues ha ido menguando con el transcurrir de los años como si de un abuelo se tratase, es justo merecedor de este honor por la fama que ha cobrado como tal y por haber ostentado este título desde las primeras mediciones, en las que alcanzaba los 71 metros.

El más longevo es un olivo, pero no está claro cuál

Ludovic Maisant/CORBIS

La dificultad para datar la edad precisa de los árboles y los diferentes métodos de medición utilizados históricamente para cada caso, que muestran diferencias notables, así como la falta de datos de todos los ejemplares, hacen que no sea fácil determinarlo; pero si hay uno que podría jactarse de tal mérito es un olivo, dada la longevidad de esta especie, y se encontraría en el arco mediterráneo, especialmente en Cataluña, donde se concentra el mayor número de olivos milenarios de la península. A pesar de todo, el ejemplar al que actualmente se le reconoce esta reputación se llama Lo Parot, con 2 000 años de antigüedad, y se encuentra en Horta de Sant Joan, en la provincia de Tarragona.

Una de las figuras más espectaculares, el Castaño Santo de Istán

Maria Teresa Tovar Romero / ISTOCK

En el municipio de Istán, a tan sólo quince kilómetros de Marbella, en la provincia de Málaga, se alza imponente y grandioso este castaño sobre un macizo montañoso, la Sierra Real. La imagen del tronco, desde el que se extienden por el suelo del bosque sus raíces desnudas, así como su frondosa copa de más de 27 metros de diámetro en su parte más extensa, que cubre una superficie de 510 metros cuadrados, hacen de este ejemplar centenario uno de los árboles más emblemáticos del país.

La Sabina de El Hierro, el árbol que creció tumbado

Lucas Vallecillos / ALAMY

Al igual que ocurre con el Drago Milenario en Tenerife, la conocida como Sabina de El Hierro – a pesar de no ser la única, pues es una especie abundante en estas tierras -, se ha ganado con total justicia el formar parte de las imágenes más representativas de la isla. Situada en la parte más occidental, en un espacio fuertemente azotado por los vientos alisios como consecuencia del efecto de la orografía del norte insular, y al no estar protegida por ningún elemento que la proteja de esta exposición constante a los chorros de aire, ha ido sucumbiendo a lo largo de los siglos hasta llegar a formar esta curiosa posición que une su copa al suelo en una particular reverencia.

La Terrona, una encina de récord

Encinares y dehesasEl horizonte de El Andévalo está cubierto por un manto de dehesas cuajadas de encinas y alcornocales, por cerros y bosques, por embalses y ríos. Es una tierra privilegiada repleta de exquisitos pastos que nutren a ricos rebaños y a piaras de la mejor calidad. |

La encina es uno de los árboles más representativos de nuestra geografía, por lo que es todo un mérito ser la reina española de tan genuina especie. Con una altura de más de 16 metros y un diámetro máximo de 28 metros, La Terrona – así se denomina a las encinas que superan el tamaño medio en la comarca de Montánchez, Cáceres, donde se halla este ejemplar -, está considerada la encima más grande de la península ibérica y, muy posiblemente, de Europa.

El Pino-Roble de Canicosa, un ejemplar único en el mundo

Si existiera un premio a la rareza es posible que este árbol fuera el ganador, pues en él cohabitan, en un mismo tronco, un roble de 250 años y un pino de 130 años que ha ido creciendo en su interior; una rareza de la naturaleza que ofrece una imagen singular donde las haya. Este caso, único en el mundo, se encuentra en el municipio de Canicosa de la Sierra, en Burgos, a mitad de camino entre el Parque Natural Cañón del Río Lobos y el Parque Natural Sierra de Cebollera.