El viaje que te mereces sin hacer maletas ni kilómetros

Si las circunstancias no permiten desplazarnos, diseñemos una aventura inolvidable a la vuelta de la propia esquina. Un homenaje gastronómico, una visita a un museo y una noche de hotel… sin salir de la ciudad de Madrid 

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: D.R.

Se nos está haciendo largo este parón viajero, este aplazamiento perpetuo de eventos y celebraciones. Tenemos ansias por salir de la rutina, por experimentar un cambio de escenario, por dormir fuera de casa. Y si las circunstancias no permiten desplazarnos, habrá que idear la fórmula para vivir una aventura inolvidable… aunque sea a la vuelta de la esquina. Porque si Mahoma no va de viaje, que el viaje venga a Mahoma. 

D.R.

En la capital, esta idea ha tomado forma a través de la Comunidad de Madrid, que ha lanzado una bonita iniciativa para disfrutar de la ciudad como si estuviéramos de vacaciones y, ya de paso, apoyar al malogrado sector turístico. Se trata de la campaña #EnamoradosDeMadrid, con la que se puede realizar ese viaje que tanto nos merecemos pero sin la necesidad de hacer maletas ni perder tiempo en el trayecto.

¿Siempre quisiste dormir en el Palace?

Bueno, pues ha llegado el momento. Porque este mítico hotel forma parte de los 33 establecimientos de diferentes categorías que, durante un tiempo limitado, proponen experiencias, actividades y descuentos para aquellos madrileños y visitantes que se animen a descubrir la capital desde una nueva perspectiva. Tarifas especiales, cenas románticas, actuaciones musicales, botellas de champán y decenas de sorpresas para sentirse como un turista pero a un solo paso de casa.

San Valentín ha dado el pistoletazo de salida a esta interesante campaña. Con ella desde el pasado 12 de febrero y hasta el próximo domingo 21 (todavía se está a tiempo), disfrutar de la noche más romántica está al alcance de cualquiera. Una ocasión para enamorarse (aún más) de la magia de esta ciudad.

D.R.

El hotel que es un icono madrileño

En el caso del Westin Palace el enamoramiento está servido a través de un fantástico programa que incluye una cena bajo su cúpula legendaria, comandada por el chef José Luque. Eso después de aprovechar las dos entradas para visitar la colección permanente del vecino Museo Thyssen, y con la tranquilidad que supone disfrutar de un late check out hasta nada menos que las 16.00 horas.

Porque lo mejor de esta experiencia es pasar una noche en este hotel que es todo un icono madrileño. Un hotel cuya construcción fue encargada por el rey Alfonso XIII en 1912, para erigirse, en aquel momento, en el más grande de Europa. Hoy el Palace ha sufrido ciertas reformas para adaptarse a los nuevos tiempos, pero sin perder por ello su exquisita elegancia.

D.R.

Dormir en el cielo

Dormir en este clásico entre los clásicos es aspirar la solera de quien ha vivido dos repúblicas, una guerra civil y una dictadura, sin olvidar los felices años veinte. Un viaje al tiempo de la Belle Époque, a las acaloradas tertulias de la flor y nata de la literatura, a la huella que han dejado figuras ilustres como Salvador Dalí, Orson Welles o Ava Gardner.

Westin Palace

También es, claro, disfrutar de la tecnología y el confort que caracteriza su esencia. Entre otros, detalles como el de las Heavenly Beds o camas celestiales, con un diseño exclusivo y una construcción mullida. No en vano están consideradas como las más cómodas de la industria.

Miles de celebraciones

La experiencia de viajar sin salid de Madrid no se limita solo a lo que queda de San Valentín. Además de esta interesante promoción, otras muchas aventuras están en marcha para celebrar fechas tan especiales como el día del padre, la Semana Santa, el día del libro, las fiestas de la comunidad o la esperada llegada del verano.

Una ocasión para descubrir que los hoteles son mucho más que esos lugares donde acudir a pasar la noche. Jardines, piscinas, terrazas con vistas despampanantes, desayunos inolvidables… todo ello bajo el marco de esta bella ciudad que lucha para, poco a poco, poder salir de este letargo.