Tradiciones y supersticiones durante el solsticio de verano

En el día más largo del año, la noche es la protagonista.

Viajar
 | 
Foto: VikaValter / ISTOCK

Como seres humanos incoherentes que somos, todo el año estamos deseando que llegue cuanto antes el verano y, cuando lo hace, no paramos de quejarnos del calor. Pero antes de que lleguen las altísimas temperaturas, el solsticio y el buen tiempo son los protagonistas. El 21 de junio es el día más largo del año y, por tanto, la noche más corta, aunque es entonces cuando comienzan celebraciones, tradiciones y supersticiones.

A menudo, las celebraciones, tradiciones y supersticiones se unen o trasladan a la noche de San Juan, el 23 de junio, que provienen de fiestas paganas anteriores al cristianismo, aunque esta religión las asimiló como parte del festejo del nacimiento de San Juan Bautista. Durante estos festejos se encienden las tradicionales hogueras cuya principal finalidad es la de dar más fuerza al sol ya que a partir de ese momento se va debilitando.

Además de España, estas tradiciones y costumbres de celebrar el solsticio de verano se dan en otros muchos puntos de Europa como Portugal, países escandinavos, Dinamarca, Estonia o Reino Unido.

En Portugal, las Fogueiras de São João se suceden por todo el país, aunque es en Oporto donde adquieren una belleza especial. Con el Duero por acompañante, el agua y el fuego se unen durante la noche, formando un bello espectáculo. Con ellas, los habitantes de la ciudad portugues festejan la fertilidad, la abundancia y las cosechas.

Maypoles en Noruega | Niklas Emmoth / ISTOCK

En Noruega, esta fiesta adquiere el nombre de Jonsok o Sankthans. Durante siglos, esta fue la fiesta más importante del país y, cuando cae la noche, los habitantes encienden hogueras alrededor de las cuales bailan y en las que queman muñecos que representan los malos momentos del años anterior. Un elemento fundamental en estas celebraciones son los "maypoles", grandes palos de madera en forma de cruz en cuyos extremos se sitúan dos anillos y que representa la conexión con los 9 mundos de la tradición vikinga.

Por su parte, en la vecina Suecia se celebra el Midsommar, una de las fiestas más importantes del país. Aunque su origen está en el solsticio de verano, lo cierto es que esta fiesta ahora se celebra el  viernes y sábado comprendidos entre el 20 y el 26 de junio. Según la tradición, el viernes se eleva el palo de mayo, que se adorna con flores, hojas y otros adornos de los colores de la bandera sueca, mientras se cantan canciones populares. Además, las flores tienen un papel muy importante. Hay quien se fabrica coronas que mantienen hasta navidad mientras que otros recogen siete flores diferentes y las ponen debajo de la almohada durante la noche de San Juan para soñar con su futura pareja.

Corona de flores durante el Midsummer en Suecia. | bildfokus / ISTOCK

Juhannus es el nombre que se le da a la noche de San Juan en Finlandia. Como en Suecia, actualmente, esta fiesta se celebra el sábado comprendido entre el 20 y el 26 de junio. Aquí la tradición dice que se tiene que encender una gran hoguera, llamada kokko, cerca de una gran masa de agua, como el mar o un lago, con el fin de  ahuyentar a las brujas y a los malos espíritus y atraer a la buena suerte. Además, las mujeres suelen llevar adornos realizados con flores, flores que también se ponen en las puertas de las casas.

En Dinamarca, el Sankthans tiene mucho que ver con las brujas. Y es que se cree que durante la noche más corta del año se puede ver a la brujas sobrevolar el cielo danés en busca de sus aquelarres. Por eso, los daneses encienden hogueras a las 22:00 horas en lugares altos en la que se quema una bruja hecha de trapos con el fin de ahuyentar al resto.

Stonehenge. | jessicaphoto / GETTY

La de Stonehenge, en Inglaterra, es una de los solsticios más multitudinarios, si tenemos en cuenta el espacio. Cientos de personas se reúnen cada 21 de junio en este monumento megalítico declarado Patrimonio de la Humanidad y que, se cree, data del neolítico. Durante el amanecer, el sol se alinea con el eje de la construcción creando un espectáculo maravilloso.