El Liceu se llena de globos en el año de su 175 aniversario

No todo iba a ser ópera en el Liceu. Así fue la intervención de la artista brasileña Flávia Junquera en la sala grande del Gran Teatre del Liceu: la primera en un teatro europeo.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Flávia Junqueira

Es uno de los atractivos ineludibles de La Rambla de Barcelona. Un lugar donde la cultura y el arte se dan la mano con una única intención: revitalizar la escena artística de una ciudad que rebosa cultura por sus cuatro costados.

Este año, además, están de celebración. Hace 175 años, concretamente el 4 de abril de 1847, que se inauguró el Gran Teatre del Liceu. Ese día se abrían las puertas de este precioso teatro con una fuerte repercusión ciudadana y un programa que incluía una sinfonía de Joan Melcior Gomis una danza andaluza y una cantata en italiano de Joan Cortada. 

Fachada del Gran Teatre del Liceu
Fachada del Gran Teatre del Liceu | Yelena Rodriguez Mena / ISTOCK

La ópera llegaría más tarde. El 17 de abril se representaba Anna Bolena, una tragedia lírica en dos actos ante el teatro con el aforo más grande de toda Europa: 3.500 personas sentadas podían disfrutar de la música y las voces más espectaculares del momento. También sus instalaciones fueron punteras: pues el escenario disponía de las tecnologías más modernas de la época.

175 años después 

Las celebraciones del Liceu empezaron en abril, y pretenden alargarse durante todo el 2022. La última gran intervención solo la pudieron disfrutar un centenar de personas el pasado 11 de octubre, con una instalación efímera llena de globos. 

Flávia Junqueira con su exposición temporal en el Gran Teatre del Liceu
Flávia Junqueira con su exposición temporal en el Gran Teatre del Liceu | Flávia Junqueira

La artista invitada para la temporada fue la creadora Flávia Junqueira, con una instalación onírica y poética donde solo había unos protagonistas: los globos. Una de las acciones más especiales de este gran teatro que cambió radicalmente el paisaje de la sala principal para convertirlo en un auténtico viaje a la infancia. 

Junqueria cuenta que sus acciones sirven para “introducirnos en escenas ilusorias e imaginarias que nos transportan a la infancia, combinando realidad y fantasía, lo físico y lo alegórico y el presente y el pasado”.  

Así fue la instalación efímera de Flávia Junqueira que inundó el Gran Teatre del Liceu de globos
Así fue la instalación efímera de Flávia Junqueira que inundó el Gran Teatre del Liceu de globos | Flávia Junqueira

La instalación de la artista, en primicia en un teatro europeo, sirvió para abrir el debate sobre las diferentes aproximaciones de lo que es la cultura: con la reflexión por delante, pero sin renunciar al entretenimiento. Un debate que la artista intentó iluminar con la estética de su obra que invitaba a hacer una regresión a la infancia. Una frágil exposición, en la que los globos empezaban a deshincharse conforme pasaban las horas, dejando una vista de la solidez de una de las instituciones más importantes de Cataluña.

Esta es una de las propuestas más destacadas del proyecto artístico de Víctor García de Gomar, que apuesta por hacer del Liceu un centro de las artes donde el sujeto principal sea la ópera, pero en el que también confluyan otras disciplinas.