Tres planes para hacer con los niños cuando salgamos de casa

Correr, saltar, darse un chapuzón, descubrir cosas nuevas… También ellos merecen disfrutar después del confinamiento

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: tunart / ISTOCK

Son días de reclusión incluso para los más pequeños, que no pueden liberar su derroche de energía. Por eso también han de saber que todo esto pasará y que aguardan planes divertidos cuando salgamos de casa. Estas son algunas actividades con las que seducir a los niños para que sigan soñando:

Vamos a la playa: El Portet (Alicante)

Probablemente sea lo que más desean: darse un buen chapuzón, saltar las olas del mar, embadurnarse de arena. Para ello está esta playa de Moraira (Alicante) que, sin ser estrictamente salvaje, sí puede presumir de predominancia de paisaje. Esta playa (o más bien cala) llamada El Portet (el puertito) y recostada al abrigo del Cabo de Oro.

MEDITERRANEAN / ISTOCK

Por su equipamiento y por su posición, es ideal para las familias. Porque no sólo dispone de todos los servicios (baños, duchas, vigilancia, aparcamiento y alquiler de hamacas e hidropedales) sino que, además permite a los padres gozar de total tranquilidad: los niños pueden chapotear a sus anchas en sus aguas calmadas como una piscina, donde no se pierde pie hasta unos veinte metros mar adentro y las corrientes están controladas. Y también pueden, claro, disfrutar de su fina hilera de arena dorada, ideal para moldear castillos con cubos y palas.

MEDITERRANEAN / ISTOCK

Jugaremos a aprender: Futuroscope (Francia)

La ciencia entra mucho mejor con un poco de adrenalina. Y esto es los que se experimenta en este parque temático a las afueras de Poitiers (Francia). Un lugar donde, ya puestos, mezclar la diversión con el aprendizaje. A los niños les encantará disfrutar de sus alocadas experiencias: atracciones inmersivas con técnicas 4D, trepidantes recorridos interactivos, tecnología robótica, animación futurista, proyecciones, experimentos, emociones fuertes...

Vista de pájaro de Futuroscope | Futuroscope

La dimensión tecnológica de sus atracciones, la vertiente pedagógica de sus espectáculos y su vinculación con la ciencia y la investigación lo convierten en una visita ideal para los más pequeños.

Vista de "Objetivo Marte" desde dentro. | Futuroscope

Imagina que volamos: en globo por Cuenca

¿Quién no sueña con volar en estas circunstancias? Pues es otra de las actividades que se podrá hacer después con los más pequeños: un paseo en globo aerostático sobre Cuenca, con el que podrás flotar en el aire mientras el sol asoma en el horizonte y uno de los más bellos cascos históricos se despliega bajo los pies. Es una experiencia única ligada a la sensación de libertad.

D.R.

Descubrir desde las alturas las imponentes gargantas, acercarse a las paredes escarpadas hasta casi rozar los riscos y admirar las casas colgadas desde una perspectiva aérea. Hay empresas que ofrecen esta aventura por la ciudad castellana, como también lo hacen por Segovia o Toledo. En cualquiera de estos destinos, los niños disfrutarán de lo lindo.